EuropaItaliaLacioRoma

6 razones para ir al Mercato Centrale Roma en tu próximo viaje a la capital italiana

  

Artículo patrocinado

Roma es mi ciudad favorita del mundo mundial y una de las favoritas de JAAC, que no quiere hacerle un feo a Madrid. Sí, barremos para casa. La gastronomía típica romana nos chifla a ambos y, en general, toda la cocina italiana nos encanta, lo hemos dejado claro en más de una ocasión. Así que, cuando escuchamos hablar del Mercato Centrale Roma no pudimos dejar de compartirlo. Admitimos que todavía no lo conocemos: abrió en 2016 e inexplicablemente hace más de dos años que no vamos a Roma, pero le pondremos remedio pronto. Ya conocimos, y nos encantó, el Mercato Centrale de Florencia, su “hermano mayor”. Mayor por la edad, porque abrió antes, porque el romano tiene 1.900 m2 de superficie y sitio para 500 comensales.

Se trata de un espacio dedicado a la gastronomía italiana, con algún guiño al mundo. Una veintena de tiendecitas, las botteghe, en la planta baja, con productos tan típicos como la pizza, el helado, o algo menos conocidos como las alcachofas romanas. En la primera planta el restaurante de cocina creativa La tavola, il vino e la dispensa, de un gran chef internacional. Y, en la segunda planta, el Spazio Fare –”espacio hacer”–, donde comer y participar en talleres y otros eventos dedicado a la música, al arte, a la ciencia y a la cultura.

Mercato Centrale Roma MCR Location

Foto: Mercato Centrale Roma

Como en Florencia, el Mercato Centrale Roma se ha convertido en un punto de encuentro donde disfrutar de la comida para locales y, por supuesto, también para turistas. Te damos seis razones para hacerle una visita en tu próximo viaje a Roma. Creemos que es fácil convencerse, nosotros estamos convencidísimos.

Las botteghe del Mercato Centrale Roma: deliciosas tiendecitas artesanas en clave moderna

Las grandes protagonistas del Mercato Centrale Roma, las que te dan la bienvenida en la planta baja, son las “botteghe”. Me pareció muy curiosa esa definición, “bottega”, que me hizo viajar un poco a mi pasado. Bottega es el nombre que se le daba antaño en Italia a las tiendas: son las pequeñas tiendas “de toda la vida”, vamos. Otro detalle de semántica y de forma: en las botteghe no hay cocineros ni tenderos, hay artesanos. Una vuelta a la simplicidad en el mundo de la comida, y de los mercados “gourmet”, cada vez más rebuscados. Aquí hay materia prima de calidad y artesanos que tienen pasión por la buena comida, nada más –y nada menos–. De hecho su eslogan es “lo bueno es elemental”.

Mercato Centrale Roma MCR Gelato

Foto: Mercato Centrale Roma

Nombres sencillos para productos sencillos

Los nombres de las botteghe también reivindican esa simplicidad. ¿Algunos ejemplos? Il Pane e i dolci, “el pan y los postres” –eso sí, también hay pizza–, donde se han recuperado cereales antiguos y recetas de masas de la tradición italiana. Il Tartufo, “la trufa”, con el rey de los hongos y productos preparados con él, de la mano de una familia toscana que lleva tres generaciones recolectándolas. La carne e i salumi, “la carne y los embutidos”, con carne cruda y hecha a la brasa, además de embutidos italianos y la particularidad de que los animales pastan en un oasis del WWF donde se alimentan de comida biológica. O Il formaggio, “el queso”, donde también se pueden probar tablas de quesos, todos elaborados con leche cruda de ovejas, cabras o vacas que sólo se alimentan de pasto. Y así hasta 18 botteghe

Mercato Centrale Roma MCR Pane Dolci

Foto: Mercato Centrale Roma

¿Sabías que…?


La empresa Savini, la de “Il Tartufo”, tiene el récord Guinness de la trufa blanca más grande que se ha comercializado nunca: un ejemplar de 1.497 kg vendido por 330.000 dólares.

Por cierto, además de comprar los productos en cada bottega, también puedes degustar los “magnifici”, platos de temporada preparados con ingredientes de las diferentes botteghe del mercado. Ah, y también hay una bottega dedicada a vegetarianos y veganos.

Mercato Centrale Roma MCR VegnVeg

Foto: Mercato Centrale Roma

Sabores de Roma, del resto de Italia y de todo el mundo bajo el mismo techo

En el Mercato Centrale Roma hay productos típicos de la gastronomía romana e italiana, pero también algún guiño al resto del mundo. Así que, junto a las alcachofas romanas –muy preciadas en Italia–, los helados italianos, la pizza, la pasta fresca o productos salados y dulces típicos de Sicilia, encuentras hamburguesas –eso sí, preparadas con carne de raza Chianina, de la Toscana– o ramen y sushi. ¡Que no se diga que Roma no sigue abierta al mundo!

Mercato Centrale Roma MCR Ramen

Foto: Mercato Centrale Roma

El restaurante del Mercato Centrale Roma: los grandes clásicos romanos revisitados

En la primera planta te encontrarás con el restaurante del mercado: La tavola, il vino e la dispensa. Una vez más, un nombre que evoca la simplicidad: “La mesa, el vino y la despensa”, aunque el chef, Oliver Glowig, sea un chef internacional de renombre –que consiguió su primera estrella Michelin en 2004 y la segunda en 2008–.

Mercato Centrale Roma MCR Restaurant Oliver Glowig Team

Foto: Mercato Centrale Roma

La carta va cambiando según la temporada, pero algunos de sus platos más “clásicos” son unas curiosas reinterpretaciones en clave moderna de platos típicos de la cocina romana. Así los spaghetti cacio e pepe –con queso pecorino y pimienta– se transforman en las eliche cacio e pepe ai ricci di mare –con erizos de mar–. La coda alla vaccinara –rabo de toro estofado– se convierte en relleno de pasta fresca en los tortelli di coda vaccinara. Y los bucatini all’amatriciana –pasta tomate, guanciale, queso pecorino romano y pimienta– pasan a ser risotto all’amatriciana. ¡Qué pintaza tienen!

Mercato Centrale Roma MCR Restaurant Oliver Glowig Octopus

Foto: Mercato Centrale Roma

Una joya arquitectónica recuperada para romanos y turistas

En Roma salen joyas arquitectónicas de debajo de las piedras, nunca mejor dicho. No todas están conservadas para que romanos y turistas podamos disfrutar de ellas, eso sí. Si en Florencia para el Mercato Centrale se recuperó el mercado cubierto de San Lorenzo, en Roma se eligió recuperar una estructura muy original. Se trata del antiguo comedor de los trabajadores de Trenitalia, la Renfe italiana, que había sido abandonado. Sí, la comida vuelve a ser la protagonista aquí, aunque imaginamos que ese comedor poco tendría que ver con las botteghe del Mercato Centrale Roma.

Mercato Centrale Roma Cappa

Foto: Mercato Centrale Roma

Lo que más llama la atención, sin lugar a dudas, es la enorme Cappa di Angiolo Mazzoni: una enorme campana extractora de mármol gris y rosa realizada en los años ‘30 y ‘40 del siglo XX. Hasta hace poco estaba escondida en un área de depósito de la estación…

¿Sabías que…?


¡La Cappa di Angiolo Mazzoni mide nada menos que 10 metro de alto por 15 de ancho!

En el Mercato Centrale puedes comer… ¡todo el día!

Si hay algo malo de comer en Italia para los españoles son los horarios… Pues aquí no hay problema: el Mercato Centrale Roma está abierto todos los días desde las 8 de la mañana hasta medianoche. Puedes ir a tomarte un cappuccino para desayunar en La Caffetteria, un brunch en el restaurante, merendar en Il Gelato, tomarte una cerveza Moretti en La Birreria por la tarde o comerte una pizza o una hamburguesa a las 11 de la noche.

Mercato Centrale Roma MCR Pizza

Foto: Mercato Centrale Roma

Ubicación: mejor posicionado imposible para llevarte delicias gastronómicas

El Mercato Centrale está en pleno centro de Roma junto a la estación central, Roma Termini –justo delante de su entrada principal paran los autobuses que llegan del aeropuerto–. Lo tengo apuntado porque es el sitio ideal donde parar antes de coger el vuelo de vuelta y traerse unos souvenirs gastronómicos. De hecho, incluso si no visitas Roma y vas a algún otro sitio de Italia pero vuelas ahí, puedes pasarte antes de volver.

Mercato Centrale Roma MCR Location Tshirt

Foto: Mercato Centrale Roma

De la próxima visita a mi ciudad favorita del mundo mundial no pasa: ¡ganazas probar las delicias de todas y cada una de las botteghe del Mercato Centrale Roma!

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *