AméricaCuencaEcuador

La experiencia vivencial de la Hacienda Uzhupud, Cuenca

  

Nuestro paso por Cuenca no podía ser completo sin disfrutar de la “experiencia hacienda” en una de las haciendas bandera de Ecuador: la Hacienda Uzhupud. Con más de 250 años de historia ha pasado por muchas actividades hasta llegar al turismo hace 34 años.

Cuenca Hacienda Uzhupud Escalera Salto

No era nuestra primera hacienda/hostería en el viaje, pero sí la primera en la que se trabajaba tanto en el entretenimiento del huesped. No sólo dentro de sus terrenos, sino también con visitas a talleres artesanos, plantaciones de flores, excursiones a caballo… Todo un abanico de actividades que no para de crecer gracias a un personal dedicado en cuerpo y alma a inventar nuevas y a escuchar las sugerencias de sus clientes: gracias Charlie.

De finca ganadera a hacienda de lujo

La hacienda como propiedad tiene más de 250 años, en manos de la misma familia, los Vintimilla Muñoz, 132 –la compraron a los primeros dueños, los Muñoz Cárdenas, en 1870–. Aunque fue en 1979, durante un periodo (1979-2004) en que se vendió al Sr. Váquez Astudillo, cuando comenzó el negocio hotelero. El nombre de Uzhupud, es una mezcla del quechua inca y del cañari –los habitantes del valle que se opusieron y frenaron a los incas–, y significa pampa, o llanura, de ají. Pero no de un ají cualquiera, de uno endémico de la zona. Siguiendo con el quechua, la frase que resume la esencia de la Hacienda Uzhupud es ñacunchipa huasi cancunapag huasi, nuestra casa es vuestra casa. La hospitalidad cuencana en su máxima expresión.

Cuenca Hacienda Uzhupud Habitaciones Mosaico

Como casi todas las grandes haciendas, la Hacienda Uzhupud comenzó como finca ganadera. Contaba también con un trapiche donde se obtenía el jugo de caña de azúcar que posteriormente se destilaba para producir el ron San Miguel, una fábrica cerámica, un taller de bordado… Hoy en día no queda nada de la finca ganadera, aunque en ciertas ocasiones se organizan fiestas con animales o se llevan vacas de fincas cercanas para que los huéspedes puedan ordeñarlas. Lo que sí se puede ver es el trapiche –que se pone en marcha gracias a dos bueyes en las fiestas– y los alambiques originales que se usaban en la producción del ron.

Cuenca Hacienda Uzhupud Entrada

Experiencia vivencial

Pero eso no quita que siga habiendo animales en la Hacienda Uzhupud. Desde los caballos con los que recorrer la hacienda y algunas rutas por los montes que la rodean, hasta gallinas –es posible recoger los huevos para el desayuno runa, criollo, y Charlie nos explicó cómo reconocer los huevos que se pueden recoger y los que están fecundados–, conejos y cuis.

Cuenca Hacienda Uzhupud Conejos

Otra parte de la “experiencia hacienda” es el cultivo de verduras, frutas y hortalizas en su huerto orgánico. Si es posible recoger los huevos para el desayuno, también lo es recolectar algunas verduras y hierbas con las que el chef preparará un plato especial. Recorrer el bosque de la hacienda, abrir el tocte –un fruto seco parecido a las nueces–… muchas cosas que hacer y que vivir en la Hacienda Uzhupud.

Cuenca Hacienda Uzhupud Huerto Organico

Visitas en la Hacienda Uzhupud

Conocedores de la cantidad de interesantes lugares que se pueden visitar en los alrededores de Cuenca y con la intención de ayudar a las comunidades locales dando a conocer su trabajo, la Hacienda Uzhupud ofrece excursiones a talleres de sombreros de paja toquilla, de filigrana y de textiles con técnica icat o ikat. Fuera de las artesanías y acercándose a una de las mayores exportaciones del país también se puede visitar Ecuagenera, una de las mayores plantaciones de orquídeas de Ecuador.

Asociación de toquilleras de San Martín de Puzhio

Si ya habíamos visitado la fábrica de Homero Ortega en Cuenca, ahora tocaba ver un taller artesanal. Para eso, Charlie nos llevó hasta Puzhio, donde conocimos a las mujeres de la Asociación de Toquilleras de San Martín de Puzhio. Allí comprobamos, una vez más, la habilidad de estas mujeres capaces de tejer sus sombreros mientras caminan. Una vez en el local de la asociación nos contaron el proceso que siguen en la fabricación de sus sombreros –el mismo que en Homero Ortega pero a menos escala y más manual– y los problemas que tienen para conseguir ayuda y pedidos. Tanto allí, como desde aquí, les deseamos la mejor de las suertes porque se la merecen.

Cuenca Hacienda Uzhupud Asociacion Toquilleras Puzhio Manos

Filigrana con Gilberto Jara

La joyería es una de las principales actividades de Chordeleg y ¿qué mejor manera de acercarse a ella que con uno de los primeros joyeros de la zona? Allá que fuimos, al taller del señor Gilberto Jara. Fue su familia, su hermano y él, los que comenzaron con el negocio de la joyería en la zona. El señor Jara lleva 58 años –desde los 14– trabajando la filigrana con oro y plata. La filigrana es una rama particular de la joyería que requiere una precisión y una vista como pocas –a sus 72 años el señor Jara ya sólo trabaja con plata porque su vista no es la misma de antes–. Con una amabilidad exquisita nos explicó todo el proceso: desde la fundición de los trozos de oro y plata para obtener pequeñas barras, hasta la forma de hacer los distintos diseños para terminar una pieza. Todo ello con demostración práctica y dejándonos participar –no sabía lo que hacía…– en el proceso. Es espectacular ver cómo van tomando forma los diseños en sus manos y cómo la plata se pliega a sus deseos para rellenar los espacios. Sabiduría, arte y cercanía aunados en la persona del señor Jara.

Cuenca Hacienda Uzhupud Filigrana Gilberto Jara Manos

Taller de makana de José Jimenez

La makana es la palabra quechua para chal, pero la característica que diferencia al taller del señor Jimenez de los demás es que usa la técnica icat o ikat. Esta técnica se basa en crear los dibujos en las telas a base de teñir sus hilos de forma selectiva. Para empezar se organizan los hilos que posteriormente se tejerán. En esos hilos se van haciendo agrupaciones, nudos, que se cubren con unas hojas que no dejan pasar el tinte. De esta forma se hace un dibujo en negativo en los hilos que se descubre al retirar las hojas tras el teñido. La última fase del proceso es tejer los hilos, y esto también lo hacen de forma tradicional con antiguos telares de tiempos de los españoles. Dicho así parece “sencillo” pero, ¿cómo saber qué hilos agrupar para conseguir los diseños? Viendo los nudos es prácticamente imposible saber qué saldrá al tejerlos, pero don José es capaz de levantarse por la mañana con una idea y anudar los hilos para crearla.

Cuenca Hacienda Uzhupud Makana Jose Jimenez Nudos Ikat

Orquídeas de Ecuagenera

Miles de especies y miles de secretos. Las orquídeas son uno de los mayores productos de exportación de Ecuador y su cultivo se trata con un mimo exquisito. Son muchos meses en laboratorio con luz artificial y posteriormente en el criadero con luz natural, para llegar a tener una planta viable –un año antes de saber si se conseguirán las preciadas flores–. Las mejores son llevadas a la plantación y comienza de nuevo el proceso con otras variedades creadas en el laboratorio. Ver la polinización manual de una orquídea y aprender los trucos de las plantas en la naturaleza para conseguirlo atrapando insectos, da una idea del enorme trabajo que hace falta para conseguir estas hermosas flores.

Hacienda Uzhupud Plantacion Orquideas Ecuagenera

Los ambientes de la Hacienda Uzhupud

Aunando las construcciones antiguas con nuevos edificios, la Hacienda Uzhupud ofrece todo tipo de ambientes: dede una tradicional plaza de pueblo con su quiosco para la música –la plaza Don Cornelio–, hasta el lujo de las habitaciones de los edificios principales, pasando por un centro de convenciones –tiene mucha demandada para convenciones de empresas–, una antigua gallera –donde antiguamente se celebraban peleas de gallos y que ahora han convertido en un pequeño teatro/sala de presentaciones– o una iglesia. De hecho, el nieto de los primeros dueños es el Santo Hermano Miguel, caminando por la Hacienca Uzhupud pisas por donde pisó un beato.

Cuenca Hacienda Uzhupud Plaza Don Cornelio

La mezcla entre la piscina –de agua caliente–, el jacuzzi, la sauna y el baño turco con los campos de fútbol, las mesas de ping pong o los juegos para niños dejan claro que todo el mundo puede divertirse sin salir de la Hacienda Uzhupud. Incluso están preparando rutas de rafting en el río que pasa por sus tierras y que, hace años, era la entrada principal a la hacienda.

Cuenca Hacienda Uzhupud Piscina

Sigue nuestra aventura latinoamericana, #LatTrip

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *