AustraliaOceanía

Great Ocean Road, más que Doce Apóstoles

  

Hay muchas imágenes que vienen a la mente cuando uno piensa en Australia: la Ópera y el puente de la bahía de Sydney, el Uluru, la Gran Barrera de Coral… y los Doce Apóstoles. No tan conocidos –por eso los usamos en la entrada en la que desvelábamos el destino de nuestro viaje– pero igualmente un icono del país. Pero, como pasa con el Tesoro respecto a Petra, los Doce Apóstoles no son más que una pequeña parte de las maravillas de la Great Ocean Road, la Gran Carretera Oceánica. El primer día en Melbourne contratamos la excursión que nos llevaría a conocer sus puntos más importantes (125 AUD por cabeza, con Autopia Tours). En esta ocasión también se podría ir por cuenta propia, pero habría que alquilar un coche.

Es posible recorrer los 243 km de la carretera y volver en una jornada… si no paras en ningún sitio. Si haces paradas, y obviamente un tour las hace, la cosa se complica un poco más: son necesarios un par de días para ir tranquilos. Tanto es así que la excursión recorría sólo los primeros 200 km desde Torquay –el comienzo de la carretera desde Melbourne– y las paradas eran con el tiempo justo para verlo todo.  Desde las 7.30 hasta las 21.00 que nos dejaron de nuevo en St. Kilda.

Australia-Great Ocean Road Bells Beach

Lo primero que nos explico Ash, nuestro guía, es que la carretera en sí es un monumento conmemorativo a las víctimas australianas de la Primera Guerra Mundial. La mentalidad del gobierno del país de hacer fluir el dinero no es algo nuevo –aunque nosotros lo habíamos descubierto hacía poco– y la construcción de la carretera lo demuestra. Hubo dos motivos para hacerlo. El primero, darles trabajo y una paga a los miles de soldados que volvieron de la guerra, aproximadamente unos 3.000 participaron en las obras. Y, el segundo, unir los pueblos del oeste de Melbourne que hasta aquel momento sólo eran accesibles por mar o en duros camiones. El que fuera “una obra benéfica” no quita que se trabajara duro. Se construyó de forma manual entre 1919 y 1932, a un ritmo de tres kilómetros al mes. La carretera se divide en tres tramos, cuyos nombres demuestran, como Ash nos dijo, la falta de imaginación australiana para nombrar las cosas. Desde Melbourne tenemos la Surfer Coast, plagada de impresionantes playas llenas de surfers; la Green Coast, con parques naturales; y la Shipwreck Coast, lugar de hundimientos de barcos.

La primera parada fue en Torquay y su famosa playa Bells Beach, una de las playas surferas más conocidas del país. Fue en esta ciudad donde comenzaron marcas tan conocidas como Rip Curl o Quick Silver. No había mucho viento, ni olas, cuando llegamos y poco podían hacer las decenas de surfers que esperaban sobre sus tablas en el mar. Ash nos contó que la playa que aparece al final de la película Le llaman Bodhi, que supuestamente es Bells Beach, no lo es. En realidad es Cannon Beach, una playa de Oregon en Estados Unidos.

Australia-Great Ocean Road Bells Beach Surfer

Siguiendo con las referencias de cine y televisión pasamos por el faro de Split Point. Para nosotros no es conocido en absoluto pero en Australia toda una generación de jóvenes se asustó con una serie que tenía este lugar por escenario –Round the Twist–. Poco más adelante pasamos por la casa en la que Max –antes de convertirse en Mad Max– pasa las vacaciones junto a su familia.

Australia-Great Ocean Road Faro Split Point

Poco antes de comer paramos en una reserva en la que, esta vez sí, encontramos a koalas en libertad –en Magnetic Island no hubo manera de encontrarlos libres–. Subidos a sus eucaliptos e incluso moviéndose –poco, todo hay que decirlo–. Ya habíamos entrado en la Green Coasty, cómo no, paseamos por otro bosque pluvial, en Otway National Park.

Australia-Great Ocean Road Koalas

Llegaba el momento más esperado. Como sucedió con Town of 1770, el nombre de Doce Apóstoles es puro marketing. Se cambió el original, Sow and Piglets –La cerda y los lechones–, en 1950 tratando de atraer el turismo, y vaya si lo consiguieron. Doce bloques de piedra caliza sobresaliendo del mar en Port Campbell, tampoco había que ser muy imaginativo para inventar el nombre, pero no sólo no eran doce desde el principio, sino que la erosión ha acabado con algunos. Un lugar impresionante en el que han construido un centro de visitantes e incluso ofrecen paseos en helicóptero de 7 minutos(80 AUD por persona). No lo hicimos, ni nadie de nuestro tour, mucho dinero para muy poco tiempo.

Australia-Great Ocean Road Doce Apostoles

Australia-Great Ocean Road Doce Apostoles

Pero todavía quedaba la Shipwreck Coast. El hundimiento más conocido es el del Loch Ard. Se trata de un barco que viajaba desde Inglaterra hasta Melbourne, en 1878. Después de unos tres meses de travesía, un día antes de llegar a su destino, acabó hundiéndose al perderse el capitán en la niebla. Sólo dos de sus 54 pasajeros sobrevivieron: Eva Carmichael –irlandesa de 17 años que vio morir a cuatro miembros de su familia esa noche– y Tom Pearce –grumete de 15 años–. Eva sobrevivió aferrada a un palo durante cinco horas y sólo gracias a que Tom, después de conseguir llegar a tierra –primero aguantó horas sobre el casos de un bote salvavidas volcado–, volvió a entrar al mar a buscarla al oír sus gritos. Los dos supervivientes acabaron en una garganta abierta entre los acantilados hasta la playa, la primera que visitamos, llamada desde entonces Loch Ard Gorge. Eva regresó a Europa a los tres meses mientras que Tom siguió su carrera como marino y murió en otro hundimiento años más tarde.

Australia-Great Ocean Road Loch Ard Gorge Salto

La última de las formaciones que visitamos fue el Puente de Londres, London Brigde o London Arch, que sigue siendo un lugar increíble a pesar de que el “puente” cayó en 1990 debido a la erosión.

Australia-Great Ocean Road London Brigde

Sigue nuestro viaje en twitter con el #koalatrip y en facebook.

¿Te quieres de ir de viaje a Australia por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Australia aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Sídney, en Melbourne, en Cairns y en muchas otras ciudades.
  • Alquila el coche en Australia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Australia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

6 comentarios

  1. […] Nuestro recorrido siguió por las poblaciones de Lorne, Apollo Bay y Port Campbell, aunque no paramos en estos lugares, sino en otros puntos que nuestra guía nos sugirió por la belleza del paisaje o por algún hecho de interés, relacionado principalmente con la construcción de esta carretera. […]

  2. […] Tras este break que también sirvió para beber una taza de té y entrar en calor, nuestro recorrido siguió por las poblaciones de Lorne, Apollo Bay y Port Campbell, aunque no nos detuvimos en estos lugares, sino en otros puntos que nuestra guía nos sugirió por la belleza del paisaje o por algún hecho de interés, relacionado principalmente con la construcción de esta carretera. […]

  3. javier Manrique
    28 julio, 2016 en 17:56 — Responder

    siempre que veo estas imágenes me llega la nostalgia te estos lugares tan maravilloso de este hermoso planeta Melbourne por siempre

    en mi corazon

    • 4 agosto, 2016 en 12:00 — Responder

      Hola Javier y bienvenido al blog 🙂
      A nosotros también se nos quedó Melbourne en el corazón 🙂 estuvimos en casa de un amigo cuatro días y, al final, nos sentíamos unos Melbournians más 🙂

  4. Alejandro
    16 diciembre, 2016 en 08:49 — Responder

    me encanto leer esto chicos! gracias por tomarse el tiempo de compartir! Estoy por un tiempo en Melb y estaba pensando si ir, viene un amigo de Hong Kong, y lamentablemente no podemos conducir, asi que ahora convencido de hacer el day tour. gracias

    • 18 diciembre, 2016 en 20:39 — Responder

      Hola Alejandro y bienvenido al blog 🙂
      Muchas gracias a ti por tomarte el tiempo de leernos 🙂 La verdad es que con lo bonitos que son los paisajes creemos que es mejor que conduzca otro y tú puedas estar alucinando con lo que aparece por la ventanilla… aunque no podrás parar en todos los sitios donde lo harías conduciendo tú. Eso sí, en ese caso no sería un “day tour” sería, como poco, un “week tour” con todas las paradas jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *