AméricaEstados UnidosNueva York

Allá vamos, Nueva York (I)

  

Domingo 28/12/2008 (1)

La facturación del vuelo para Newark es casi tan complicada como la de Rusia en su momento. Para poder facturar tienen que confirmar tu identidad con el pasaporte y hacerte después unas preguntas sobre tu equipaje: quién lo ha hecho, cuándo, lo has tenido siempre contigo, llevas algún objeto electrónico (yo los llevo todos, los míos y los del resto del pasaje), en ese caso si los ha manipulado alguien (aunque sea para repararlos) hace poco tiempo. Como no somos familia lo tenemos que hacer por separado. Sara tiene más problemas de los previstos, y no por los visados sirio y jordano, que también tengo yo, sino porque no ha cogido su tarjeta de residente y le piden algo que demuestre que está viviendo en Madrid. Incluso llegan a decirle que si ¡lleva el empadronamiento! Ahora va a haber que llevar el libro de familia para ir de viaje. Suerte que lleva la tarjeta del seguro médico, y después recuerda que yo llevo una fotocopia de su tarjeta de residencia en la cartera. No hay más problemas, aunque está claro que para estos vuelos sí que hay que llegar con un par de horas al aeropuerto. Cuando finalmente facturamos sólo quedan veinte minutos para el embarque, según ellos.

Hoy los astros aéreos están de nuestro lado. Después de las siete horas de retraso en el viaje a Jordania y de la cancelación del vuelo a Italia, que nos lo cambiaron por uno para el día después (además de que la maleta llegó en el vuelo posterior), hoy salimos cuando tenemos que salir. En realidad salimos casi media hora después de la hora del billete. El embarque no ha sido cuando ellos decían, ya nos parecía pronto. Pero el tiempo de vuelo es menor del que pone en el billete, casi ocho horas, el capitán dice por megafonía que serán siete y media, tiene que recuperar.

El avión es bastante más pequeño de lo que esperábamos, un 757. Tiene sólo dos filas de asientos, con tres asientos en cada fila. No va demasiado lleno y el que nos cierra el acceso al pasillo se cambia a la fila de la salida de emergencia nada más despegar. Eso sí, para ser un vuelo intercontinental la comida y la bebida han dejado mucho que desear. Para comer una lasaña, una ensalada y poco más (pan, mantequilla y un bollo). Si se quería bebida alcohólica había que pagarla: 5 $ ó 4 €. Y poco antes de aterrizar nos han dado una especie de bocadillo caliente de jamón y queso, una bolsa de patatas fritas y una chocolatina. Como antes, las bebidas alcohólicas se pagaban a parte. El entretenimiento a bordo también es bastante malo. Hay 19 películas para elegir pero son a cuál más mala. La música no he conseguido entender cómo funciona, porque cuando selecciono un cd suena la primera canción y se para hasta que no se le dice que reproduzca también la segunda. Y los juegos tampoco animan. Total, que habrá que dormir.

Desde el avión, llegando a Newark, hemos podido ver una panorámica excelente de Manhattan, con el Empire State Building, el edificio Chrysler y hasta la estatua de la Libertad.

Como una hora antes del aterrizaje nos han dado los papeles de inmigración. Como europeos sin visado tenemos que rellenar el verde. Pero no es el único, cada familia tiene que rellenar uno blanco en el que pone el dinero que lleva, el valor de la cosas que va a introducir en el país, etc. Entre las cosas que preguntaban en ese segundo papel de inmigración estaba si llevabas comida: carne, grano, etc. Yo llevo en Symbio los tradicionales fuets, paté, chocolate y crackers. No sabía qué marcar y se lo he dicho al de control de pasaportes, que ha puesto una “A” dentro de un círculo en mi papel y eso ha provocado que en el siguiente control (ya con Symbio recogido), lo hayan abierto y hayan tirado el fuet. El resto parece que no les importaba mucho. Pensamos que no se han dado cuenta de que también había paté. Bueno, se han dado cuenta seguro porque lo ha sacado, pero no debía saber qué era o no le ha importado.

Una vez superado el control toca buscar el autobús que nos llevará al albergue. Para cogerlo tenemos que ir en la planta de abajo. Por debajo de la puerta 7, donde está un centro de atención de viajeros. Teníamos hora para las 16:50 pero los trámites han sido más rápidos y llegamos una hora antes. Según el billete no hay problema en coger uno anterior, o posterior si el vuelo se retrasa. Efectivamente no hay problema y a las cuatro estamos camino de Manhattan. La temperatura que en el avión marcaba para el exterior es correcta: 20 grados centígrados. ¿No se suponía que íbamos a pasar un frío terrible?

Vamos por el túnel de Lincon. Durante un momento parecía que iba a ir por el puente de Washington, pero no. Una chica que va en el autobús está preocupada y le dice al conductor que tiene que llegar antes de las cinco porque si no pierde su reserva para dormir. No me extraña que lo vea mal, porque después de llegar nosotros, que llenamos el bus, el conductor tuvo que acompañar a uno de los que ya estaba a por su reserva que se había dejado en el mostrador. Sin reserva no se sale. Encontramos un poco de atasco antes de entrar en el túnel, pero nos lleva a nosotros los primeros. Supongo que al pensar en la ruta para llevarnos a todos le venía mejor empezar por Chelsea.

Nuestro hostal es el Chelsea International Hostel. En el barrio de Chelsea, concretamente en el 251 de la West 20th st, entre la 7th y la 8th avenidas. Son varios edificios blancos de tres plantas con habitaciones comunes y dormitorios privados. La nuestra es una habitación privada, eso sí, con baño compartido, en el número 249. Y siguiendo la tradición de nuestro último viaje, en la última planta. No hay ascensor y las escaleras son poco amigables. La habitación es poco más grande que la cama y tiene el espacio justo para un armario empotrado, más bien un hueco con baldas y sin puerta, y un lavabo. De todas formas hemos conseguido “robar” internet de un donante anónimo y enviar unos correos para decir que hemos llegado sanos y salvos.

Y mañana saldremos a la calle

  

8 comentarios

  1. 27 enero, 2009 en 09:52 — Responder

    Están locos estos americanos! El paté no lo habrán tirado porque a ellos lo que les da cosita son los productos de cerdo… serán mejor esas mierdas que comen ellos!

  2. 27 enero, 2009 en 10:18 — Responder

    por fin!!!Estaba pero ansiosa, ansiosa de ver como os había ido, y de momento y engarzando una entrada tuya anterior, SIN PESTAÑEAR!!!Cuanta burocracia, extrema seguridad, y pobres fuets!!!Y no digo palabrotas,porque ya las ha dicho Bira jajaja

  3. Masmi
    27 enero, 2009 en 10:20 — Responder

    Pues fuisteis justo antes de que entrara en vigor la nueva norma de rellenar un formulario previo por internet antes de subir al avión. Cada vez lo ponen mas complicado.Por lo que cuentas, los vuelos transoceanicos no son lo que eran.

  4. 28 enero, 2009 en 10:07 — Responder

    No están tan locos Bira, tienen sus cositas. En la Unión Europea tampoco se pueden meter un montón de comidas, de hecho nada fresco tampoco en plan fuet… pero bueno, no suelen poner tantas pegas.Lo cierto es que si no hubiera dicho nada lo más seguro es que nos hubieran dejado pasar sin más como a todo el mundo, pero por si tocaba inspección sorpresa era mejor perder el fuet que perder el día.

  5. 28 enero, 2009 en 10:09 — Responder

    Todo llega si se sabe esperar Conxa 🙂Lo cierto es que casi toda la burocracia y los controles fueron en Barajas y por españoles (aunque supongo que contratados por ellos). Eso sí, después de Israel fue un paseo triunfal entrar en EEUU, habíamos entrenado bien 🙂Bueno, lo de los fuets no nos dolió tanto… el viaje esta vez incluía también comer en restaurantes americanos 😉

  6. 28 enero, 2009 en 10:12 — Responder

    Justo, justo Masmi. El día 12 de enero entró en vigor aunque había (no sé si sigue todavía) un periodo de “indulgencia” en el que te dejaban entrar sin haberte dado de alta por internet. De todas formas casi mejor eso que tener que rellenar el papel con prisas en el avión sin saber qué poner exactamente. De hecho, en el papel ponía que si respondías afirmativamente a alguna de las preguntas (comunista, terrorista, etc) hablaras con la embajada antes de embarcar… tarde, ¡si te dan el papel en el avión!En particular este vuelo no lo fue. Lo cierto es que era mi primer transoceánico, porque los demás sólo habían sido intercontinentales 😉 Por fin pisé el continente americano.

  7. sil
    10 abril, 2009 en 16:32 — Responder

    bueno, por fin he tenido un ratito para verlo!!digo verlo porque no he tenido paciencia para leermelo todo…que recuerdos!!!

  8. 13 abril, 2009 en 10:56 — Responder

    Se agradece la visita, pero anda que no leerlo… bueno, espero que te haya traído buenos recuerdos lo que has visto 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *