5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Santa Sofía: historia, curiosidades y mosaicos

Las invasiones y conquistas han ido cambiado durante siglos la forma de las ciudades y el uso de sus edificios, pero siempre es más llamativo en el caso de los religiosos. Mezquitas que se transforman en iglesias –como la mezquita de Córdoba en España–, iglesias que se transforman en mezquitas –como Santa Sofía– o sinagogas que se transforman en iglesias –como la de Toledo son los ejemplos más llamativos. Durante gran parte de la historia –espera, que todavía es así–, las construcciones religiosas han sido –y siguen siendo– las más sólidas, las que tenían mejores materiales y las que mejor aguantaban guerras y asedios.

Estambul Santa Sofia Salto

De guerras y asedios sabían mucho en Lygos, Bizancio, Augusta Antonina, Nueva Roma, Constantinopla… Una ciudad no cambia tanto de nombre si no es porque los que la conquistan lo quieren, así que, os podéis hacer una idea de todo lo que ha vivido Estambul y la iglesia, mezquita, museo de Santa Sofía.

Santa Sofía

Pocas veces un edificio tan contrario a las ideas de los vencedores sobrevivía. Una iglesia católica en una ciudad tomada por los otomanos islámicos tenía pocas posibilidades de supervivencia. Pero no hablamos de una iglesia cualquiera. Era la segunda más grande del mundo, con casi mil años de antigüedad y, por suerte, las tropas no estaban al mando de Napoleón que tenía la manía de tratar de destruir todo lo que no se podía llevar a Francia cuando tenía que salir de una ciudad.

Estambul Santa Sofia Interior Discos

En cualquier caso, a punto estuvo de no llegar hasta nuestros días. La conquista de la ciudad dio paso a un saqueo que duró tres días. Saqueo en el que Santa Sofía fue uno de los objetivos principales al pensar que guardaba el tesoro de la ciudad. Con todo y con eso, cuando Mehmed II la vio, decidió que tenía que transformarse en mezquita y no dejar que acabara por destruirse. Pensad que impresionó a Mehmed II en el siglo XV, pero que estaba ahí desde el año 537. Sí, 537, no falta un uno.

Curiosidades de Santa Sofía

La primera curiosidad sobre el actual museo de Santa Sofía es que no está dedicado a ninguna santa de nombre Sofía. Su nombre original era Ναός τῆς Ἁγίας τοῦ Θεοῦ Σοφίας ahí es nada. Griego, que pasó a latín, y Σοφίας que pasó a Sophia, sabiduría. La iglesia estaba dedicada a la santa sabiduría de Dios. Y la segunda, sólo para españoles, es el cartel que indica la entrada: giriş, que es como se escribe entrada en turco.

Durante casi mil años fue la iglesia más grande del mundo, hasta la construcción de la catedral de Sevilla. Aunque hay que tener en cuenta que ya había dejado de ser iglesia católica para convertirse en mezquita unos 80 años antes de la construcción de la sevillana.

Estambul Santa Sofia Interior Luces

La cúpula original de Santa Sofía era más grande y estaba a mayor altura, pero los terremotos de la zona acabaron destruyéndola en poco más de 20 años. Eso sí, los 33 metros de diámetro y los casi 56 metros de altura de la actual son impresionantes. Pensad en lo que tendría que sentir un habitante de Constantinopla al entrar a la iglesia en el año 559, cuando la repararon.

Si os parece que casi todas las mezquitas de Estambul son iguales… es porque tenéis buen ojo. Muchas de ellas siguen el diseño de Santa Sofia, aunque con más o menos minaretes.

Los discos de fondo verde con inscripciones en oro –sí, oro– con los nombres de Alá, Mahoma y de los primeros cuatro grandes profetas que se ven en los vértices de la nave central tienen un diámetro de ¡siete metros y medio! ¿A qué no lo parece desde abajo? Pero desde la galería superior, camino de los mosaicos, veréis que son enormes.

Estambul Santa Sofia Interior Disco Arriba

Como pasó en la mezquita de Damasco –¡cómo estará ahora con la guerra!–, los mosaicos de Santa Sofía fueron cubiertos, en este caso con cal, en el siglo XVIII.

Los mosaicos de Santa Sofía

Cuando seáis capaces de seguir caminando sin riesgo de tropezar por estar con el cuello levantado mirando las paredes y el techo, será el momento de buscar las escaleras que os llevarán a la galería superior donde se encuentran los mosaicos, descubiertos y restaurados.

Estambul Santa Sofia Interior Mosaico Pantocrator

La palabra artista se queda corta para definir a los maestros –también se queda coja ésta– que unieron las miles de pequeñas teselas hasta conseguir expresiones en las caras, arrugas naturales en las túnicas, movimiento en el pelo, detalles en manos y dedos…

La Déesis del siglo XIII con el Cristo Pantocrátor, el que muestra a la emperatriz Zoe y a su marido flanqueando a Cristo –otra curiosidad, la emperatriz se casó en tres ocasiones y con la segunda y la tercera boda se cambió la cara del hombre que la acompañaba en el mosaico–, el de Comneno

Estambul Santa Sofia Interior Mosaico Comneno

Necesitaréis otro rato para poder encontrar las escaleras y bajarlas con seguridad. Es muy fácil que se desencaje la mandíbula y se disloque el cuello en Santa Sofía.

¿Te quieres ir de viaje a Estambul por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Estambul aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Estambul aquí o compara entre varios portales de alojamiento aquí.
  • Alquila el coche al mejor precio en Estambul aquí.
  • Las mejores guías de Turquía aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios