5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Berlín, mucho más que monumentos

Hay ciudades monumentales y ciudades que se viven. Ciudades llenas de palacios, fuentes, avenidas, estatuas, iglesias, catedrales… y otras que, aunque tengan todas estas atracciones, se siente, nada más llegar, que son ciudades que hay que vivir. Ciudades en las que merece la pena pasar unos días simplemente caminando por sus calles, recorriendo sus tiendas y dejando que su ritmo marque la visita.

Berlin-PuertaBrandeburgo

Imprescindibles de Berlín: monumentos y sitios de interés

Berlín es una de esas ciudades. No carece de atractivos para los turistas: no se puede uno marchar de la capital alemana sin pasear por su Unter den Linden, Bajo los tilos –el bulevar más conocido de la ciudad, con la Brandenburger Tor, Puerta de Brandeburgo, al final–; sin visitar su Reichstag, parlamento –con su cúpula de cristal, obra de Norman Foster–; sin disfrutar de la Gendarmenmarkt, Mercado de los Gendarmes –con el trío de joyas:  en el centro el Konzerthaus, la sala de conciertos; en el norte la Französischer Dom, la Catedral Francesa; y en el sur la Deutscher Dom, la Catedral Alemana–; o admirar el Schloss Charlottenburg, el Palacio de Charlottenburg.

Berlin-ReichstagCupula

Sin olvidar lo que la historia reciente ha dejado en la ciudad: el muro de Berlín, la East Side Gallery, el Checkpoint Charlie –el punto de control en que se pasaba de la zona estadounidense a la rusa–, los bunkers en el interior de los túneles del metro –vendidos a los alemanes como capaces de soportar ataques atómicos y biológicos, sin que, en muchos casos, lo fueran–, la iglesia memorial Kaiser Wilhelm –bombardeada por los aliados y dejada en el centro de la ciudad como recuerdo– o el Treptower Park con el cementerio soviético.

Berlin East Side Gallery Muro

Berlin-CheckpointCharlie

Arquitectura en Berlín

Como dicen allí, «Berlín sigue siendo la ciudad que no es , sino que siempre será» y la arquitectura que se puede ver en sus calles –y la que se verá a tenor de las obras– lo demuestra. Además de la cúpula del Reichstag, las plazas: la Potsdamer Platz y la Pariser Platz, la nueva estación Hauptbahnhof y los nuevos barrios como el City-West muestran que el arte en Berlín no está sólo en el interior de los museos, sino también en las paredes de muchos edificios.

Pero no hay que dejar de lado estilos arquitectónicos más clásicos como el prusiano en la isla de los museos –»un lugar de libertad para el arte y la ciencia» que buscaba el rey Federico Guillermo IV, en la isla del río Spree–, el de la era fundacional con barrios burgueses con pisos de alquiler alrededor del Kurfürstendamm, Friedrichshain, Kreuzberg, Neukölln,  Prenzlauer Berg, Moabit y Wedding; las construcciones del modernismo, seis de ellas incluidas en la lista de patrimonio de la UNESCO: el complejo de Britz, la ciudad blanca de Reinickendorf, Siemensstadt en Spandau, la ciudad jardín Falkenberg en Berlin‐Treptow, el complejo Schillerpark en Wedding y el complejo habitacional Carl Legien en Prenzlauer Berg; y los edificios del nacionalsocialismo como el ministerio de finanzas, el Bundesministerium der Finanzen, el aeropuerto de Tempelhof o el Olympiastadion Berlin.

Berlín: sus calles y sus gentes

Todo esto se puede visitar en pocos días, pero el viajero se perderá la esencia de la ciudad. Las calles berlinesas, con muchos parques y zonas verdes, están siempre llenas de vida. Nos encontramos en una ciudad con salas de conciertos, galerías de arte, tiendas de ropa de segunda mano, cafeterías, restaurantes… en todas las esquinas. Y una gente siempre dispuesta a pasarlo bien y que, a diferencia de lo que nos sucede a españoles e italianos, no tienen problema en cambiar de casa cada año aprovechando un mercado de alquiler muy activo que se lo permite.

Berlin Cementerio Sovietico Treptower Park

En una primera visita es imposible no dejarse llevar por las guías de viaje y recorrer todos esos puntos marcados con una estrella, los destacados, pero en cuanto se pisan sus calles a uno le da la impresión de que hay algo más. Tanto es así, que a nosotros nos pareció que sus monumentos no eran tan impresionantes al tener la sensación de que nos perdíamos algo en cada barrio. Pero cómo cambiar la Branderburger Tor por una calle llena de tiendas de ropa de segunda mano, o acercarse por la noche al edificio del Reichstag con su cúpula iluminada por ir a un concierto en un pequeño bar

Berlin Casas OIkupadas Restaurantes

¿Te quieres ir de viaje a Berlín? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Berlín aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Berlín aquí.
  • Contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Berlín aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Berlín aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18  Comentarios

  • 10 septiembre, 2012 a las 10:07

    Me han entrado el doble de ganas de ver Berlín!

    • 11 septiembre, 2012 a las 10:15

      Carla, es que Berlín es una de esas ciudades que hay que visitar con calma 🙂 ¡te encantará!

  • 10 septiembre, 2012 a las 12:29

    Totalmente de acuerdo!!! Berlín es una buenísima ciudad para deambular, para perderte y encontrarte, para disfrutar de una vida cultural divertida y sugerente (si hace buen tiempo, esencialmente callejera, sobre todo en los márgenes del Speer) y para… Mirar al tendido! Porque su Historia pasa también por su arquitectura.

    • 11 septiembre, 2012 a las 10:51

      Eso es Javier, pasear y descubrir. Es algo que se «debe» hacer en todas las ciudades, pero en algunas salta más a la vista que, de no hacerlo, estás perdiéndote algo. Lo difícil es hacerlo en una primera visita: Berlín es más que monumentos, pero tiene tantos monumentos que visitar que no se pueden dejar de ver. Hace falta tiempo para hacerlo todo 🙂

  • 10 septiembre, 2012 a las 13:07

    Esta ciudad me encanta! no me importaría para nada trasladarme a vivir allí por un tiempo. Es una ciudad que está muy viva y que cambia cada poco. Además de los precios… Jorrones de cerveza a doquier!!! jejejeje

    • 11 septiembre, 2012 a las 10:52

      Tienes razón Víctor, una de esas ciudades en las que parece que vivir estaría bien 🙂
      Aunque Manhattan sigue estando primero en mi lista 😉 será que no nos gusta la cerveza?? :-))

  • 12 septiembre, 2012 a las 12:49

    Y es una ciudad que cambia muchísimo según la época del año que la visites!
    Estuve en diciembre y me tocaron 4 días de una niebla, que no dejaba ver las allá de la segunda planta. A partir del quinto día, descubrí el resto. Con sus magnificas cúpulas y la increíble Fernsehturm.

    • 13 septiembre, 2012 a las 21:12

      Nosotros sólo la hemos visitado en Junio, pero sí que es cierto lo que dices. La noche que llegamos llovía que parecía que se había roto algo entre las nubes, pero los días siguientes (por suerte) lució un sol que nos permitió ir con sandalias y bermudas. Por suerte, porque las zapatillas necesitaron un par de días y mucho papel de periódico para secarse 🙂

  • 27 septiembre, 2012 a las 00:00

    Preciosa Berlín… Un poco grunge y descuidada, pero increíblemente seductora… Nosotros nos encontramos con la Fernsehturm cerrada y nos llovió y nos hizo frío… pero la disfrutamos muchísimo. Ojalá hubieramos tenido más que un fin de semana 😉

    Gran post!

    • 27 septiembre, 2012 a las 16:45

      Con frío y lluvia no sé hasta qué punto se tendrá la sensación de que hay algo más debajo de todos los monumentos… cuando estuvimos nosotros era junio y con todas las terrazas de los bares y los ventanales abiertos daban más ganas de pararse a ver pasar el mundo que de correr por los museos 🙂
      Hace falta tiempo para «vivir» Berlín.
      ¡Gracias!

  • 27 septiembre, 2012 a las 16:57

    Pues la verdad es que llovía ligeramente… y andando mucho se pasa mejor el frío! jaja.. Disfrutamos muchísimo de la ciudad. Nos pareció muy auténtica 😉

    Eso sí, coincido contigo en que para «vivir» Berlín hace falta tiempo

  • 30 septiembre, 2012 a las 00:32

    Entran unas ganas locas de irse corriendo a Berlín… Un post muy ameno y muy completo con unas fotos chulísimas. Saludos desde http://www.yoadoroviajar.blogspot.com

    Trini.

    • 1 octubre, 2012 a las 07:58

      ¡Bienvenida Trini!
      Muchas gracias, es normal que quieras ir para allá 🙂 merece la pena

  • 22 marzo, 2013 a las 12:46

    […] JAAC de Salta Conmigo nos cuenta que Berlín es mucho más que monumentos […]

  • María Martín
    7 abril, 2014 a las 09:22

    Berlín es una de las ciudades a las que siempre puedes volver porque siempre hay nuevas cosas por descubrir, ¡Enhorabuena por el post y las fotografías!

  • […] Berlín, mucho más que monumentos | SaltaConmigo […]

  • Rosa
    5 diciembre, 2014 a las 01:09

    A mí personalmente lo que más me gustó de Berlín fue su agenda de ocio, mucha variedad y además a un precio asequible. Un saludo

    • 16 diciembre, 2014 a las 16:23

      Hola Rosa,
      Eso es, la vida, incluyendo la agenda de ocio, es lo que muchas veces no se llega a ver en Berlín. Es una ciudad con mucho que ofrecer, pero, más que sus monumentos, es su gente y su forma de vivir la que la hacen especial.
      Un saludo