5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Lekeitio y el faro de Santa Catalina, amor por el mar

Los nombres de los municipios de la costa de Bizkaia nos llevan a pensar en aguerridos marineros, viajeros de otros tiempos. Lekeitio no es una excepción y, cuando aparece, asomada al mar como adorándolo, queda claro que es un amor verdadero. Desde el casco viejo, con la Cofradía de Mareantes, hasta el faro de Santa Catalina, todo lo que ver en Lekeitio está ligado al mar.

Cuando uno viaja a la costa vasca sabe que el mar va a estar muy presente. Podría parecer obvio, pero el vasco de la costa está particularmente enamorado del mar. A diferencia de otros lugares, sus pueblos están construidos mirando a sus aguas con una mezcla de amor, odio, respeto y temor. Parecen demasiadas emociones encontradas como para que unas cuantas casas las puedan transmitir, pero lo consiguen.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Faro Santa Catalina Salto

Una buena prueba de esos pueblos marineros de la costa de Bizkaia es Lekeitio en el que desde su puerto hasta su faro dirigen la mirada del visitante hacia ese mar Cantábrico que acaba por enamorarle casi tanto como a los lekeitarras.

Lekeitio y su historia, mirando al mar

La vida de la villa de Lekeitio ha estado regida por la mar desde su creación –en 1325–, tanto es así que en su escudo se muestra una escena de pesca de ballenas y en el lema se hace referencia a que allí se capturaban “horrendos cetáceos”. La Cofradía de Mareantes se encargaba de organizar la actividad pesquera y de elegir a un alcalde que ejercía junto al elegido por el resto del pueblo.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Puerto

Durante siglos, Lekeitio fue uno de los puertos más importantes de la provincia, lo que provocó la aparición de astilleros, para la construcción y reparación de barcos, y el florecer de la riqueza económica que demuestran los muchos palacios de su centro histórico.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Faro Santa Catalina Costa

Qué ver en Lekeitio

Una pequeña villa –menos de dos kilómetros cuadrados– podría pensarse con poco que ver… pero, habiendo leído que la industria marinera fue boyante durante siglos, queda claro que las calles de Lekeitio no se deben recorrer con prisa.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Ayuntamiento

Hoy en día es difícil sentirse un marinero de los siglos XVII y XVIII caminando por la villa de Lekeitio: los bares, los coches, los móviles… la modernidad también ha llegado a su casco histórico.

Pero si, como hicimos nosotros, llegas a la ciudad cuando el Sol ya se ha puesto y te unes a los lequeitanos que están cumpliendo con ese deber casi sagrado de cualquier vasco que es salir a tomar algo con las cuadrillas –el famoso poteo– y continuar con la cena, podrás disfrutar de las casonas del casco antiguo en soledad y con el estómago lleno. Es entonces, a la luz de las farolas –farolas, nada de esos horribles focos que transforman la penumbra en fulgor con su contaminación lumínica–, cuando oirás las voces de los marineros y el sonido de las cajas siendo descargadas en el puerto o sentirás la emoción contenida por la espera de los seres queridos cuando salen a faenar. En ese momento sí que podrás sentirte como un marinero de los siglos pasados.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Calle Arranegi Noche

Entre todas esas sensaciones, no hay que perder de vista lo que tiene frente a los ojos y, mapa en mano, visitar los puntos más turísticos de Lekeitio:

  • La basílica de Santa María de la Asunción, que parece una pequeña catedral con sus arbotantes góticos del siglo XV. En su interior hay un precioso retablo, el tercero más grande de España de estilo gótico-flamenco.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Basilica Santa Maria Asuncion

  • El ayuntamiento de Lekeitio con sus escudos labrados.
  • El puerto de Lekeitio donde las casas de los pescadores se asoman a los barcos –¿cuántas veces has querido vivir así de cerca de tu lugar de trabajo?–.
  • La playa de Isuntza por la que darse un paseo, navegar en piragua o, si el tiempo lo permite, darse un baño.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Playa Isuntza

Aunque haya coches y tecnología del siglo XXI, hay que volver a pasear por la calle Aranegi para ver de día las casas de pescadores y los palacios de los siglos XVI y XVII. A ver si encuentras la pila bautismal (hay pista en la foto de arriba).

El faro de Santa Catalina de Lekeitio

El faro de Santa CatalinaSanta Katalina itsasargia en euskera– se encuentra al norte de Lekeitio, en el cabo de Antzoriz, a menos de dos kilómetros del centro, tan cerca que se puede llegar andando por Santa Katalina Ibilbidea al tiempo que se disfruta de esa costa. Los faros en cualquier costa son básicos, y en la de Bizkcaia no lo iban a ser menos. Su función ha sido y sigue siendo imprescindible pero, en el de Santa Catalina, han ido un paso más allá.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Faro Santa Catalina Vista Completa

La automatización del funcionamiento de los faros llevó a la desaparición de la profesión de farero, entendida como la persona que vivía en el faro y se encargaba de su mantenimiento –hoy sigue habiendo personas que se encarga de los faros pero de forma remota–. Eso fue lo que pasó en el de Santa Catalina a mediados del siglo XX cuando la última familia de fareros abandonó la que era su casa.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Faro Santa Catalina Cerca

El “abandono” de la la parte de vivienda del faro se ha aprovechado para abrir un faro museo en Santa Catalina, convirtiéndolo en el primer faro visitable de Euskadi y en un centro de interpretación en el que puedes sentirte marinero por un rato. Además de conocer la historia de la navegación en Lekeitio, y el papel de la mujer en esa historia, también se dan nociones de orientación y… bueno, no se puede contar todo, pero te diré que… ¡hay que llevar un chubasquero de marinero en el interior!

Tuvimos la suerte de ver un precioso atardecer junto al faro de Santa Catalina y comprobar que, además de museo, sigue cumpliendo con su trabajo de indicar a los marineros donde no deben acercarse si quieren que sus embarcaciones lleguen a buen puerto.

Bizkaia Costa Vasca Lekeitio Faro Santa Catalina Noche

Si, después de la visita al faro, te has quedado con ganas de disfrutar más de la mar, en el puerto de Lekeitio se encuentra el barco “Playa de Ondarzabal” en que puedes “enrolarte” y vivir una jornada de pesca.

Visitar el faro de Santa Catalina: horarios y precios

Más información en la página web del faro de Santa Catalina.
Horario: Domingos a las 11.30 y 13.00; sábados a las 11.30, 13.00, 16.30 y 18.00. Resto de días con reserva para grupos de mínimo 20 personas.
Precio: 6 €, con descuentos para niños, jubilados y grupos.
Duración de la visita: 50 minutos.

 

Coge tu chubasquero y tus botas, Lekeitio te espera en la costa de Bizkaia para mostrarte el mar como nunca lo habías visto.

Aquí tienes nuestra ruta de fin de semana por la Costa de Bizkaia

¿Te quieres ir de viaje a Lekeitio? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Bilbao aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Lekeitio aquí.
  • Alquila el coche en Bilbao al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías del País Vasco aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios