5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Nuestro placer Logis entre Aragón y Navarra

Un aperitivo de nuestro viaje a Aragón y Navarra, con postales de sus lugares más mágicos y nuestra experiencia entre “chimeneas y cazuelas” de los hoteles Logis

Hoy, a pocos días del inicio de un otoño que parece resistirse a llegar, os vamos a hablar de uno de nuestros momentos de placer del verano, esperando no contribuir a agudizar vuestro síndrome postvacacional.

Navarra Sanguesa Fiestas

¿Qué hay más veraniego que las fiestas de los pueblos? Sin comerlo ni beberlo nos encontramos en mitad de las fiestas de Sangüesa, Navarra, y nos dimos giramos rápido para ver si venían los toros corriendo con tanto pañuelo rojo.

Con tantos viajes corriendo de un sitio a otro, necesitábamos una de esas escapadas que se disfrutan con calma. Una de esas escapadas en las que el entorno es tan importante como el sitio al que vuelves cada noche y en el que quieres sentirte como en casa. O mejor que en casa, que para eso es una escapada y quieres que te mimen…

Aragon Luesia Poza Pigalo Salto

El pozo de Pigalo, uno de esos rincones que descubrimos gracias a nuestros anfitriones de Logis, Inma y Miguel de la Posada la Pastora, que conocen los alrededores de Uncastillo como la palma de su mano.

Y sí, nos dejamos mimar… en un hotel Logis. Os contamos nuestra experiencia junto con algunas postales de la zona que visitamos: la comarca de las cinco villas de Aragón y la zona media de Navarra. Zona de monasterios, castillos, pueblos medievales y paisajes espectaculares. Muy pronto os hablaremos con detalle de todos los sitios que visitamos pero, como sabéis, nos gusta presentarlos antes en formato aperitivo… ¡buen provecho!

Aragon Uncastillo Vista Castillo

Uno de los pueblos de las Cinco Villas, Uncastillo, con iglesias románicas, renacentistas, castillo, calles medievales… un espectáculo digno de visitarse, más aún si es dejándose cuidar bien en el alojamiento.

Aragon Sos del Rey Catolico Calles

No pudimos más que acordarnos de nuestro camino de Santiago paseando por las calles de Sos del Rey Católico, entre sus edificios de piedra cargados de historia.

Cómo nos dejamos seducir por el placer Logis

Nuestros primeros encuentros con los hoteles Logis fueron en Francia, su país natal. En nuestros viajes al país galo, en cada ciudad con encanto que visitábamos y en algún lugar emblemático de su centro histórico, nos encontrábamos con la chimenea y la inconfundible letra “L” del logo de Logis. Nos llamó la atención aunque nunca llegamos a dormir en uno de ellos. Eso sí, comimos en unos cuantos, sin siquiera saber que se encontraban en hoteles Logis, hasta encontrarnos con sus “cazuelas”. Después descubriríamos que la experiencia gastronómica es muy importante para Logis, tanto que casi todos sus hoteles tienen restaurantes en los que priman los productos locales y que están clasificados con “cazuelas” –de una a tres– por un equipo de periodistas gastronómicos que los evalúa de forma anónima. Hace poco comimos en un “tres cazuelas”, en el hotel La belle etoile del precioso pueblo La Roque Gageac, en Aquitania, el mejor magret de pato y el mejor foie gras que hemos probado nunca, entre otras delicias.

Navarra Bardenas Reales Castildetierra

No podíamos dejar pasar la ocasión de visitar el parque natural Bardenas Reales y su imagen más conocida: Castildetierra. Aunque también llegamos a lo alto del Rallón (junto a la Ralla) siguiendo los consejos de Miguel.

Lo que no sabíamos es que Logis había “desembarcado” en España, y ya hace unos años. Así que cuando nos invitaron a conocer de cerca uno de sus hoteles, no nos lo pensamos dos veces… y así llegamos a Uncastillo, a la posada La Pastora.

Navarra Castillo de Javier

Así de impresionante es el Castillo de Javier… además, a su lado se alza el santuario del santo. También visitamos el fabuloso castillo de Olite en nuestra escapada.

El calor de las chimeneas

Lo primero que te sorprende al llegar a la puerta de un hotel Logis son sus “chimeneas”. Sí, los hoteles Logis tienen cazuelas y… chimeneas, el símbolo del calor del hogar por excelencia. Se trata de una manera alternativa a las estrellas de clasificar sus alojamientos, y que no se basa sólo en los criterios más comunes como la calidad, el confort, el equipamiento, los servicios, etc. sino también en otros como el respeto por el medio ambiente o la calidad de los consejos turísticos que vas a recibir.

Navarra Monasterio Oliva Claustro

Tierra de castillos pero también de monasterios, además del de Leyre también visitamos el de La Oliva, ambos en Navarra. Tranquilidad no sólo en el alojamiento, también en las visitas.

Aragon Esco Pueblo Abandonado

Después de la tranquilidad de los claustros de los monasterios… ¿qué os parece la de un pueblo abandonado? De nuevo Miguel nos descubría un lugar poco conocido (incluso en Aragón): el pueblo de Escó, abandonado en los años 60 y hoy casi hundido. Algo peligroso, pero espectacular.

Y en nuestro caso es sin duda lo que más destacaríamos de la posada La Pastora: un desayuno de 10 a base de productos locales y el impresionante conocimiento de Inma y Miguel, sus dueños, del territorio que les rodea y del que se nota que están enamorados. Nos descubrieron sitios que no estaban en las guías… ¡ni en Google maps! ¿Es que hay cosas que no están en Google maps? ¡Sí!

Aragon Luesia Castillo Sibirana

¿Sabrías colocar Luesia en un mapa? ¿Y el castillo de Sibirana? Pues no sabe ni Google… pero sí, Miguel y Inma de la Posada la Pastora que nos indicaron cómo llegar hasta sus torres, hoy casi tomadas por la vegetación, siguiendo un camino de tierra.

Aragon Los Bañales Yacimiento Romano

Y el yacimiento de Los Bañales, ¿sabrías colocarlo en un mapa? Gran parte de lo que vimos en este viaje lo debemos al conocimiento de su zona que demuestran los dueños de los hoteles Logis, como Inma y Miguel de la Posada la Pastora.

Inma y Miguel hace 16 años abandonaron sus trabajos –¿os recuerdan a alguien?– para montar este hotel rural en su pueblo y ahí siguen. Lo abrieron en un edificio, en pleno centro histórico de Uncastillo, que había estado abandonado unos 30 o 40 años y en el que parece que vivían cuatro familias… Miguel nos contó que en el registro aparecían “cuatro fuegos” en este edificio, por lo visto entonces se contaban así las unidades familiares. Y de los cuatro fuegos, con el calor de sus cuatro familias, las mismas paredes del mismo edificio han pasado a acoger las tres chimeneas de Logis, con todo el calor que Inma y Miguel proporcionan a sus huéspedes.

Una historia más en el mundo del placer Logis, un mundo de pequeños hoteles, todos diferentes y todos con su carácter personal, ¡queremos conocer más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios