5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


El castillo de Hluboká nad Vltavou: el Palacio de Cibeles checo

En nuestro viaje por la República Checa visitamos muchos castillos, pero uno de los que más nos desconcertó fue el castillo de Hluboká nad Vltavou. Bueno, más que castillo, palacio… ¿Por qué nos dejó tan asombrados? Primero, por su peculiaridad. Un palacio romántico en estilo inglés tan diferente de los que habíamos visitado en otras partes del país, de periodos anteriores. Segundo, por el lujo de su decoración –aunque a esto ya estábamos acostumbrados–. Y tercero, pero no menos importante, por su familiaridad. ¿Familiaridad? Sí, porque, desde el momento en que lo vimos por primera vez, nos recordó el Palacio de Cibeles de Madrid. ¡No nos digas que no es igualito! Por cierto, si te lo estás preguntado, el Palacio de Cibeles es unas décadas más nuevo… Antonio Palacios, no viajarías a Checoslovaquia, ¿no?

Castillo De Hluboka nad Vltavou Salto

El castillo de Hluboká es de visita obligada. Además, está entre Praga y Český Krumlov así que, ¿qué más se puede pedir? Ah, sí, unas cocinas estupendamente conservadas, unas vistas preciosas desde su torre, un gran parque que lo rodea… Vamos, es el castillo romántico ideal.

Te contamos, además de un poco de la historia del palacio, qué encontrarás en la visita. Un detalle, con tantos tours como hay, es un poco lío, así que también te aconsejamos cuáles elegir. Nos vamos al castillo de Hluboká nad Vltavou: ¡el Palacio de Cibeles checo!

Un poco de historia

Como todo buen castillo-palacio que se precie, el de Hluboká nad Vltavou tiene unos siglos de historia y muchas reformas a sus espaldas. Siendo más palacio que castillo, no se han debido a guerras, invasiones o incendios, sino a cambios de gustos de sus diferentes dueños. Nació como castillo real en el siglo XIII y después se convirtió en palacio. Palacio renacentista, más tarde barroco y, finalmente, a mediados del siglo XIX, tomó su aspecto actual, romántico.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Pamela

Dos fechas claves: 1661 y 1838. 1661 fue el año en que el palacio pasó a manos de los Schwarzenberg. Ellos fueron los que llevaron a cabo sus dos últimas grandes reformas: la barroca a principios del siglo XVIII y la romántica a mediados del XIX. Y 1838 fue el año de la coronación de la reina Victoria del Reino Unido.

¿Qué tiene que ver la reina Victoria con un palacio checo? Ella directamente, nada. Pero es que dos de los invitados que acudieron al gran evento de su coronación eran ​​Juan Adolfo II de Schwarzenberg y su mujer, la princesa Eleonora. Fueron ellos, en especial la princesa, quienes, enamorados del castillo de Windsor, se inspiraron en él para mandar reformar su palacio en estilo Tudor. El palacio de Hluboká no tiene nada que ver con el palacio de Cibeles, pero sí con el castillo de Windsor. Eso sí, nosotros seguimos creyendo que se parece más al primero.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Sala Representacion

Los últimos Schwarzenberg que vivieron en el palacio fueron Adolfo y su mujer Hilda, quienes tuvieron que abandonar la Checoslovaquia ocupada por los nazis. El palacio fue tomado por la Gestapo y, después de la guerra, en 1947, fue nacionalizado y hoy sigue siendo del Estado.

Los Schwarzenberg

En la visita al palacio irás conociendo a algunos de los grandes Schwarzenberg retratados en cuadros y estatuas. En la sala de armas, por ejemplo, hay estatuas de dos de los más ilustres personajes de la familia. La pequeña es de Carlos Felipe de Schwarzenberg, quien, en 1813, luchó en la batalla de Leipzig contra Napoleón –hasta tiene plaza con estatua en Viena–. Y la grande es de Adolfo I de Schwarzenberg, quien, en 1598, ganó a los turcos en Győr, actual Hungría.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Sala Armas Adolfo I Schwarzenberg

¿Sabías que…?


A Adolfo de Schwarzenberg y a esa batalla se debe la cabeza de turco con un cuervo sacándole un ojo que hay en el escudo de la familia. Según la leyenda, después de la batalla, Adolfo colocó la cabeza de un general turco sobre una lanza. Más tarde, llegó un cuervo a sacarle los ojos. Esa imagen le habría gustado tanto a Adolfo que la habría añadido al escudo familiar. Más allá de la leyenda, el nombre de Győr en alemán es Raab, parecido a rabe, cuervo.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Escudo Schwarzenberg

La visita al castillo de Hluboká nad Vltavou: qué te vas a encontrar

Lo primero que tienes que saber es que el palacio de Hluboká es enorme. Hay decenas de salas visitables, cada cual más espectacular. Desde las lujosas salas de representación a las íntimas habitaciones privadas de los últimos dueños, los príncipes Adolfo e Hilda. Incluso se puede bajar a los sótanos para visitar las cocinas y subir a su torre.

¿El problema? Como en todo buen palacio o castillo checo que se respete, hay un montón de tours diferentes que puedes hacer –solo se puede visitar con tours guiados– y, claro, hay que elegir si no quieres pasar el día en Hluboká.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Patio Ojo Pez

Las visitas son cinco:

  • salas de representación –55 minutos–;
  • apartamentos privados –60 minutos–;
  • habitaciones de los invitados –70 minutos–;
  • cocinas –35 minutos–;
  • torre –se sube por libre–.

Nosotros hicimos todos menos el de los apartamentos privados. Si no tienes mucho tiempo, te aconsejamos hacer solo el de las salas de representación. Si tienes un poco más de tiempo, baja también a las cocinas. Y, si puedes subir a la torre, genial. Las habitaciones de los invitados también son interesantes –y seguro que también lo serán los apartamentos privados–, pero hay que decir que tantos tours seguidos se hacen bastante pesados. Piensa que el único que puedes hacer en inglés –para grupos, también en español–, es el de las salas de representación. Los otros son en checo y, aunque hay folletos explicativos en diferentes idiomas, español incluido, las visitas son “durillas”.

Las salas de representación: el lujo en toda su magnificencia

Como decíamos, las salas de representación son las más fastuosas del palacio. Lo que más nos llamó la atención fueron los trabajos de ebanistería: las tallas de madera que cubren los techos y las paredes de muchas de las salas son verdaderas obras maestras. Fíjate en todos los detalles que puedas, vas a alucinar.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Sala Representacion

También hay paredes recubiertas de cuero y suelos originales; cuadros de grandes maestros europeos; muebles antiguos y decoración de todo tipo, incluyendo tapices flamencos, cristal de Bohemia, lámparas de cristal de Murano, porcelana china o cerámica de Delft; una de las colecciones de armas más ricas de la República Checa, y nada más y nada menos que 10.723 libros en la biblioteca del palacio. ¿El más valioso? Una primera edición completa de la enciclopedia de Diderot.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Biblioteca

Algunos detalles: la puerta escondida en el vestidor de Eleonora de Schwarzenberg por la que llegaba el servicio con la ropa para la princesa; la copia de la Venus Victrix de Canova en la sala del amanecer, o las petacas de pólvora en el techo de la sala de armas. Bueno, y hasta una aspiradora de principios del siglo XX. La electricidad llegó aquí en 1909 y ya verás que los dueños estaban a la última en todo…

Castillo De Hluboka nad Vltavou Aposentos Eleanora

¡Al final acabamos hasta abrumados con tantas salas y tal exceso de decoración!

Las cocinas: nuestro rincón favorito del castillo

Si quieres “rebajar” un poco el nivel de lujo, aunque no el de asombro, tienes que bajar a las cocinas. Se reformaron, como el resto del palacio, a mediados del siglo XIX y se han conservado perfectamente, se usaron hasta mediados del siglo XX.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Cocina Caliente

Nos sorprendieron casi más que el resto de habitaciones. Por un lado, por su enorme tamaño: estaban divididas en cocina caliente, cocina fría y pastelería, además de contar con un despacho para el jefe de cocina y una bodega. Y, por otro, por lo modernas que eran y la cantidad de aparatos que tenían, incluyendo un montacargas de propulsión hidráulica, sistemas de comunicación con las otras plantas, ventilación, un asador que giraba solo, una nevera… Por no hablar de las vajillas y moldes de todo tipo y origen. El toque elegante lo dan los azulejos blancos y azules: los colores heráldicos de los Schwarzenberg.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Cocina Pasteleria

Las habitaciones de los invitados y los apartamentos privados

Las habitaciones de los invitados se usaban sobre todo durante la temporada de caza. Los Schwarzenberg eran muy amantes de la caza y cada año organizaban grandes cacerías en el palacio. Aquí volvió a “golpearnos”, aunque algo menos fuerte, el lujo y nos enteramos de algunas curiosidades más. Pasamos por habitaciones como la del chófer –los coches se compraban con chófer– o la del capellán con su capilla y por dormitorios más elegantes para invitados nobles. Una de las habitaciones más curiosas es el salón Tegetthoff, decorada con partes de la fragata Schwarzenberg en la que sirvió Félix de Schwarzenberg a las ordenes del almirante Tegetthoff. El tour acaba con el “Stříbrnice”, una colección única de platería de la familia Schwarzenberg.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Salon Tegetthoff

No hicimos el tour de los apartamentos privados. Pero hemos leído que se visita el comedor de caza, el estudio y las habitaciones del servicio, además de los dormitorios de los dueños con sus baños originales.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Habitacion Invitados

La subida a la torre, el exterior y el parque

De la subida a la torre poco hay que contar más allá de la vista que se disfruta. No son muchas escaleras y creemos que merece la pena.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Torre Parque

Muy importante: no dejes de rodear el palacio de Hluboká. Fíjate en todas sus fachadas y en todos sus detalles. Y tampoco dejes de dar una vuelta por su gran parque.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Fachada Trasera

¿Sabías que…?


Los exteriores del castillo aparecen en la quinta película de la saga Underworld protagonizada por Kate Beckinsale. El palacio de Hluboká se transformó en el castillo de los vampiros de Underworld: Guerras de Sangre (2016).

Información práctica: horarios, precios y cómo llegar

El castillo de Hluboká abre:

  • de noviembre a marzo, de 10 h a 12 h y de 12:30 a 16 h de martes a domingo;
  • en abril, septiembre y octubre, de 9 h a 12 h y de 12:30 a 16:30 de martes a domingo;
  • en mayo y junio, de 9 h a 17 h de martes a domingo;
  • en julio y agosto, de 9 h a 17 h todos los días.

Los horarios varían un poco según las salas que quieras visitar, puedes consultarlos en su página web. En invierno no se puede visitar todo, hay un tour más reducido.

Castillo De Hluboka nad Vltavou Torre Palacio

En cuanto a los precios, el tour de las salas de representación cuesta 210 CZK –algo más de 8 euros–. Para el resto, también puedes consultarlo en su página. Se puede pagar con tarjeta in situ –las reservas en la web son solo para tours en checo–.

Hluboká nad Vltavou, el pueblo en el que se encuentra el palacio, está a 11 km –un cuarto de hora en coche– de České Budějovice, 35 km –unos 40 minutos– de Český Krumlov y 150 km –1h y 45 minutos– de Praga. Está localizado en Google Maps. Al llegar al pueblo hay un aparcamiento bien indicado que cuesta 50 CZK –unos 2 euros– todo el día. En la web del castillo tienes también indicaciones para llegar en transporte público.

Castillo Hluboka

Parecido o no al Palacio de Cibeles, esperamos haberte convencido de que el castillo de Hluboká merece una parada en tu viaje por la República Checa.

¿Quieres visitar el castillo de Hluboká nad Vltavou? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Praga aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en České Budějovice al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en República Checa al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Chequia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Chequia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios