EuropaFranciaValle del Loira

La ciudadela real de Loches, en el Valle del Loira

  

Si el castillo de Amboise es el primero de los castillos del Valle del Loira, la ciudadela real de Loches cuenta con una de las torres del homenaje más antiguas y mejor conservadas de Francia. Los siglos de historia de los demás castillos del valle del Loira palidecen frente a los más de mil años de antigüedad de la torre –aunque la residencia real sea de la época renacentista como el resto de castillos– y lo mismo sucede con los personajes que pasaron por la ciudad: desde Ricardo Corazón de León a Juana de Arco, sólo por citar a dos.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Residencia Salto

Como sucedía con el castillo real de Blois, en Loches no hay sólo un edificio. Pero, a diferencia de aquel, en Loches no están pegados uno a otro y conectados por pasillos y escaleras. Aquí cada edificación está separada del resto, como si los siglos de historia quisieran mantenerse “puros” y no mezclarse con estilos arquitectónicos más jóvenes.

Donde está y cómo llegar a la ciudadela real de Loches

A poco más de 40 kilómetros al sureste de la ciudad de Tours, en pleno valle del Loira, se encuentra Loches, una hora de tren y algo menos en autobús o coche. Un promontorio rocoso que llamó la atención del hombre del neolítico y que, en la Edad Media, fue fortificado. Existen escritos que hablan de una fortaleza en Loches desde finales del siglo IV.

La torre del homenaje de Loches

Una fortaleza de las que un niño dibuja cuando le piden que pinte un castillo. Una torre imponente, robusta, firme, llena de cicatrices de las cientos de batallas que ha vivido… Historia en piedra, una piedra que se levantó hasta los 36 metros de altura en el siglo XI bajo las órdenes del conde de Anjou. Con su buen aspecto se podría pensar que esté recién hecha, pero el motivo de su estado de conservación es otro muy poco romántico: funcionó como prisión hasta 1926. Cinco siglos siendo cárcel desde que Luis XI decidiera su destino.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Torre Homenaje

Toda la buena estampa exterior desaparece al cruzar su puerta y descubrir que el interior de la torre ha desaparecido. Los suelos y techos de madera de las tres plantas –el depósito en la más baja, la gran sala y recepción en la primera y, en la última, salas privadas en época de paz y soldados en época de guerra– se pudrieron y, hoy en día, sólo quedan las robustas paredes de piedra exteriores –parece que el conde de Anjou fue el primero en construir fortificaciones de piedra–. A pesar de eso, es posible subir hasta lo más alto por una escalera interior que hará las delicias de los más osados y será el terror de los que sufran vértigo: está hecha a base de rejilla metálica y se ve el suelo desde arriba.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Torre Homenaje Interior Abajo

Calabozos, jaulas y salas de tortura en la ciudadela de Loches

Con una historia carcelaria de semejante duración, son muchos los prisioneros que pasaron por sus muros y por los de los edificios contiguos como el pabellón de entrada medieval o la torre Luis XI y el “martelet”, ambos del siglo XV. Todos ellos en mejor estado de conservación interior que la torre del homenaje.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Castillo Medieval Maqueta

En la torre Luis XI se encuentra el calabozo del cardenal Balue, que pasó tres años recluido en una jaula de hierro por traicionar a Luis XI –aunque no está claro que fuera realmente su calabozo–. En el “martelet” están los de Ludovico Sforza, duque de Milán, que fue prisionero durante cuatro años hasta su muerte –aunque tratado con tal respeto y deferencia que tenía decorada su celda con cuadros de gran valor, podía recibir visitas y pasear por el patio y contaba con la compañía de su bufón– o los obispos Antoine de Chabannes y Jacques Hurault que pasaron seis meses en otro de los calabozos.

Otra de las jaulas famosas de la ciudadela es la de Felipe de Commines que se puede ver en el pabellón de entrada. En esa jaula de madera y hierro –en realidad se trata de una réplica de la jaula original– estuvo encerrado durante ocho meses. Tenía espacio, ventanas y hasta letrina… aunque seguro que habría preferido no estar encerrado allí.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Pabellon Entrada Jaula Felipe Commines

La fama de la Inquisición española muchas veces oculta que no fue en el reino español en el único lugar donde la tortura estaba a la orden del día. En la Francia medieval, de hecho, existían dos tipos de torturas autorizadas: el interrogatorio preparatorio –cuando no se confesaba el delito en el juicio– y el interrogatorio previo –antes de la ejecución para obtener los nombres de los cómplices–. En la torre Luis XI de la ciudadela real de Loches todavía se puede visitar la sala de tortura en la que se llevaban a cabo estos “interrogatorios”.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Sala Armas Panoramica

También es posible ver los grafitis que prisioneros y guardianes fueron haciendo en las paredes a lo largo de los siglos, algunos de tamaño natural –en la sala de armas de la torre Luis XI– que muestran el día a día de los vigilantes. No hay nada igual en toda Francia y, aunque es necesario encender una linterna, o el móvil, para verlo bien, es como si se hubiesen grabado en las paredes haciendo su trabajo de cada día: la postura, las armas que portan, la posición… Como si se hubiera disparado una cámara fotográfica medieval en mitad de la sala un día cualquiera.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Salta Armas Soldado

Ricardo Corazón de León y Juan Sin Tierra

Historias y leyendas se dan la mano en la torre del homenaje de la ciudadela de Loches. Juan Sin Tierra fue dueño de la fortaleza a finales del siglo XII cuando la entregó al rey Felipe II. Un año después, la torre fue asediada por Ricardo Corazón de León que acabó por conquistarla –la leyenda cuenta que el asedio duró sólo tres horas–. A los pocos años, Felipe II la recuperaría de nuevo, y para siempre para la corona de Francia, tras otro asedio en este caso de un año de duración.

Cualquiera esperaría cruzarse con un cartel que dijera que por aquí pasó también Robin de Locksley o alguno de los caballeros de la tabla redonda del rey Arturo en sus viajes por Francia.

La residencia real de Loches

Según lo he descrito hasta ahora, no parece que esté hablando de un “castillo del Loira” pero es que, en el siglo XV, los reyes de Francia decidieron construir su nuevo château en la ciudad. Salas de estilo renacentista, que nada tienen que ver con el románico de la torre del homenaje, donde el lujo y el confort se vuelven protagonistas para disfrute de los reyes y sus visitas.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Residencia Maqueta

Hoy en día los dos edificios están separados por las casas y calles de la ciudad de Loches y son dos entradas diferentes las que permiten la visita a uno y a otro.

De Juana de Arco a Agnès Sorel en la ciudadela real de Loches

Si Ricardo Corazón de León no era suficiente guerrero, unos siglos después –ya en el castillo real– pasó por Loches Juana de Arco tras su victoria en la batalla de Orleans. Allí convenció a Carlos VII de marchar a Reims para ser coronado rey, y una placa en la sala en la que tuvo lugar el encuentro lo recuerda.

De la devota Juana de Arco, Carlos VII pasó a ser el primer rey de la historia con amante oficial: Agnès Sorel. Agnès llegó a tener mucho poder en la corte y muchos enemigos, tantos que murió, a los 28 años, envenenada por mercurio –cosa que se ha descubierto al trasladar sus huesos hasta la colegiata de Saint-Ours, junto al château renacentista, en 2005–. Un par de cuadros de Agnès representada como la virgen María con un pecho al aire recuerdan su paso por el castillo.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Colegiata Saint-Ours Tumba Agnes Sorel

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Colegiata Saint-Ours Portada

También tuvo sus salas, un gabinete y un oratorio, Ana de Bretaña, la hermana de Francisco I y que también tenía su espacio en el castillo de Clos-Lucé.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Oratorio Ana Bretana

El encuentro de dos reyes: Francisco I y Carlos I

El impulso definitivo a la residencia real de Loches llegó de la mano de Francisco I –el rey constructor y responsable de Chambord– cuando utilizó el château de Loches como lugar de encuentro con el rey Carlos I de España y V de Alemania que atravesó Francia camino de Flandes. La determinación del rey francés de mostrar su poder fue tal que construyó arcos del triunfo, decoró las salas con escudos y blasones… incluso entregó las llaves de la ciudad al rey español –que salió de la ciudad echando pestes de la “arrogancia” de Francisco I por otra parte–.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Residencia

Visitar la ciudadela real de Loches: información práctica

Puedes encontrar más información en la página web oficial de la ciudadela real de Loches (en francés) y en la de los castillos del valle del Loira.
Horarios: De 9 a 19 de abril a septiembre y de 9.30 a 17 de octubre a marzo. Cierra el 1 de enero y el 25 de diciembre.
Precios: 8,50 € pero hay descuentos para niños, familias y grupos.
Duración de la visita: Haciéndolo por libre se estima que unas dos horas, el recorrido guiado tiene 3 horas de duración.

Francia Valle Loira Ciudadela Real Loches Calles

Y todavía tendréis que sacar algo de tiempo para pasear por el pueblo de Loches que sigue conservando su aire medieval y del renacimiento a partes iguales de su ciudadela.

Aquí tienes nuestra ruta en coche por los castillos del Valle del Loira

 

¿Te quieres ir a hacer la ruta por el Valle del Loira por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a París aquí y a Nantes aquí.
  • Alquila el coche en Francia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías del Valle del Loira aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.
  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *