5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Eligiendo un destino para un viaje

Una de las preguntas que más veces oímos los que viajamos bastante es la de «¿cuál es tu próximo destino?«. Lo cierto es que siempre solemos tener una respuesta, porque nos gusta tener un viaje comprado para después. Volver de un viaje y no tener otro un billete de avión comprado es motivo de depresión post-vacacional. Más que motivo, es una razón que hace que sea más grande, la depresión post-vacacional siempre está presente, es eso que se tiene entre un viaje y el siguiente. Pocas veces nos hemos encontrado «en tierra» sin saber la fecha y el destino del siguiente vuelo.

Pero eso no significa que planeemos los destinos de alguna manera. No somos conscientes de que elegimos un destino hasta que no es demasiado tarde. Sólo cuando ya estamos mirando los vuelos a un destino, para ver el dinero del que estamos hablando, nos damos cuenta de que ya estamos decididos y de que, a no ser que el precio sea prohibitivo, ya no habrá vuelta atrás.

Hace años hicimos una lista de los destinos que queríamos visitar, una noche en barco da para mucho. Pero, con el tiempo nos hemos dado cuenta de que se nos quedaron fuera muchos. Es algo que revisamos de vez en cuando si no hay nada en mente, sólo como aperitivo, para que nos entre hambre de visitar.

En algunos casos se trata de un artículo leído en una revista. El viaje a Sudáfrica surgió por un reportaje leído sobre el buceo con tiburones blancos. Nos llamó la atención. Nos gustó la idea de vivir esa experiencia. Algo que nos pasa siempre es que, una vez surge un destino, todo parece dirigirnos a él. Vimos un reportaje en televisión sobre tiburones (Jesús Calleja tuvo la culpa). Y un par de fotos y vídeos más nos «obligaron» a tomar la decisión.

En otros casos son comentarios, familiares, amigos, blogs… Uzbekistán no es un país que uno tenga habitualmente en su lista de sitios a visitar pero si alguien dice que es bonito y que merece la pena ya está plantada la semilla del viaje. Unas fotos de la Plaza Registan, un campamento de yurtas en el que dormir… y el hecho de que no conociéramos a nadie que hubiera estado bien valía mirar los vuelos. Un buen precio acabó por decidirnos.

Plaza Registan, Samarcanda, Uzbekistán

Las ofertas de las compañías aéreas no deciden sólo las escapadas y los viajes cortos. Un día en Bérgamo, en Santiago de Compostela, en Lisboa, en Santander… sólo se pueden hacer si el precio acompaña. Pero Perú, India o Noruega también se basan en esa oferta que llega por correo y que crea la necesidad de aprovechar la ocasión. Los que se van a Japón con Alitalia por los 200 euros saben de qué hablo.

Machu Picchu, Perú

Antes teníamos en cuenta el factor climatológico al decidir un destino. Con el tiempo hemos llegado a la conclusión de que, igual que siempre hay algo que ver en todas partes, siempre se puede disfrutar en cualquier época. Los -20º de Uzbekistán, los 45º de India, la bufera de Bologna… lo demuestran. Mientras no llueva todo lo demás le da encanto al viaje.

Bicicleta con nieve en Bologna

En conclusión: cualquier destino es bueno y en cualquier momento puede entrar en juego.

Y vosotros, ¿elegís los destinos? ¿en qué os basáis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20  Comentarios

  • Purkinje
    1 febrero, 2012 a las 11:03

    Es un tema complicado… Si pudieramos elegir nos basaríamos en preferencias personales, por lo que el top estaría ahora mismo en Islandia y Madagascar… Pero a la hora de la verdad lo que manda es la economía… así que una vez visto lo que nos podemos permitir, nos vamos a los enlaces que tenemos guardados en Delicious y le echamos un ojo para ver cual nos apetece más…

    http://delicious.com/mapaygps

  • 1 febrero, 2012 a las 12:01

    La razón para empezar un nuevo viaje para mi muchas veces es por ir aun rally que quiero ver, entonces aprovecho y ya que hay que ir a algún sitio, pues quedo unos días o semanas más por la zona, y así la conozco.
    También otra «disculpa» puede ser visitar a algún amigo, y así además de conocer un nuevo sitio tengo un guia de lujo 😀

  • Cool
    1 febrero, 2012 a las 12:21

    Nosotros seguimos con la táctica climatológica: ¿cuándo tenemos vacaciones? entonces a partir de ahí elegimos destino, que nunca nos faltan.
    Por cierto, respecto a la primera frase de la entrada, parece que nuestra familia, amigos y compañeros del trabajo nos están esperando de un viaje, solo para saber cuál será el próximo. ¿Dónde os vais a marchar ahora? frase repetida hasta la saciedad jejeje
    Saludos,

  • 1 febrero, 2012 a las 12:53

    Como dices a la hora de buscar un nuevo destino siempre suele ser determinante el momento en que te pones a mirar los vuelos, en esa búsqueda es donde surge una corazonada que te anima a visitar ese sitio tan deseado que igual estaba en la posición 1 de tus preferencias como en la 7, el caso es conocer nuevos lugares y seguir descubriendo este mundo.

    Tienes razón que siempre viene bien tener algo en mente tras la vuelta de un viaje, desde luego que el retorno a la normalidad se hace duro, sobre todo cuando ves los vídeos y fotos del pasado viaje 😀

    Saludos!!!!

  • Aran BL
    2 febrero, 2012 a las 00:10

    Bueno, en primero lugar, Jesús Calleja con sus desafíos yo creo que nos deja con las ganas de ir a muchos sitios jeje.

    Respondiendo a tu pregunta, por desgracia no tengo mucho presupuesto y lo de los viajes para mí es un lujo. Normalmente mis viajes son pequeñas escapadas a pueblos cercanos, y para elegir a cuál me baso en el tiempo que voy a tener para visitarlos.

    Si se trata de viajes más largos… Últimamente «me los organizan», ya que con la banda de música estamos saliendo bastante.

    Vaya, leyendo mi propio comentario me he dado cuenta de mi ausencia de criterio jejeje. ¡Ojo lo que hablo!

    Un saludo! Precioso post con una buena elección de fotos 😉

  • JAAC
    2 febrero, 2012 a las 00:23

    Hola Purkinje!

    La economía es siempre un factor básico a la hora de viajar. Ya puedes tener una lista o no, pero llega el momento de mirar cómo llegar hasta allí y los destinos van desapareciendo 🙁

    Me guardo el enlace de delicious 😉 y el primero de todos, la Basílica de la Cisterna de Estambul es genial! pero en Cáceres hay un aljibe que también merece la pena y es más asequible el viaje 😉

  • JAAC
    2 febrero, 2012 a las 00:26

    Hola Machbel!

    No está mal tener una excusa para viajar que te ayude a decidir y que ayude también a sufragar el viaje. Nosotros hemos buscado alguna «excusa» alguna vez, como ir a ver alguna exposición en algún sitio, pero siempre en España.

    Lo de las invitaciones siempre es de agradecer, y nunca hay que dejarlas pasar! 🙂

  • JAAC
    2 febrero, 2012 a las 00:32

    Hola Cool!
    Nosotros también seguíamos esa táctica antes. Lo que pasa es que hay destinos a los que no podíamos ir nunca porque no teníamos las vacaciones en la época adecuada o porque, no son tontos, eran demasiado caros en ese momento… Al final, bien equipado cualquier clima es soportable y los precios y la tranquilidad de que haya poco turista bien merecen el esfuerzo 🙂

    Parece que están hartos de vernos, verdad? Nada más llegar ya están preguntando cuándo y dónde nos vamos. Como si fuéramos unos invitados incómodos! y eso que cada uno está en su casa!! jajaja

    Buena lista de países los que has visitado 🙂

  • JAAC
    2 febrero, 2012 a las 00:35

    Hola José Carlos!

    Sí, ese momento de la búsqueda de vuelos… pero antes de llegar a ese momento hay que elegir el aeropuerto al que quieres llegar, no? 😉

    Desde el viaje a India hemos cambiado la táctica y ahora en lugar de buscar el vuelo al sitio que queremos, nos dejamos llevar por la mejor oferta al sitio que sea, que seguro que merece la pena ir!

    Si es que, al menos para nosotros, la normalidad es estar de viaje 🙂 la frase de «la vida es eso que te sucede mientras haces otros planes» debería ser «la vida es eso que te sucede mientras estás de viaje, entre viaje y viaje buscas otro destino» 😉

    Ponerte a revisar lo traído para escribir una entrada te hace volver a viajar… pero luego te das cuenta de que sigues sentado en la misma silla y de que al día siguiente tienes que ir a trabajar 🙁

  • JAAC
    2 febrero, 2012 a las 00:42

    Hola Aran!

    Cierto, tienes toda la razón del mundo. Yo quiero ir con Calleja a donde me lleve. Sin restricciones. Si hay que escalar, se escala; si hay que bucear, se bucea; si hay que rapelar, se rapela; lo que pida!!

    Los viajes cortos muchas veces son más gratificantes que los largos. Estas al lado de casa y todo es más cómodo, no tienes la presión de verlo todo o de disfrutarlo al máximo. Siempre podrás volver otro día, lo que hace que sean más relajados.

    Banda de música? Wow! no está mal como «excusa» para viajar. Machbel tiene los rallies y tú los conciertos 🙂 al decir banda entiendo que es clásica? supongo que si no habrías dicho grupo… próximos conciertos?

    No te preocupes por el criterio! jajaja ya ves que nosotros vamos donde nos llevan las compañías aéreas casi sin preguntar lo que hay allí. Lo descubrimos al bajar del avíón!

    Muchas gracias, me alegra que te gusten las fotos 🙂

  • Purkinje
    2 febrero, 2012 a las 10:57

    Gracias por la recomendación! Cáceres siempre es un gran destino…

  • Helena
    2 febrero, 2012 a las 16:16

    Interesante ver cómo o en base a qué se mueve cada uno…
    La verdad es que la cosa está algo mal a nivel económico ahora así que, como a mí me queda mucho mundo por ver, creo que fundamento mi decisión en función del precio de vuelos o transporte a cualquier sitio combinado con los días de los que dispongo… Y de lo que sale elijo.
    Un saludo 😉

  • 2 febrero, 2012 a las 23:10

    Hace unos días precisamente comentábamos algo al respecto en el blog:
    «Supongo que hay destinos que tú no eliges, te eligen ellos a ti, te atraen, te enredan. Será una pequeña nota, o un comentario, o una fotografía vista por accidente en alguna revista o en alguna guía de viajes.»
    Así fue como nos atrapó la Playa de Legzita

  • El Guisante Verde Project
    3 febrero, 2012 a las 10:29

    Yo creo que nos movemos por impulsos, a veces un libro, un comentario, una imagen, un recuerdo incluso. Y también, en nuestro caso, la formación nos ha inoculado en la mente lugares que hay que visitar.
    Luego, a la hora de ponerse manos a la obra, son los factores económicos los que, como siempre, dictan sentencia… aunque hay que tratar de minimizar su influjo!
    Saludos!

  • conxa
    6 febrero, 2012 a las 18:30

    pero que ha pasado aqui en mi ausencia???? cuanta gente!!!

    Mis destinos,siempre han sido puntitosque me han dado, por una conversación,por que alguien me haya contado un viaje (el tuyo de Tanzania por ejemplo) algo que he visto…..cualquier cosa.
    Y al igual que vosotros,aunque muchisimoooooo mas espaciado en el tiempo,ya sabes lo poco que viajo yo, cuando regreso necesito estar pensando en el siguiente aunque falten muchos meses, necesito estimularme.

  • JAAC
    8 febrero, 2012 a las 22:21

    Purkinje si es que tenemos de todo 🙂 acércate a Cáceres que es una ciudad preciosa

  • JAAC
    8 febrero, 2012 a las 22:23

    Hola Helena!
    Cada uno tiene sus motivos, pero es evidente que el económico es el que nos une a todos. Tenemos muchos destinos en la cabeza, pero la cartera es la que tiene que pagar los billetes.
    Lo que veo es que cada vez más nos guiamos por ofertas que por destinos. Al menos los que aceptamos como destino al mundo entero 🙂

  • JAAC
    8 febrero, 2012 a las 22:24

    Tú lo has dicho Ahora toca viajar, muchos destinos te eligen a ti más que tú a ellos. Esos lugares de los que no sabes nada pero has visto una foto en un momento que se te quedó grabada.
    Si es que lo que no tenemos que hacer es entrar en webs de viajes o ver documentales!! jajaja, que luego enganchan y no nos quedamos tranquilos hasta que los pisamos!

  • JAAC
    8 febrero, 2012 a las 22:27

    Hola Guisante Verde 🙂
    La verdad es que, cuando algo se nos mete en la cabeza, los precios empiezan a ser relativos. Un billete que cuesta un 50% más que otro a un destino que nos ha enamorado, frente a uno que ni fú ni fá… No sólo el tiempo es relativo 😉 también el concepto de «caro»
    Eso sí, siempre hay maneras de llegar a los sitios gastando lo menos posible: combinar transportes, ir a destinos cercanos más económicos y luego moverse por carretera o tren…

  • JAAC
    8 febrero, 2012 a las 22:28

    Hola Conxa!
    Ya ves 🙂 las redes sociales y los blogs temáticos 🙂

    Si es que estar en casa sin tener un objetivo a la vista, aunque sea sólo un fin de semana no es sano. Te acabas agobiando cuando ves pasar un día tras otro sin cambios.