5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Perú (XXX), en bus a Arequipa

Sábado 09/05/2009 (1)

El autobús, desde Puno, ha parado más de una vez, pero ninguno de los dos sabría decir cuántas ni donde. Los dos como dos rocas, en el caso de Sara, con su estómago revuelto en el lago Titicaca, muy buena señal.

Puno-AutobusCama Arequipa

Una hora más tarde de lo previsto, a las cuatro, llegamos a Arequipa. La estación está llena, pero aquí, a diferencia de en Puno, no hay nadie que te intente buscar un alojamiento u ofrecer un viaje, son todos viajeros esperando autobuses y todos locales. Tiramos de la guía para ver qué recomiendan y salimos a esperar un taxi que nos acerque al centro.

El taxista nos pregunta a qué hotel vamos. Al decirle que a la Posada de Sancho nos responde que los hay mejores y más baratos. Aceptamos su palabra y le decimos que tiene que ser con baño privado y agua caliente. Con esas condiciones nos ofrece uno por 60 soles. Eso no lo hemos pagado ni en Cuzco, así que aquí menos. También conoce sitios por 45 o 50 soles. La Posada son unos 80 según él y está peor. Aceptamos que nos lleve a donde a él más le convenga, pero si al final nos quedamos en su recomendación le pagaremos medio sol menos por la carrera que ya se lo llevará en comisión.

La primera opción está muy lejos de la plaza de armas, a cinco cuadras –manzanas–, pero cinco cuadras enormes. La segundo opción tiene mejor pinta, el Hostal Baviera. Está justo detrás de la plaza y nos asegura que tiene agua caliente y baño privado.

Antes de sacar las mochilas del taxi queremos verlo. Llama al timbre y baja un chaval a abrirnos. Parece medio dormido y no estamos seguros de si nos entiende. Queremos una habitación para entrar ahora y salir mañana, es decir, las horas de noche que quedan y la noche de mañana. Entrar el 9 y salir el 10. Lo que pasa es que entramos en 9 a las cinco de la mañana. No tengo muy claro si nos ha entendido, pero nos dice que de acuerdo. El taxista le pide precio de amigo por la hora que es y el muchacho responde que de acuerdo, 40 soles. Un muy buen precio, la madrugada de hoy nos la deja gratis. De todas formas antes de seguir queremos ver la habitación.

Subo yo sólo, Sara se queda abajo con el taxista y las mochilas. Mientras veo las habitaciones el taxista le cuenta que gran parte de las construcciones de la ciudad están hechas con roca blanca volcánica y por eso Arequipa es conocida como la ciudad blanca. Estoy esperando a que coja todas las llaves de las habitaciones que tiene disponibles para enseñarme. Hasta llegar a la primera me tengo que esforzar, el pasillo está a oscuras y no tiene intención de facilitarme el viaje. Abre la puerta, son tres camas pero dice que como nos quedamos nos la puede cambiar al día siguiente. No me importa, quiero ver el baño. Uffff, durito. No parece que esté sucio pero tiene poco mantenimiento. Le pregunto que si hay otra opción.

Perú - Arequipa Ciudad Blanca

La hay y es la habitación de al lado. Sólo dos camas y el baño un poco, tampoco mucho, mejor. Son 40 soles así que. Bajo y se lo digo a Sara. Es muy cutre, pero como tampoco estamos para elegir y tiene baño dentro, nos quedaremos. En la recepción nos rellena la ficha. Es irritantemente lento, tanto que Sara se ofrece a rellanar su ficha. ¡Nos pregunta hasta el motivo del viaje! Negocios no te digo, por eso vengo a este antro. A la hora de pagar le doy un billete de 50 soles y me devuelve 10 soles en un billete y otros diez en monedas. Que yo pensaba que estaba comprobando si tenía para dármelo en monedas, pero no. Es que se estaba confundiendo. Con todo el tiempo que nos ha hecho perder y lo nerviosos que nos ha llegado a poner, nos quedamos con los 10 soles de más.

Nada más entrar en la habitación lo primero es buscar los enchufes. Llevamos desde Aguas Calientes sin enchufar los aparatos, más que un rato en la terminal de autobús de Puno, y las reservas están bajas. La ventana no tiene pestillo, pero está lo bastante alta como para no preocuparse. Con Sungin y Cany cargándose nos metemos a dormir. Ni nos quitamos las camisetas porque ponernos otras sería ensuciarlas. Luego tendremos que buscar una lavandería.

Al cuarto de hora de habernos metido en la cama Sara me dice que han llamado a la puerta. Yo no me había enterado pero abro. Es el de recepción que, no sabemos cómo, se ha dado cuenta de que nos había dado de más en el cambio. Me cabrea porque me estaba durmiendo estupendamente, pero le doy sus 10 en monedas y me vuelvo a dormir. Son las seis.

Antes de despertarnos del todo, puse el despertador a las 11:30, cambio los enchufes, ahora pongo el móvil de Sara y a Niki. Otra vez a dormir. A eso de las nueve y media vamos a ducharnos. El agua no se puede decir que esté caliente caliente, pero me esfuerzo. Sara no se quiere esforzar porque, aparte de que a ella le gusta mucho más caliente que a mí, no piensa que el agua fría sea lo mejor para su estómago. No se calienta. Llama a recepción, hasta teléfono directo con el de abajo tenemos, y el otro responde que hay agua tibia. Muy bien, pero dijiste caliente. Va a subir la temperatura al calentador y que lo intentemos en un rato.

Pasa el rato y el agua sigue saliendo igual. Vuelve a llamar y se presenta otro tío que nos dice que en 20 minutos y que cerremos el agua. Veinte minutos después Sara no aprecia que esté más caliente, pero hay que ducharse. Una maravilla lo de volver a estar limpio. Salimos a visitar la ciudad, buscar una lavandería y ver los precios de las excursiones al Valle del Colca.

Mal empezamos cuando el de recepción al vernos salir nos pregunta si ya nos retiramos. Nos ha costado mucho entenderle, no es que ayer estuviera medio dormido, es que habla así. No, nos vamos mañana, lo que ya te dijimos. La idea era y es, entrar el 9 y salir el 10, y todavía es 9.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Alicia32
    7 julio, 2009 a las 16:26

    Pues sí que te duran a tí las baterías…Yo día sí día no..
    La verdad es desesperante esperar…je je, vaya tranquilidad!!Y lo del agua tibia..¡¡Dios, si a mí me gusta que me queme hasta en pleno verano!!tendré que ir haciendo pruebas y acostumbrarme..
    ¡¡Ah!! ya nos hemos comprado los sacos..¡¡son pequeñísimos!!en Decathlon. y una pregunta más ¿de cuántos litros son vuestras mochilas?

  • JAAC
    7 julio, 2009 a las 16:38

    Pues sí, no nos podemos quejar. Las batería de la reflex da, fácilmente, para una semana, y la de la pequeña también aguanta cuatro o cinco días.

    Vete preparando, porque es muy común que el agua sea tibia en lugar de caliente o que no haya agua caliente directamente (por supuesto depende del presupuesto y del hotel).

    Los sacos son una buena compra, en el Ngorongoro con poco más de cinco grados sudamos sólo con una camiseta. Eso sí, te recomiendo que compres también las sábanas para no tener que lavar mucho el saco. Nos dijeron que pierda capacidad de comprimirse según se va lavando, y lavar la tela de algodón es mucho más sencillo.

    Nuestro Symbios (también Decathlon, modelo Symbium) creo que son de 60 el mío y de 50 la de Sara. Hicimos muchas visitas a tiendas de montaña y de deporte buscando las mochilas (hay que cuidar la espalda que sólo tenemos una y cascada) y fueron las más cómodas que encontramos. Para los paseos cortos, Okihita (marca blanca de las tiendas Base: modelo Okihi) también la más cómoda, con espalda refrigerada.

  • Masmi
    7 julio, 2009 a las 23:25

    Lo de los hoteles Baviera es un clásico! jejeje
    Menudos problemas de comunicación. Entre las horas que eran y que ya de por si, no se le entendía mucho, no había forma.
    Ya estoy ahora trabajando con un peruano, con el que también tenemos que hacer muchos esfuerzos para comunicarnos.

  • JAAC
    8 julio, 2009 a las 08:35

    No volverá a pisar un «Baviera» en mi vida :-p

    En el lago Titicaca lo dijeron las argentinas que se sentaron frente a nosotros comiendo: «Hablamos el mismo idioma pero no nos entendemos». Ellas también tenían problemas para que les entendieran.

    No acabo de saber el motivo de los problemas, porque no tienen un acento demasiado fuerte ni muchas palabras distintas… creo que es más que nuestro acento les parece muy fuerte o que hablamos muy rápido 😐

  • conxa
    11 julio, 2009 a las 10:22

    dado el retraso que llevo, voy a leerte, mirar las fotos y comento en el ultimo, sino necesito una mañana entera para tu blog jajajja

  • JAAC
    13 julio, 2009 a las 07:41

    Sin prisa Conxa, que seguirá estando aquí 🙂

  • Manolete
    4 enero, 2013 a las 17:30

    He flipado con tu relato, sois los que dais mala reputacion al resto de backpakers…teneis la cara dura de pedir una noche gratis, os la conceden de alguna forma (imagino que te explicarias mal para confundir)…te quedas con el cambio del chaval y encima todavia exigis mas aguita caliente, pobrecitos los tiradillos, por lo menos no lo cuentes tron,…solo daros un consejo, quedaros en vuestra casa tiesos…que sois unos tiesos

    • 9 enero, 2013 a las 13:52

      Hola Manolete, bienvenido.
      No acabo de ver en qué momento hacemos algo de eso que dices que da mala reputación a los mochileros. Explicar lo que quieres, estar irascible cuando estás cansado, reclamar aquello por lo que pagas…. No sabía que la filosofía de los mochileros fuera ir regalando dinero, no regatear nunca y no quejarse si le dan menos de lo que le han dicho y por lo que ha pagado. Acaso tú, después de pedir agua caliente para la ducha (Sara estaba enferma), si abres el grifo y el agua sale «tibia» te habrías callado y le habrías dicho a tu chica: pues nada, te duchas con agua fría que mira qué buen precio nos han hecho… no esperarías que también cumplieran con lo del agua caliente, ¿no?
      Por cierto, tron, te puedo asegurar que nos explicamos incluso mostrando el calendario del móvil para que entendiera que eran dos días y que en ningún momento tuvimos «la cara dura» de pedir una noche gratis. Fue el taxista el que pidió un precio de amigo y quien dijo que nos dejaba la media noche gratis.

      Buenos viajes…