5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Un paseo fotográfico por Praga en otoño

En mi búsqueda de una Praga alternativa, me fui a recorrer las calles de la ciudad en solitario desde las primeras horas de la mañana. Fue entonces cuando descubrí un atractivo especial de la capital checa: el de los colores del otoño. Llegué en otoño por casualidad, sin buscar ese fascinante amarillo que, a cambio, me encontró a mí. Y me cautivó.

Praga Otono Edificios

Tenía toda la mañana libre, sin ningún plan en particular, así que me dejé seducir poco a poco. En cada esquina, frente a cada edificio modernista o neoclásico, dentro de cada parque,  alrededor de cada escultura o cubriendo parte de cada puente me esperaban esas hojas amarillas que, lejos de recordarme la caducidad del tiempo, le daban un toque de color y alegría único a esa mañana gris de Praga.

Praga Otono Kampa Hojas

Intenté retratar algunas de las escenas que me parecieron más curiosas, llamativas y atractivas. Protagonistas: las hojas, los escenarios y la gente de Praga. No soy fotógrafa así que me perdonen los entendidos, ¡aquí está mi paseo fotográfico!

Los colores de la isla de Kampa en otoño

En el artículo sobre la Praga alternativa ya hablé de isla de Kampa y del por qué me gustó tanto. Éstas son las escaleras que, desde el punto más turístico de Praga, el puente de Carlos, llevan al microcosmos que es la isla de Kampa, con sus canales, su tranquilidad y… ¡sus colores!

Praga Otono Colores

En otoño hay una razón más para no perderse un paseo por la isla de Kampa: ¡la isla se tiñe literalmente de amarillo! Frente a este curioso aparcabici –he de admitir que no había entendido lo que era hasta que alguien lo usó– me paré a ver pasear a la poca gente que había por allí.

Praga alternativa Kampa otono

Y no dejé escapar la ocasión de retratar a estos niños jugando entre las hojas amarillas con sus llamativos vestidos.

Praga Otono Kampa Ninos

Pero en Kampa te encuentras todo tipo de personajes, incluida esta abuela con su perro salchicha…

Praga Otono Kampa Paseo

… y sus nietos. Uno decidió descansar encima de… ¡un bebé!

Praga Otono Kampa Cerny

En realidad no se trata de un bebé cualquiera. Es uno de los tres mimi Kampa del polémico escultor David Černý al que he dedicado un artículo completo. Y es que ¡no os podéis perder sus curiosas esculturas por las calles de Praga! En ésta, como veis, el bebé no tiene cara.

Praga Otono Kampa Cerny Colores

No sólo hay esculturas contemporáneas de David Černý en la isla de Kampa, en el Museum Kampa podréis encontrar mucho más. Y, aunque no queráis entrar, su patio se llena de hojas amarillas en otoño. ¿Qué os parece el contraste con el rojo y el azul de estas esculturas?

Praga Otono Kampa Museo

Praga Otono Kampa Museo Detalle

Las orillas del río Moldava por su paso en Praga en otoño

Los parques, incluyendo el de la isla de Kampa, son el mejor sitio para disfrutar de los colores de Praga en otoño. Pero hay otro: las orillas del río Moldava. Sus coloridos edificios con el toque añadido de las hojas amarillas consiguen vencer la tristeza de un cielo gris como éste.

Praga Otono Moldava Edificios
Hay color por todos los lados, incluso en estas barcas abandonadas esperando el verano.

Praga Otono Moldava Barcos

Y, por supuesto, están las vistas a lo más clásico: el puente Carlos y el castillo de Praga.

Praga Otono Puente Carlos Bicicleta

Praga Otono Castillo

¿Praga en otoño es más romántica… o más alternativa?

Un paseo como el que di yo estuvo muy bien en solitario, pero tampoco habría estado nada mal en pareja. Porque no sólo de rojo viven los enamorados, el amarillo también vale, ¿no? Si cabe, Praga me pareció más romántica en otoño, y parejitas como ésta parecían confirmármelo.

Praga Otono Moldava Pareja Romantica

Pero también descubrí el lado alternativo de Praga en otoño, porque hay una Praga para todos los gustos. Por cierto, publiqué esta foto en Facebook y la chica retratada la encontró desde… ¡Suecia! Era una turista como yo.

Praga Otono Moldava Chica Colores

Praga en otoño también tiene su toque nostálgico…

Las hojas caen y dan color pero, a veces, también un toque nostálgico. Y con éste acaba mi paseo fotográfico… ¡Hasta pronto Praga! Volveré a descubrir tus colores en otras estaciones, ¡aunque lo tienen difícil!

Praga Otono Kampa Hoja Amarilla

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 19 enero, 2015 a las 14:49

    Una de mis ciudades favoritas, y veo que en otoño sigue siendo igual o más bonita incluso. Ganas de volver aumentando!

    • 19 enero, 2015 a las 16:47

      Sí, desde luego yo tengo ganas de volver en otra estación pero si no has estado, como ves, te recomiendo el otoño 😉 ¡Gracias por tu comentario!

  • Dani Keral
    5 febrero, 2015 a las 21:53

    Adoré esta ciudad… Genial retrato, chicos!

    • 6 febrero, 2015 a las 08:08

      ¡Hola Dani! Muchas gracias por el piropo pero es que Praga es fácil de retratar 🙂 ¡Un abrazo!