5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Perú (XXIV), mas city tour Cuzco

Miércoles 06/05/2009 (4)

Sacsayhuamán es gigantesco y se cree que las construcciones, de estilo inca imperial, tendrían el doble de altura (gran parte de ella cubierta ahora por el suelo). Era un templo dedicado a gran cantidad de dioses, aunque debido a su forma en diente de sierra se cree que la principal era el puma, por su dentadura, o el rayo, por su propia forma. Tiene tres niveles que estaban cubiertos por techos a un agua. Lo normal en la zona por la lluvia son dos aguas. Era aquí donde se celebraba el Inti Raymi o fiesta del Sol. Sigue realizándose en la actualidad y tiene mucho seguimiento entre famosos y místicos. Es casi imposible conseguir alojamiento en Cuzco y alrededores en esa fecha (24 de junio).

El templo sirvió de campo de batalla para el levantamiento de Manco Inca en 1.536, lo que hizo pensar en un primer momento que se trataba de una fortaleza. Después de esto los españoles desarmaron sus muros para evitar que volviera a ser utilizado con ese propósito y utilizaron sus piedras en la construcción de casas e iglesias en Cuzco.

En la parte superior se encontraban tres torres: Muyucmarca, Sallacmarca y Paucarmaca. El primero tenía una forma cilíndrica con una altura equivalente a unos cuatro pisos y un diámetro de unos 22 metros. Se encontraba en el centro. El segundo tuvo forma cuadrangular. Desde allí se divisaba toda la ciudad de Cuzco. El tercero, también de forma cuadrada, estaba ubicado al otro extremo del Sallacmarca. La descripción de estas construcciones se debe al Inca Garcilaso de la Vega que jugaba aquí de niño y lo dejó escrito.

Aquí descubrimos la manera que tenían los incas de determinar una vez conseguida la semilla en Moray dónde plantarla. Colocaban vasijas con la misma cantidad de agua en distintos sitios. Días después a una hora temprana las recogían y estudiaban el grado de congelación del agua para determinar qué zonas eran iguales. También nos explicó Víctor el sistema de depurado de aguas que usaban. Se introducía el agua en un canal con forma de espiral con cierta inclinación y al final se colocaba la salida de agua por encima del suelo. De esta forma se dejaba parte de la arena en ese «escalón» de salida. Este proceso lo repetían hasta en tres ocasiones para conseguir agua para consumo. El canal de salida del último de los círculos estaba cubierto para evitar que volviera a contaminarse.

Desde allí vamos a Qenko, un templo más dedicado a la muerte, a la serpiente, por lo tanto más triste. La palabra tiene como significado laberinto por las formas que las piedras tomaron y que los incas supieron aprovechar. Las mujeres de la zona vestían de negro con una raya roja en la pollera. Los incas aprovecharon las piedras naturales para crear un anfiteatro. En el centro se cree que existió una estatua con forma de puma sentado. Los incas no eran escultores y no había precisión o detalles en sus obras, simplemente le daban la forma, decían lo que era y todo el mudo lo aceptaba. Posteriormente vimos, en museos, esculturas incas con un nivel de detalle impresionante, pero parece que en las grandes obras no se debían esmerar mucho.

Se supone que aquí se realizaban sacrificios, pero no está claro donde puesto que se conservan dos mesas ceremoniales. Una en el exterior de la caverna con dos sillas de piedra (con sus tres peldaños: tres mundos, la trilogía inca) y otro en la caverna inferior creada a base de tallar la piedra existente. En esta inferior hay también una zona para colocar los difuntos momificados y otra para que el sacerdote pueda preparar las ceremonias. Todas las ceremonias incas eran ensayadas antes de realizarse.

A la salida compramos una especie de bizcocho fabricado con maíz delicioso.

El tercero en discordia es Puca Pucara. En este caso sí que nos encontramos ante un fortín. La tercera planta estaba ocupada por un pelotón para proteger la zona. Puca es rojo y Pucara fortín. Además de esa función defensiva, su principal objetivo era llevar la contabilidad de los productos que entraban y salían de Cuzco, sirviendo también como almacén para luego repartirlos. La sociedad inca era una especia de comunismo, pero con élite. Todos recibían igual cantidad de comida, nadie tenía más, y todos hacían el mismo trabajo. Es más, según los guías todos trabajaban contentos, sobre todo porque siempre lo hacían con música. En cada campo de trabajo además de agricultores había músicos que se encargaban de amenizar las labores.

Este centro administrativo se comunicaba mediante espejos con Tambomachay, que se encontraba al otro lado del camino del inca, un templo dedicado al agua. Fuentes y caídas de agua varias, algunas talladas en roca perfecta, lo perfecto en la cultura inca es sagrado.

En Tambomachay encontramos un montón de gente que nos intenta vender alpaca de mil maneras pero no acabamos de creerlo. Le preguntamos a Víctor y nos dice que hay tiendas que tienen la licencia de venta y que, por ley, no pueden vender otra cosa. Están cerca del primer templo y, como es pronto, se ofrece a llevarnos para que podamos apreciar la diferencia. El problema para apreciarla es que en esas tiendas no hay nada que no sea de primera calidad, o así debe ser. Unos calcetines y una chompita de alpaca, al final alpaca «vieja». La baby corresponde al primer esquilado del animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Alicia32
    26 junio, 2009 a las 09:07

    Qué bien el tour!!encima los dos sólos y gratis..Dices que lo mirásteis en otras agencias..¿cuánto os pedían?es por hacerme una idea..¿y qué incluian?

  • JAAC
    26 junio, 2009 a las 09:29

    Ya te dije que al final no fue todo tan malo con la agencia 🙂 El que no llora no mama, y nosotros conseguimos «mamar» bastante.

    Sólo dio tiempo a mirarlo en una agencia antes de que llegara Alfonso y volviéramos a la «lucha». Nos pidieron 10$ por cabeza. La excursión incluía lo mismo que la nuestra, la visita a los cuatro sitios, pero en autobús, obviamente en grupo.

    Lo de las tiendas de alpaca y dejarnos delante del centro de las danzas fue un extra.