5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Guías

El mercado de las guías de viaje ha crecido enormemente en los últimos años. Los viajes por cuenta propia obligan a tener algo que ayude en el destino y, a pesar de la gran cantidad de información disponible en internet, la comodidad de la guía tradicional todavía puede con un montón de papeles impresos. Incluso con las audio guías, que son una muy buena opción para ciudades o sitios concretos que te permite tener las manos libres en lugar de estar pasando hojas.

Nuestro próximo viaje será organizado. Antes de que alguien se sorprenda demasiado decir que será organizado pero sin grupo, habrá un guía pero no habrá nadie que le discuta la hora a la que levantarse, ni que esté todo el tiempo buscando un bar en el que tomarse una cerveza… Es un poco exagerado, pero los viajes en grupo (dos) que hemos sufrido fueron de este estilo: desesperación a la búsqueda de una cerveza en un país musulmán como Marruecos, o críticas por tener que levantarse a las tres de la mañana para ir a visitar Abu Simbel en Egipto.

Frente a un viaje organizado surge la duda de si hace falta o no tener una guía. Te lo van a ir explicando todo (pocas veces en tu idioma, bien es cierto), pero no hay que buscar un restaurante, ni un hotel. Según nuestra experiencia tampoco es que las guías sean la mejor manera de encontrar un buen sitio para comer o dormir, mucho mejor preguntar o buscar comentarios de gente normal en lugar de autores.

Pero ¿qué pasará con todas esas cosas que te cuentan? La memoria no es perfecta y menos aún cuando los nombres de las cosas se parecen entre sí y son totalmente distintas a lo que sueles oír. Al final todo acaba sonando igual y se pierde el detalle de lo que se ha visto. Cierto que para eso está el diario, pero incluso así una guía con el nombre bien escrito y una foto para reconocer el lugar pueden ser muy útiles, no sólo años después, sino nada más volver a España.

El encanto de buscar una dirección con un plano de la ciudad (y no siguiendo las indicaciones de una voz metálica) y el leer el nombre del sitio y un poco de su historia, hacen que viajar sea lo que es. Cuando te llevan de la mano sigue siendo viajar, sigues descubriendo un montón de sitios nuevos, es mucho más cultural porque todas esas dudas que la guía no resuelve lo hace la persona… pero siempre está bien tener luego algo que te ayude a recordar. Por eso escribo los cuadernos de viaje, para recordar. Pero siempre se apoyan en una guía en la que buscar cómo se escribía tal o cual cosa y algún dato que resultó curioso cuando lo dijeron pero que ya no está fresco.

Acabará cayendo la guía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 9 marzo, 2010 a las 10:27

    y Viena????
    no hay mas Viena??…

  • conxa
    10 marzo, 2010 a las 11:44

    La verdad es que sí me he sorprendido al leer lo de organizado, pero vamos, tras leer el resto, entendido todo.

    Hay modos y modos de viajar, y cada cual….

  • JAAC
    10 marzo, 2010 a las 17:57

    Willy ya sabes que no tengo tiempo para los viajes ahora 🙁 y sé que tienes ganas porque tú estabas allí 🙂

    Llegará, llegará

  • JAAC
    10 marzo, 2010 a las 17:58

    Hay organizaciones y organizaciones, Conxa 😉

    De todas maneras las cosas han cambiado desde que escribí esto (dos días) y ahora queda por ver si habrá guía o aventura…