5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La llegada, Tanzania (X)

Domingo 22/06/2008

No consigo dormirme, no sé qué me pasa. El sistema de entretenimiento del avión tiene más de 50 películas, así que hay mucho donde elegir. Aprovecho viendo tres películas hasta que caigo un rato. El piloto ha recuperado el tiempo y según las pantallas vamos a llegar a las 5:30 como estaba previsto. 5:30 hora europea, 6:30 hora tanzana. Nos traen el desayuno y aquí sí que triunfamos un poco. Los cubiertos que nos traen para el desayuno son de metal. Me los quedo como recuerdo.

En el avión el aire acondicionado estaba bastante fuerte y me da que hemos cogido un poco de frío los dos. Después de una semana en África sin agua y hechos un asco, la civilización nos va a enfermar. En Amsterdam tenemos poco más de una hora hasta el embarque en el vuelo de Madrid. Encontramos unas tumbonas estupendas y nos sentamos/tumbamos un rato. Nos levantamos rápido, porque si no nos quedaremos dormidos y acabaremos perdiendo el vuelo. He tenido que tirar los cubiertos porque después de pasar el control de pasaportes en Amsterdam hemos tenido que pasar otro control de equipaje. Ni me he molestado, los he tirado antes. Uno de los pasajeros de nuestro vuelo, que llevaba unas botellas de licor compradas en Nairobi, ve como sus botellas se quedan en el control. Lo de las tiendas de los aeropuertos es un timo enorme. Puedes coger cualquier vuelo con lo que compres en ellas, pero si tienes una escala y luego tienes que coger otro vuelo… como en el aeropuerto en cuestión te hagan pasar otro control allí que se quedan tus compras.

Como tenemos tiempo preguntamos en el mostrador si ha llegado nuestro equipaje. La simpática asistente de vuelo lo comprueba y nos dice que sí, que nuestros tres bultos están ya en el avión. El palote tanzano ha llegado hasta aquí y parece que va a llegar a Madrid al final.

Pues ya estamos en el último avión. Entre unas cosas y otras, empezamos el viaje hace más de 24 horas cuando cogimos el autobús para Nairobi. Cierto que hemos estado parados en el aeropuerto bastante, pero vamos, 24 horas van ya de viaje. En el avión nos dicen por megafonía que hay dos pasajeros que no han entrado y que tenemos que esperar a que saquen su equipaje de la bodega por seguridad. Salimos con más de media hora de retraso.

En este sí que me duermo, aunque no voy nada cómodo.

Bajamos en Madrid y vamos a la cinta de equipajes a ver qué sale. En principio, estaban los tres bultos, así que no hay mucha angustia. Los Symbios salen de los últimos. En el principio de la cinta, al lado de la pared hay un par de operarios de AENA que están esperando alguna maleta que supongo se habrá perdido en un vuelo anterior. Están en comunicación por radio con los que están fuera colocando las maletas. Cuando ya no quedan más maletas oigo por la radio de los de dentro:

– Ahí te va un palo.

¡Nuestro palote ha llegado! ¡Está ahí! Nos partimos de risa, nosotros, los de AENA que están a nuestro lado y los que están fuera que les oímos por la radio.

Tanzania-PaloTanzano

Vamos al metro y para casa. Se nos ha olvidado tomarnos la pastilla de la malaria con el desayuno así que habrá que comer algo al llegar a casa y tomarse la pastilla. Será nuestro recuerdo, tendremos que tomar la pastilla dos días más para recordar África.


Muchas gracias a todos por haber leído nuestras aventuras por África y por vuestros comentarios. Espero seguir «viéndoos» por aquí, ya sabéis mi blog os espera, y espero que os siga pareciendo interesante.

Por cierto, ya tenemos casi cerrado el próximo el viaje…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Masmi
    8 julio, 2008 a las 09:01

    El palo llegó!! Bieeeen! 😀
    Es que no hay nada como estar asilvestrado para estar bien, llegas a la civilización y agarras un trancazo a la que te descuidas.

  • JAAC
    8 julio, 2008 a las 09:04

    Ya te digo, donde esté la vida «salvaje» que se quite el maldito aire acondicionado!

    Que somos unos pijos que no aguantamos el calor, ni el frío, ni nada… No me extraña que en los viajes de Gulliver en Laputa los caballos acabarán como acabaron con Gulliver…

  • BIRA
    8 julio, 2008 a las 09:24

    Pues fíjate que me ha dado pena que se termine. Ayer estuve enseñándole vuestras fotos al Costillo. Le encantaron. Me preguntó un montón de cosas técnicas de la cámara y todo eso. Como no tengo ni idea, le miré muy seria y le dije (haciéndome la sabionda): chico, si pinchas ahí (más información) tienes todos los detalles, jajaja. Y me quedé más ancha que larga.

    Cuando vio la foto de aquel tipo que tenía un objetivo kilométrico (te hice un comentario) flipó y dijo que él si tenía que ir así, no iba. Vamos, lo que yo había dicho…

    Ha sido fabuloso compartirlo con vosotros, un placer.

    Y sí, seguiremos viniendo… pero esa manía tuya de dejarnos con intriga no sé yo cómo acabará. A ver, dispara, cuál es el próximo viaje? Vengaaaaaaaaa, no seas malote, andaaaaaaaaaaaa…

  • JAAC
    8 julio, 2008 a las 09:32

    Jajajajaja. Muy bien Bira, me alegro de que quedarás como una campeona con el Costillo, a ver si encima de decirle dónde están las fotos y enseñárselas luego te va a mirar «mal» por no poder darle detalles 😉

    Imagina la pena que nos dio a nosotros, si yo casi quería que el día de antes, en nuestro episodio House el avión diera la vuelta! Pero bueno, está bien quedarse con ganas, así tienes un motivo para volver.

    El destino del próximo viaje sólo cuando esté todo cerrado. Esto es como los actores que no hablan de sus proyectos hasta que no están firmados (llámalo superstición, llámalo tontería …) Esta intriga no se solucionará hasta que no esté cerrado, así que, mañana no se sabrá.

  • BIRA
    8 julio, 2008 a las 11:35

    Bueno, andaaaaa, si es por esas razones te acepto pulpo como animal de compañía. Sabes? Yo también soy muy maniática para esas cosas, me pasaba cuando los exámenes, que sólo mis Padres (y los doscientos y pico compañeros que tenía, claro) sabían la fecha. Y me pasaba (ahora algo menos) con los viajes. Este que lleva el Costillo preparando más de un año estaba planeado para febrero: TODO SALIÓ MAL (a pesar de que yo sólo se lo había dicho a mis Padres, a nadie más, ni siquiera a mi hermanísimo). Así que supongo que lo de las supersticiones no ha tenido la culpa. Es la vida, el Cosmos y el puto Destino que a veces se alían todos contra nosotros.

    A ver si en septiembre (cruza tus dedos!!!) podemos hacerlo de una buena vez, porque después de haber leído estos post tuyos, de verdad tengo más ganas que nunca.

    Besotes!

  • JAAC
    8 julio, 2008 a las 18:17

    Me alegra que mi diario haya aumentado tus ganas de ir… con lo que se está esforzando el Costillo en organizarlo como para que se te hubieran quitado las ganas leyéndome :-O

    Cruzo los dedos, ya sólo queda poco más de mes y medio para que llegue el momento.

    Conste que antes no tenía problemas en contarlo y nunca salieron mal. Lo que pasa es que ahora, con el blog, lo sabría mucha gente y si luego no sale habría mucha presión 😉 Además, nunca he escrito a donde me voy de viaje… siempre he escrito dónde he estado.

  • Mc Victa
    8 julio, 2008 a las 20:03

    Todo siempre llega a su fin, pero ha sido un recorrido maravilloso. Muerto de envidia ando yo, pero ver las fotos y leerte ha sido casi como estar allí (el que no se consuela… jajajaja)

    Espero que escribas sobre más viajes… y otras cosas, que hay que leer de todo!!!

    Un saludo!!

  • JAAC
    9 julio, 2008 a las 11:30

    Mc Victa me alegra haberte llevado de viaje con nosotros y que hayas disfrutado. Nosotros somos muy viajeros y te aseguro que siempre hemos sido los que estábamos muertos de envidia leyendo a otros viajeros en internet. Es «raro» ser el provocador de envidia, pero agradable 😉

    Por cierto, veo claro cual es tu opción en la encuesta 🙂