5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Amsterdam, nos volvemos

Poco más quedaba ya que hacer en la ciudad de los canales que dar una vuelta y comer algo antes del vuelo de vuelta.

Como siempre, pasear por las calles de Amsterdam es un placer: tranquilidad, poco ruido, nada de contaminación… lo único que hay que tener cuidado con las bicis porque ellas siempre tienen la preferencia. Es impresionante el tema de bicicletas allí: las hay incluso familiares para una familia con cuatro o cinco niños. Llevan un carrito delante con un par de filas de asientos para los niños pequeños y un asiento infantil en la parte de atrás ¿quién necesita un coche familiar si en un bici pueden ir seis?


Para comer nos acercamos de nuevo a Winkel a por otro trozo de tarta de manzana y un bocadillo de queso holandés.

Una de las curiosidades de las casa, todas no sólo las que están próximas a los canales, es la existencia de una viga en la parte alta del tejado con un gancho del que enganchar una polea para subir las cargas a los pisos superiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • conxa
    12 enero, 2010 a las 19:19

    bueno, ya he tomado buena nota de tu información, y si al final nos inclinamos por amsterdam,ya te pediré mas información.

  • JAAC
    14 enero, 2010 a las 15:18

    Ya me dirás si Amsterdam entra en tus planes en algún momento. Lo del hotel es para nota, recuerda.