EuropaItaliaPalermoSicilia

Palermo (II)

  

El segundo día en Palermo nos acercamos a La Zisa y a sus jardines. Es una construcción árabe del siglo XII. Su nombre deriva del árabe al-Azîz que significa noble, glorioso, magnífico. Se mantuvo intacto hasta 1.635, año en que se modificó según la moda vigente.

Desde allí nos dirigimos a las catacumbas de los capuchinos. En el interior no se permite hacer fotos, pero la verdad es que cuanto menos macabro.

Después nos fuimos a Monreale. Desde allí se ve una panorámica de Palermo casi completa.

Las calles del pueblo tienen un aire romántico muy llamativo. Una preciosa catedral y más iglesias.

El interior del duomo.


Y a última hora encontramos una fábrica de cannoli. DELICIOSO.

  

9 comentarios

  1. 14 octubre, 2008 en 09:12 — Responder

    Pues si que tiene cosas bonitas Palermo.
    Los cannoli tienen una pinta estupenda. ¿Que son exactamente?

  2. 14 octubre, 2008 en 09:16 — Responder

    Yo he probado los cannoli, o algo parecido en España…pero es que yo no soy muy dulcero.
    No sabía que Italia tenía reminiscencias árabes más allá de Venecia.
    Un saludo.

  3. 14 octubre, 2008 en 21:48 — Responder

    Un tubo de pasta frita de unos 15 ó 20 cm de largo relleno de requesón (el original de oveja, ahora casi siempre de vaca), junto con crema pastelera o chocolate.
    Masmi, esto se queda en la memoria para siempre 😉

    • Miguel Reyero
      25 marzo, 2019 en 01:26 — Responder

      Nunca de vaca (no sabe a nada…). Siempre ricotta di pecora (oveja). Nunca llevan crema pastelera ni chocolate: scorcce crujiente, por dentro requeson de oveja y azucar. Optativo, trocitos de chocolate negro o fruta escarchada. Adictivos

  4. 14 octubre, 2008 en 21:51 — Responder

    Humm, Anselmo si los has encontrado en España dime dónde a ver si nos pilla cerca, para ahorrarnos otro viaje a Palermo, que sólo por eso merece la pena volver. Aunque iríamos a otra parte de Sicilia ya que estamos.
    En Sicilia también estuvieron los árabes durante mucho tiempo.

  5. 23 octubre, 2008 en 06:17 — Responder

    No he comido nunca los cannoli, ni sabía que existían, pero tienen una pintaaaaaaaa.

    La ciudad es preciosa y las fotos son, como en todos tus viajes, espectaculares. Hay que apuntarlo!!

    • Abel
      29 enero, 2017 en 16:12 — Responder

      Hola Bira, Hola al blog que es fabuloso!.
      Bira hare una parada o stopover de mas de 6 horas en Amsterdam el proximo mayo 2017 y pensaba tomar el tren a Utrecht por un paseo por 3 horas o a La Haya igual, es 30minutos apenas desde el aeropuerto Schipol. Crees que vale la pena Uthrecht mas que La Haya? Mi idea es La Haya.
      saludos al post y disculpa por salirme del hilo de Palermo que esta muy lindo y lo agradezco mucho!
      saludos miles

      • 30 enero, 2017 en 16:24 — Responder

        Hola Abel,
        El comentario de Bira es muy antiguo y no creo que te pueda responder… En aquel momento nosotros tampoco habríamos podido, pero justo el verano pasado visitamos las dos ciudades que comentas: La Haya y Utrecht. Difícil decirse por una en concreto pero, a cambio, te ofrecemos nuestra visión de las dos para que puedas elegir tú mismo con más ideas sobre lo que hay en cada una: Sorpresas de La Haya y cosas que ver en Utrecht.
        Ya nos contarás tu decisión final 🙂

  6. 23 octubre, 2008 en 20:17 — Responder

    Deliciosos Bira, créeme. Casi seguro que los encontrarás en Utrech, pero comerlos recién salidos de la fábrica es… tenemos que volver allí, que se come muy bien 🙂

    Gracias otra vez por tus cumplidos a las fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *