EspañaEuropaGaliciaPontevedra

La ruta de los muíños do Folón e do Picón: paisajes bucólicos e historia viva

  

Una ruta de senderismo que discurre entre antiguos molinos. Vistas de vértigo sobre el Baixo Miño. Un camino todavía poco trillado. La rota dos muíños do Folón e do Picón, recomendación de una amiga gallega, prometía. Y el tiempo acompañaba: la Fortuna nos había premiado con uno de esos preciosos días soleados de principios de primavera. Así que no dudamos en incluirla en nuestro recorrido por las Rías Baixas.

Galicia Rías Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón Salto

Pero admitimos que, tras las sensacionales vistas de la desembocadura del Miño desde Santa Trega –de ahí veníamos– y con el recuerdo muy fresco de portentos de la humanidad como la catedral de Tui, nuestra capacidad de sorpresa y asombro estaba un poco afectada. Las expectativas no eran tan altas. Vale, más vistas. Y sí, unos molinos. OK, muchos molinos. Pero, al fin y al cabo… molinos. ¿Cómo podían conquistarnos unos molinos?

Efectivamente los primeros no nos enamoraron… pero la Fortuna volvió a jugárnosla. Cuando llegamos al sector superior de los molinos de Folón y nos encontramos cara a cara con 22 de estas singulares construcciones situadas una tras otra –o una encima de la otra, según se vea– en forma de escalera agarrándose a la ladera de una colina al lado de una catarata, nos rendimos. Nos hallábamos ante algo único, probablemente en todo mundo. Y estábamos allí solos. Acompañados exclusivamente por el balido de las ovejas y por el ruido del agua, prueba de esa fuerza que había alimentado los molinos durante años.

Galicia Rías Baixas Muíños do Folón e do Picón Don Nemesio

Y al bajar, cansados ya de toparnos con molinos, en el 67º y último, también nos esperaba un regalo imprevisto de la Fortuna: las palabras de don Nemesio. Fue él quien hizo que esa simple construcción se transformara de repente en historia viva… como nos había pasado hacía no mucho con las tinas de la vall del Flequer de la mano de Jordi Perich.

El molino de don Nemesio

Todos los molinos estaban cerrados y no habíamos visto ni un alma –a excepción de las ovejas, queda a cada uno juzgar si tienen alma…– durante todo el camino. Así que fue avistar de lejos el perfil de ese señor delante de la puerta abierta del último molino y desear acercarnos a hablar con él. Él tampoco debía de haberse cruzado con mucha gente y estaba encantado de entablar conversación. De hecho a todos nos costó despedirnos…

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón Ovejas

Tras alabar la belleza de los paisajes que acabábamos de admirar –las vistas más bonitas del mundo según él– y contarnos cómo había contribuido a construir la carretera que nos había llevado hasta Santa Trega –”robándole” unos cuantos años de su vida–, nos invitó a entrar.

Galicia Rías Baixas Muíños do Folón e do Picón Interior Molino

Para nuestra sorpresa, vimos que el molino estaba en marcha: estaba moliendo grano, según nos comentó don Nemesio para su ganado. Nos ofreció un poco de harina y nos explicó el funcionamiento del molino, aunque había dibujos para ayudarnos a comprenderlo. Ese molino, al lado del aparcamiento, sirve ahora como punto de información y se utiliza a veces para hacer demostraciones a los turistas y senderistas. También hay folletos informativos sobre la historia de todos los molinos de Folón y de Picón.

Entre la información de los folletos y lo que nos contó don Nemesio, descubrimos el origen de ese lugar tan peculiar.

La historia de los molinos de Folón y de Picón

Los molinos fueron construidos en los siglos XVII-XVIII por los vecinos de Martín y Picón –en la juradía histórica de Fornelos, ahora parte del concello de O Rosal– para aprovechar la fuerza de la caída del agua del río Folón, un afluente del Miño. Inicialmente se pensó que dependían del monasterio de Santa María la Real de Oya, pero se ha comprobado que no, que eran propiedad de los vecinos.

Galicia Rias Baixas Ruta Muinos Folon Picon

Uno de esos vecinos, sin familia, le dejó en herencia a la bisabuela de don Nemesio sus dos molinos. Fue lo único que su abuelo, a su vez, heredó, ya que las monedas de oro de la madre se las quitaron con engaño –otra historia un poco larga para contarla aquí–. Desde entonces, la familia de don Nemesio, como las de los demás propietarios, siguió utilizando los molinos hidráulicos hasta que, alrededor de 1925, llegó la electricidad. Y ahora, “todo está controlado desde Madrid, y si se cae la corriente eléctrica no se puede hacer nada”.

Los molinos se utilizaban para moler grano y también para alimentar los aserraderos donde se cortaba la leña. Leña que, después, se llevaba hasta el Miño por el río, como en “El río que nos lleva”.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón Agua

El redescubrimiento de los muíños do Folón e do Picón

Los “muíños” se fueron abandonando y en los años ‘40 empezaron a caer en ruinas. Fue sólo medio siglo después, en los años ‘90, cuando un historiador los redescubrió. Don Nemesio seguía utilizando los suyos y ese historiador fue a buscarlo al pueblo para preguntarle por ellos, al encontrar uno en funcionamiento. Luego llegó la televisión gallega y el lugar se fue haciendo más famoso. En 1998 el “conjunto histórico etnográfico de los Molinos de Folón y de Picón” fue declarado bien de interés cultural por la Xunta de Galicia. Ahora, los molinos están cedidos por sus propietarios al ayuntamientos de O Rosal para su explotación turística, aunque don Nemesio siga utilizando el suyo.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón

La reciente homologación de la ruta de senderismo por la Federación Gallega de Montañismo bajo el nombre de PR G-94, los ha hecho cada vez más conocidos. Como nos comentó don Nemesio, “menos rusos, he visto turistas de todos lados”.

La ruta de los muíños do Folón e do Picón

La ruta circular, de unos 3,5 km y una hora y media de duración más o menos, es fácil y está muy bien señalizada. ¡No hay pérdida! Además, hay un mapa de la ruta al lado del molino-punto de información y unos cuantos más a lo largo del camino.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón

Los molinos de Picón

Nosotros empezamos la ruta detrás de los baños pasando primero por los 31 molinos de Picón. No todos son iguales y, si te fijas, algunos de ellos tienen cuadras y cobertizos para los animales, argollas para sujetarlos o pilas de pienso.

Llegados arriba, en “Chan de Cereixeira”, disfrutamos de esa formidable vista sobre el Baixo Miño de la que nos hablaría don Nemesio. La desembocadura del río Miño, el valle de O Rosal, el monte de Santa Trega y, al fondo, Portugal. Allí se puede ver también la piedra con cuatro agujeros utilizada para distribuir equitativamente el agua entre los vecinos de Martín y Picón con el fin de evitar conflictos.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón Vista Alto

 

Hay también un desvió a la ermida de San Martiño, meta todos los 11 de noviembre de una romería que discurre por el “Camino de los Frailes” o “Camino del Carro”, un camino que rodea los molinos y pasa por los surcos que dejaron ahí los carros de los frailes durante años.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón Ruedas Carro

Los molinos de Folón

Pero no tomamos el desvió y fuimos hacia ese lugar tan épico: el sector superior –los molinos del 36 al 16– de los molinos de Folón, con su catarata. Sin duda un lugar para quedarse embobado un buen rato.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón

Luego llegó el sector del medio –los molinos del 15 al 10– y, finalmente, el inferior, con los molinos del 9 al 1 hasta, de nuevo, el aparcamiento y, en nuestro caso, las historias de don Nemesio.

Notamos que algunos de los molinos, además de estar numerados, tienen nombre. Además, muchos, tanto en los edificios propiamente dichos como en el sendero, tienen grabados –iniciales, apellidos, nombres, cruces…–.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón Cascada

Pozas, cascadas y mucha historia. Serán tus acompañantes en la ruta de los molinos de Picón y de Folón.

Cómo llegar a los molinos de Folón y de Picón y mapa de la ruta

En Google Maps está bien localizado el punto de salida, sólo tienes que buscar “Muíños do Picón e do Folón”. Está en el concello de O Rosal, a unos 8 km de A Guarda desde donde se llega por la carretera PO-353. Y luego, como decía, la ruta está muy bien señalizada. En cualquier caso, aquí tienes todo el recorrido en un mapa y aquí el link al Wikiloc.

Visitas guiadas y horarios del punto de información

La oficina de informaciónMuíños do Folón” no está siempre abierta. En la web oficial del concello do Rosal se actualizan los horarios. Se suele abrir en fines de semana y festivos. En nuestro caso, fuimos en temporada baja entre semana, así que estaba cerrada e hicimos la visita por nuestra cuenta. También se organizan visitas guiadas con demostraciones del funcionamiento del molino. En la misma web están los contactos telefónico y de correo electrónico.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón Aparcamiento

Al lado del punto de información hay un aparcamiento y unos baños estupendos, todo muy nuevo. Está pensado abrir un bar/quiosco según nos comentó don Nemesio pero, por ahora, sólo está el edificio. Así que si quieres comida o bebida tienes que llevarla.

Galicia Rias Baixas Ruta Muíños do Folón e do Picón

Gracias Fortuna, ¡nos acompañaste en una ruta increíble!

¿Quieres hacer la ruta de los Muíños do Folón e do Picón? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Vigo aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en las Rías Baixas aquí.
  • Alquila el coche en Vigo al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Galicia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *