5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

El palacio de Catalina y su salón de ámbar

Al día siguiente volvimos a acercarnos a Pushkin para entrar en el palacio de Catalina y ver el salón de ámbar. En realidad lo que hay es una réplica del original, durante la segunda guerra mundial los alemanes no cerraron el cerco de San Petersburgo, pero sí que tomaron Pushkin y se llevaron todos los paneles de ámbar que cubrían el salón. Años después una compañía de gas alemana decidió restituir el salón al palacio y fabricaron una réplica del original. La única diferencia que hay con el original es una pequeña placa en la que aparece el nombre de la compañía alemana.

Volvimos a coger el autobús y de nuevo pagamos la entrada al jardín, no se podía entrar directamente al palacio a pesar de que el jardín lo había visitado el día anterior. Para conseguir entrar tuvimos que esperar casi tres horas de cola. Lo más irritante era el hecho de ver como los rusos se saltaban la cola constantemente.

Una vez dentro tuvimos otra de las discusiones rusas. Una vez que entras en el palacio tienes que esperar otra cola para comprar el billete y otra más para entrar. En ese momento ya no soportamos más que se colaran y empezamos echárselo en cara, medio a voces y con palabras sin sentido, total, no nos iban a entender de ninguna manera.

El interior es tan tremendo como el exterior. Enormes salones de baile y todo lleno de estufas de cerámica.

Y el famoso salón de ámbar.

De vuelta a San Petersburgo nos acercamos a la iglesia de San Salvador. Tiene un gran parecido con San Basilo en Moscú.

Desde allí al teatro Aleksandrinskij, en la plaza Ostrovskogo.

Los puentes de los canales también estaban profusamente decorados. Éste está sobre el canal Fontanka, Anickov most, el puente Anickov, y las estatuas representan a los domadores de caballos (Klodt, 1.850).

Después de eso volvimos a coger el tren para ir al monasterio de Smol’nyj.

La vuelta la hicimos en autobús, en uno de verdad. Conseguimos orientarnos lo suficiente como para montar en un autobús y saber cuando bajar. Era nuestro último día en San Petersburgo y ya nos habíamos hecho un poco con la ciudad.

Ese día tuvimos uno de los grandes momentos del viaje cuando en el albergue nos dijeron que no nos podíamos quedar a dormir allí esa noche, que estaba todo completo. Nuestra reserva acababa el día anterior porque teníamos previsto coger el tren nocturno camino de Moscú, pero el primer día nos encontramos con la desagradable sorpresa de que no quedaban plazas. En el albergue nos consiguieron plazas para uno que salía a las cinco de la mañana del día siguiente y nos dijeron que no había problema para dormir allí. Al volver de Pushkin resulta que sí que había problema… En el último momento nos llevaron a otro albergue-hotel, sin ningún cartel en la puerta, para pasar allí nuestra última noche al mismo precio.

El diario completo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Masmi
    12 agosto, 2008 a las 08:52

    Todas esas cosas que cuentas hacen que el pensar en ir allí se convierta en un tira y afloja.
    Por una parte me parece espectacular la ciudad y todo lo que estas mostrando, pero todas las movidas que hay que pasar con los rusos me echan para atras.

  • JAAC
    12 agosto, 2008 a las 09:10

    No es un país para ir con la mochila al hombro y moverte por tu cuenta la verdad. Pero fijo que si vas con viaje organizado todo es mucho mejor: te quedas con todo lo bonito que hay que ver, y dejas todas las peleas. Ya ves que en este palacio los grupos podían entrar incluso el día de antes que había fiesta nocturna mientras que los privados no podían. Además, cuando entramos nosotros ya no quedaban grupos, por eso tuvimos que esperar, los grupos entran siempre antes. Y fijo que no duermes en el mismo antro que nosotros! jajajaja

    Aunque será muchísimo más caro el viaje y pierdes la posibilidad de recordar los buenos momentos vividos con una sonrisa.

  • BIRA
    4 septiembre, 2008 a las 11:29

    Sabes, Jaac? A pesar del albergue, de los rusos y de las vueltas que os hicieron dar con los billetes, me ha parecido más interesante San Petersburgo que Moscú. No sé si será cosa de las fotos, o de qué, pero me ha llamado mucho más la atención.

    No me importaría perderme por allí (incluso por Moscú) unas semanas, esos sí, billetes en mano de todo (bus, tren, museos, todo, todo, todo) porque requetecontraodio hacer cola y si en esas colas hay chulazos que intentan (e incluso consiguen colarse) me pongo de los cohetes y suelto unos improperios por esta boquita linda que son más dignos de un ángel del infierno que de una señora!

  • JAAC
    5 septiembre, 2008 a las 08:32

    A nosotros nos gustó más Moscú, nos pareció más ruso. San Petersburgo es una copia de las ciudades europeas del XVIII pero a lo bruto, muy a lo ruso. Todo más grande, más espectacular, pero el mismo diseño de edificios, puentes, calles, etc. De hecho fueron arquitectos italianos contratados por Pedro I los que diseñaron la ciudad. Moscú es más «auténtico» hecho por rusos y no por europeos a sueldo. Esto hace que los edificios, las catedrales, etc. sean más sorprendentes, más distintos a lo que estamos acostumbrados a ver.

    Respecto a soltar improperios no hay que preocuparse ellos no te van a entender, lo mismo da que sueltes improperios como que te pongas a soltar sonidos sin sentido, para ellos va a ser igual. Y llevarlo todo es casi como un viaje organizado con guía y otros compañeritos (no nos acaba de gustar esta opción, somos un pelín asociales? 😉 ).