5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Sudáfrica (III)

Domingo, 23/08/2.009 (y 3)

Con esto acaba la visita a la township y nos vamos al centro de Joburg. Pasamos frente al estadio que se está construyendo para el mundial del año que viene, tendrá capacidad para casi 100.000 espectadores. Lo habíamos visto por la mañana desde el avión y es impresionante, aunque todavía tiene pinta de que le falta para estar acabado.

El centro de la ciudad está casi abandonado. Aquí se alza el edificio más alto de África, el Carlton Cultural Center de 50 plantas. Desde lo más alto podemos ver que no es el único rascacielos de la zona, aunque nuestro guía nos señala varios que están completamente vacíos porque no hay negocio y los han abandonado. Le preguntamos si están ocupados, y nos dice que no, que están vacíos. Entre los vacíos están dos hoteles, el Ritz-Carlton y otro de cuatro estrellas, nos comenta que los están tratando de acondicionar de nuevo con vistas al mundial de fútbol. No son los únicos edificios abandonados, también los bajos lo están, con sus ventanas rotas y sus puertas cruzadas por listones de madera. Leímos que sí que están ocupados por inmigrantes ilegales, Sudáfrica es el mayor destino de la inmigración ilegal del sur del continente, y delincuentes.

Antes de volver al hostal pasamos por una estación de tren y autobús para recoger a un huésped. Viene desde Mozambique y viaja sólo. La estación está en la zona abandonada y todavía será más peligroso porque pasamos por los barrios de Hillbrow y Berea que según la guía sólo son recomendables si se quiere uno suicidar.

En el hostal compramos agua y recibimos la noticia de que han llamado los del Kruger para decir que vendrán a recogernos a las ocho de la mañana en lugar de a las siete y media. Aprovechamos para confirmar el resto de noches aquí, empezando por la de la vuelta del Kruger. Nos dicen que esa noche va a llegar un grupo grande y que no saben si podrán. La reserva estaba confirmada y, de hecho, nos tienen apuntados. Nos comenta que tratará de reservarnos una habitación y que si no nos buscará otra cosa. La noche del tres, la vuelta de Ciudad del Cabo, no estaba apuntada. La del cinco sí que estaba reservada. Volvemos al 50%, de cuatro noches, dos sí y dos en el aire.

Desde la habitación, y casi seis horas después de aterrizar, mandamos unos sms para decir que todo está bien. Los puestos de internet están en plena reforma y te dicen que tienes que pedir conectarte desde el mostrador de recepción. Wifi tampoco hay, así que hay que recurrir al móvil.

Aunque hemos estado mucho tiempo durmiendo en el avión, dejándonos el cuello por otra parte, estamos bastante cansados. Esto unido al viaje en coche, que nos da mucho sueño a los dos, y al sol que daba en los cristales nos ha dejado con muchas ganas de cama. No son ni las seis, pero tampoco parece que se pueda salir de aquí para ir a dar una vuelta por la zona. Nos pondremos a dormir y si en algún momento nos despertamos comeremos algo de nuestras reservas típicas de viaje. El desayuno está incluido, es de siete a diez, habiendo retrasado la salida al Kruger tendremos más tiempo.

En la habitación sí que hace un poco de frío, pero los edredones van bien.
Finalmente nos despertamos a eso de las diez de la noche. Salimos de la habitación, pero todo está cerrado y apagado, parece el centro de Joburg. Esto puede suponer un problema para el día que vengamos desde Ciudad del Cabo, que llegaremos tarde. Tampoco nos apetece mucho ponernos a comer nada, así que volvemos a la cama, más tapados, que se nota más fresco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios

  • JAAC
    23 septiembre, 2009 a las 16:50

    Johannesburgo está en segunda posición en muchos listados de las ciudades más peligrosas del mundo por detrás de Medellín. Las ciudades de los países en guerra (Bagdag, Kabul, etc., que siguen en guerra digan lo que digan) juegan en otra liga.

    Podrían haber rodado allí «Soy leyenda» ni necesidad de tanto efecto digital. Impresiona ver los rascacielos con las ventanas reventadas y ver las plantas de los edificios totalmente arrasadas de un lado a otro.

    Sí, siempre hay ocasión para comer un poco de fuet 😉

    Lo del mundial no sé qué tal les saldrá. No sólo por el detalle de las infraestructuras (que sí, pero que se arregla metiendo un montón de pasta y gente currando las 24 horas), más por la inseguridad. Se supone que habrá miles de policías en el «momento mundial» pero no sé de dónde los van a sacar, porque ahora no se ven tantos.

    De hecho, hay noticias que hablan de que se están buscando sedes alternativas con urgencia por si al final no se llega a tiempo… :-O

  • conxa
    23 septiembre, 2009 a las 10:34

    a mi me dejas frita con este relato. Es imprsionante como está el tema, porque una cosa es que no haya, y otra que esté abandonado.

    Así que guardasteis el fuet para otra ocasión no??

    Pues no se yo como va ir el mundial, el estadio espectacular, pero las infraestructuras…..

    ya veremos como queda ese 50%

  • JAAC
    23 septiembre, 2009 a las 09:46

    Mañana te enterarás seguro Alicia.

    No sé si acabarás con ganas de ir a Sudáfrica, pero me alegra descubrirte sitios nuevos 🙂

    Por cierto, este viaje sí que se lo puede leer tu marido, no? jajaja

  • Alicia32
    23 septiembre, 2009 a las 09:11

    Ja, ja, me acuerdo que cuando leía tu relato de Perú pues como que me sonaban todos los nombres y sabía más o menos de qué hablabas…En éste me suena todo a chino…Mañana descubriré que es el Kruger ese…¿?