5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La serranía de Cuenca

La provincia de Cuenca es una gran desconocida. Mientras la capital recibe los turistas que llegan atraídos por la imagen de las casas colgadas y del puente de hierro que no deja de recordar a la Torre Eiffel de París, y los nostálgicos visitan la Ciudad Encantada en busca de las huellas de Conán el bárbaro, el resto de la provincia mantiene ocultos sus tesoros desde la ciudad romana de Segóbriga, cerca de Tarancón, a la serranía de Cuenca.

Parque Arqueológico de Segobriga Foro Restos

¿Sabías que en la serranía de Cuenca hay unas lagunas que cambian de color, y que son el hogar del galápago europeo, o pinturas rupestres reconocidas como patrimonio de la humanidad por la UNESCO? Eso por no hablar de iniciativas más actuales como la de Valdemeca y su paisaje ilustrado con figuras de tamaño real que recuerdan los oficios y costumbres del pueblo.

Cuenca Valdemeca Paisaje Ilustrado Procesion

Entre todos estos atractivos hay algo que se echa de menos. Cuenca es Castilla y no he dicho nada de castillos, fortalezas o murallas. Durante la Edad Media esta zona de la península fue campo de batalla y hay buenas muestras de ello como el Castillo de Belmonte o el de Alarcón. En la serranía de Cuenca destacan dos fortalezas  –aunque lejos de las de Belmonte o Alarcón–: la árabe de Cañete y la cristiana de Moya, que una vez superada la Reconquista siguieron luchando durante siglos entre ellas, al estar controlada cada una por una familia nobiliaria diferentes: los Hurtado de Mendoza y los Bobadilla.

Cuenca Castillo Alarcon Atardecer

Cañete

¿Qué puede haber más español que un pueblo con menos de mil habitantes y diez bares? Uno con más. Trece bares tiene Cañete con sus menos de 900 habitantes, además de un castillo y el recinto árabe amurallado más grande de España. Poco queda de aquel esplendor y las casas que hoy ocupan el interior de la muralla son casi todas modernas, además de que las antiguas están en bastante mal estado.

Cuenca Canete Casa Tradicional

Dando una vuelta por el pueblo con Miguel Romero, doctor en historia, se aprecian algunos detalles que, de otra forma, pasarían desapercibidos, como el hecho de que la muralla fuera construida en zig-zag para abaratar costes y facilitar la defensa, o que el castillo es el cuarto o quinto en longitud de España –aunque fue bastante destruido y algunas de sus piedras se utilizaron luego para la construcción de las casas–.

Miguel vive la ciudad, pero su cara cambia y se ilumina cuando habla de su fiesta. Siguiendo la corriente de fiestas medievales, en Cañete se celebra desde 1999 la Alvarada la última semana de julio. El nombre hace honor al hijo más ilustre del municipio: don Álvaro de Luna condestable de Castilla y gran maestre de la orden de Santiago –nada que ver con el intérprete del Algarrobo–. La diferencia de la Alvarada con otras fiestas medievales es su carácter cultural con conferencias y charlas centradas cada año en un tema: marquesados, inquisición, trashumancia… sin olvidar el típico mercado, un torneo –las luchas medievales viven su auge en este siglo XXI–, exhibiciones de cetrería, etc.

Más información sobre la Alvarada en su página web (aviso de que tiene música que no hay manera de silenciar).

Moya y su Castillo

Si el castillo de Cañete es árabe, el de Moya, el castillo de los Bobadilla, es cristiano. Años de abandono han ido acabando con gran parte de los edificios que se encontraban en el recinto amurallado, pero se están llevando a cabo obras de restauración para convertirlo en parque arqueológico visitable.

Cuenca Castillo Moya Salto

Por ahora, dar una vuelta entre las paredes de piedra mirando las antiguas casas e iglesias intramuros y llegar hasta la imponente construcción del castillo –que estaba cerrado por problemas de estabilidad estructural cuando pasé por allí– es todo lo que se puede hacer. Aunque, al no haber construcciones modernas, es mucho más fácil dejarse llevar y sentirse transportado a la época al mirar el paisaje desde arriba. En unos meses será posible incluso dormir dentro de la muralla en el hostal que se está construyendo.

Cuenca Castillo Moya Muralla

La serranía de Cuenca destaca por su paisaje, agreste, salvaje en algunos casos y duro en la mayoría. La naturaleza y la prehistoria en forma de pinturas rupestres son los mayores reclamos de la zona, pero la Edad Media y la recuperación de sus edificios y costumbres buscan un hueco en la escapada.

Muchas gracias a la Diputación de Cuenca por la colaboración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios