5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Perú (XVIII), visita a Machu Picchu

Martes 05/05/2009 (2)

Machu Picchu

Nos cuenta que la entrada a Huayna Picchu es válida desde las diez hasta las once, que no habrá problema, que ella nos garantiza que podremos subir y que haremos un recorrido de dos horas. Para las 10:30 nos dejará en la entrada.

Lo primero que hace es saludar y preguntar la nacionalidad de todo el mundo, pidiendo un aplauso para cada país. Absurdo y no ayuda a tranquilizarnos, nos parece una pérdida de tiempo. Lo siguiente es que ha perdido a dos personas. Cuando llegan le echan en cara que cómo puede ser eso posible, que es ella la que tiene que estar pendiente de los turistas y no los turistas tener que buscarla por todo el recinto. Está claro que no sólo a nosotros nos pasan estas cosas. Nuestra guía finalmente es la que en la entrada nos dijo que no la conocía y nos ofreció ir con ella. Y, a pesar de eso, no hace más que defenderla. Así estáis quedando mal las dos, ella por impuntual e impresentable y tú por cubrirla en lugar de decir, como la otra, que las cosas no se hacen así y que hay que estar a la hora.

Explicación del origen del nombre de la ciudad: fue Hiram Bingham el que lo decidió así. Cuando encontró la ciudad en 1.911 utilizó el nombre de la montaña principal que se encuentra tras la ciudad, llegando por el camino del inca, como nombre para todo el complejo. Machu Picchu, pico viejo, es una montaña de unos 3.050 metros de altura que domina la entrada. Otra de las altas cumbres que rodean la ciudad es Huayna Picchu, pico joven. El motivo de que la ciudad esté donde se encuentra es: religioso, los dioses de los incas estaban en el cielo (el sol, la luna, las mismas montañas,…); astrológico, mayor visibilidad del cielo desde la zona; y económico, buenas tierras para cultivar en terrazas (hoja de coca, maíz, algodón, papa, etc.) y control del río que corre en el valle.

El imperio inca no se denominaba inca en su época, sino Tawuantinsuyo, el imperio de los cuatro Suyos, las cuatro regiones. Estas regiones eran: Chinchaysuyu al norte (hasta Ecuador), Collasuyu al sur (más al sur de Santiago de Chile y Argentina), Antisuyu al este (el más pequeño que incluía parte de selva, es el suyo en el que se encuentra Machu Picchu) y Contisuyu al oeste (pequeño hasta la costa de Perú).

Comienza la visita desde la casa del guardián, desde donde se controlaban las entradas en la ciudad. Nos explica la existencia de un altar de sacrificios y piedra de ceremonias donde se sacrificaban animales en la época de las cosechas, llegándose a sacrificar humanos cuando había problemas con el clima tales como sequías. Las elegidas para el sacrificio eran las muchachas más bellas y con rasgos más perfectamente incas. Alrededor de la piedra hay muchas pequeñas piedras en el suelo. Nos explica que no se trata de piedras desechadas o restos. En realidad son ofrendas. Las ofrendas a la madre tierra consistían en traer rocas de sus lugares de origen y ponerlas aquí.

No somos los únicos que tenemos hora para la subida y alguno comenta que se hace tarde. Desde el otro lado de la casa vemos la postal típica de la ciudad. Nos explica que las casas estaban cubiertas con arcilla y barro rojo y que las que no son perfectas eran casas y no templos. El 80% de la ciudad estaba construido con una técnica rústica de piedra con barro. Era una ciudad y sólo el 20% de las construcciones eran religiosas, construidas con la técnica imperial de piedra sobre piedra. En la ciudad vivían unas 500 personas, pero todas de alto rango: sacerdotes, agrónomos, astrónomos,… y que como en una ciudad actual tenían desde residencias para peregrinos hasta escuelas, pasando por almacenes y templos religiosos.

Por curiosidad malsana le pregunto por el monolito del centro de la plaza y el motivo por el que no esté. Me sonríe respondiendo que he sido yo el que ha querido preguntar. A partir de ese momento cuenta la leyenda de que se destruyó por motivos políticos para que aterrizara el helicóptero de la reina de España. Le contesto que en el museo Inca de Cuzco vimos una foto de entre 1.921 y 1.929 en la que ya no estaba el monolito y que en esa época no había reyes en España. Que nos habían dicho que los propios trabajadores del Instituto de Cultura lo quitaban para jugar y que en una de ésas se destruyó. Ella recula diciendo que no sólo para la reina, que por motivos políticos para que llegaran muchos más personajes. Al final acaba aceptando que después del descubrimiento de la ciudad en 1.911, por parte de Hiran Bigham, la gente que limpiaba no sabía del valor de todo aquello y que mucha gente subía sólo para pasar un día de campo y jugaba por todas partes sin control. Aunque acaba de nuevo con los motivos políticos y el famoso helicóptero. Si es que no puede ser, que en España no hubo reyes hasta más de cincuenta años después de que desapareciera el monolito. Es absurdo cómo pueden llegar a crear y difundir estas cosas. El resto del grupo es de Chile, Argentina, Brasil y muchos de Perú, poco menos que todos parecen preferir que la culpa sigue siendo de los españoles.

En la entrada de la ciudad nos cuenta que los templos estaban cubiertos con láminas de oro y plata, aunque para los incas la verdadera riqueza estaba en el conocimiento de la naturaleza, las estaciones, las épocas de siembra, etc. La ciudad se abandonó, para protegerla, cuando se recibió la noticia de que los conquistadores estaban arrasando Cuzco. En ese momento también se dio orden de destruir todos los caminos incas que partían de Cuzco para evitar que alcanzaran el resto de ciudades. A la pregunta de qué pasó con el oro una medio tapándose la cara, medio riendo le susurra a la guía que se lo llevaron los españoles… otra idiota. La guía le responde que no, que los conquistadores no llegaron nunca a Machu Picchu. Ayer nos dijo Karen que han encontrado hace pocos años restos de esqueletos de caballos aquí, lo que demuestra que también se llegó a la ciudad, lo que pasa es que estaba deshabitada y no había cosas de valor. De entrada me parece una opinión más respetable la de Karen, pero para algo en lo que “defiende” a los españoles no voy a decir nada. El caso es que finalmente sí que lo cogieron los conquistadores pero de la ciudad que fundaron los descendientes de los habitantes de Machu Picchu (Vilcabamba), a la que sí llegaron. Explica que más tarde el mayor expolio a los tesoros incas de oro y plata fue llevado a cabo por los mestizos, que cambiaban las piezas encontradas por cosas sin apenas valor como guantes negros para diferenciarse del resto.

El siguiente expolio viene de la mano de Hiram Bingham, el descubridor de la ciudad. Llegó con un equipo de la universidad de Yale y se llevó todos los restos que encontró para datarlos y autenticarlos. Nunca más se supo de ellos, pero ellos no son los malos. Entre esos restos encontraron cientos de momias.

Después se columpia a una pregunta sobre la aparición de objetos incas en ruinas aztecas. Según ella es que los incas eran los últimos y fueron tomando cosas de todas las culturas anteriores. Que más bien serían objetos aztecas que luego pasaron a la tradición inca. En el museo Ruth nos contó de la existencia de una cultura que se desarrolló entre aztecas e incas y que tenía relaciones con ambas, de manera que, indirectamente, los incas y los aztecas tuvieron relación. De nuevo me parece más válida aquella opinión, sobre todo cuando se saca de la manga que los egipcios tomaron cosas de los griegos (sí y no, la cultura egipcia es anterior, varios siglos anterior), pero sobre todo cuando dice que los aztecas tomaron cosas de los egipcios (como las pirámides). Claro y tenían vuelos charter diarios desde El Cairo a Cuzco no te digo…

Se nos hace tarde y un brasileño que también subirá a la montaña le dice que vaya más rápido que ya son las 10:20. Pasamos de refilón por lo que se conoce como la sacristía, un edificio de estilo imperial lo que demuestra que fue un templo. Los nichos de las paredes tienen una acústica especial, que por el retraso que llevamos, no podemos comprobar, ya volveremos. Más ruinas de estilo imperial. El primero es el templo de las tres ventanas, de nuevo el nombre que le dio Hiram Bingham al descubrirlo. En realidad no se saben los nombres de nada puesto que los incas no escribían. Otro de los templos no ha soportado bien alguno de los terremotos del país y las piedras están desencajadas y aparentemente bastante inestables.

Desde aquí al observatorio, Intihuatana, donde nos enseña una piedra tallada (es roca viva original) de cuatro caras, con sus vértices apuntando a los cuatro puntos cardinales. Además un pequeño saliente de la piedra apunta al polo norte magnético. También es donde se amarraba al sol, el nombre quechua original tenía ese significado: inti sol y huatana donde se ata o amarra, y se supone que tiene gran cantidad de energía. En realidad toda la ciudad es “energética”, la piedra es granítica de manera que tiene cuarzo, que se supone es un mineral con poderes. Eso sí, en este caso no tuvieron que traer las piedras desde muy lejos. Toda la montaña y las montañas de alrededor son de pura roca de manera que no tuvieron ni que cavar, bastaba con usar la técnica de la madera y el agua para ir rompiendo los trozos.

Ya con la hora pegada nos cuenta que nos falta un último sitio que es el templo del cóndor. Que desde allí nos indicará la manera rápida de llegar al inicio de la escalada. Está claro que no vendrá con nosotros. Unos del tour se despiden ya, porque su tren sale pronto y quieren subir a la montaña. No somos los únicos a los que el retraso les ha fastidiado. La verdad es que a nosotros no nos afecta demasiado porque hoy dormimos de nuevo en Aguas Calientes y vamos a estar aquí todo el día. El templo del cóndor requiere imaginación. Según ella se pueden ver las dos alas del ave extendidas y la cabeza en una roca en el suelo con el collar típico del cóndor. Nos explica que, al ser el cóndor el animal del nivel de los espíritus, el tercer nivel, colocaban sobre sus alas a los muertos momificados para que éste llevara sus espíritus. Debajo de una de las alas hay una pequeña cueva, por la que pasamos para salir.

Nos indica como llegar a Huayna Picchu y salimos de allí rápido, que faltan menos de veinte minutos para las once, hora teórica de cierre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Anonymous
    17 junio, 2009 a las 11:44

    Gracias JAAC, eres super constante..y cada día leo tu blog. ¿Vosotros fuisteis sólo con el billete de avión Madrid-Lima-Madrid? eso es lo que tenemos nosotros por ahora. Hoy hemos ido a ponernos las vacunas…¡¡ya falta poco!!

  • JAAC
    17 junio, 2009 a las 16:47

    Sí, sólo con el billete de avión. Bueno, también reservada la primera noche de hotel en Lima (Hotel España).

    Leyendo lo de las vacunas supongo que os acercaréis a la selva, ¿no? Nosotros lo pensamos pero por e-mail nos dijeron que todavía no era la mejor época, que seguía lloviendo. Otra vez será. De todas formas después de Tanzania vamos vacunados 😉