5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Lisboa (II), Belém

Nos costó, pero encontramos el puente que cruza la carretera y las vías para llegar a la Torre de Belém. La torre se encuentra en la desembocadura del Tajo, obra de Francisco de Arruda y máximo exponente del estilo manuelino. Iniciada en 1.514, coincidió con la construcción del monasterio. Se terminó en 1.520 y sirvió como centro de recaudación de impuestos para poder entrar en la ciudad.


Consta de torre y baluarte. La torre tiene cinco plantas y, cuando nosotros estuvimos, no se podía visitar.

A pesar de la reticencia inicial a llegar al Monumento a los Descubridores por tener que volver luego al puente a cruzar la carretera, acabamos por hacer el «esfuerzo». El día seguía claro y la vista del puente 25 de abril era completa.

El Monumento a los Descubrimientos fue construido en 1.960 para conmemorar los 500 años de la muerte de D. Henrique el Navegante. Con forma de carabela y con el escudo de Portugal a ambos lados tiene en la proa una estatua de D. Henrique con una carabela en sus manos. La lista de las 33 personalidades que se encuentran en el monumento puede verse en la wikipedia.


Frente a él se encuentra un mapa del mundo con las expediciones portuguesas de la era de los descubrimientos. Al lado, el puerto deportivo.

Cuando habíamos asumido que tendríamos que desandar el camino hasta el puente, nos topamos con un túnel que une el monasterio (el parque que tiene delante) con el monumento.

Ya eran las diez pasadas, la hora de apertura del monasterio, y allá que entramos. En la entrada, en el suelo, se puede ver una placa que conmemora los diferentes tratados que se han firmado en sus muros, entre ellos el tratado de Lisboa de la Unión Europea. Las bóvedas nervadas casi sin apoyo dan una gran sensación de amplitud y casi de bosque (sin llegar al nivel de la Sagrada Familia).


En su interior se encuentra la tumba del explorador Vasco de Gama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 18 marzo, 2009 a las 10:56

    El lugar es precioso. Pero es que las fotos están estupendamente realizadas.Buena cámara, buen fotógrafo XD.

  • Masmi
    18 marzo, 2009 a las 11:18

    Que bonito es Belem!Me encanta la torre y el monasterio. El manuelino es precioso, al igual que nuestro plateresco.

  • JAAC
    20 marzo, 2009 a las 09:53

    Una maravilla Anselmo. Merece la pena pasarse por allí. Casi todas estas fotos son de Sara, que es mejor que yo haciendo fotos, más <>humanas<> 🙂

  • JAAC
    20 marzo, 2009 a las 09:57

    Es un barrio muy bonito de Lisboa. A mí el manuelino (como nuestro plateresco) me resulta un poco excesivo, sobrecargado, pero hay que reconocer que es precioso.