5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Entre viajes

Llevamos un mes sin salir de casa para hacer ningún viaje. El último fueron tres días y los anteriores, excepto Sudáfrica, fueron ida y vuelta en el día. No es que la reserva de viajes, fotos e historias que contar se haya acabado (todavía quedan Santander y Amsterdam), pero sí que es cierto que se está reduciendo.

De manera relativamente parecida a las empresas estamos empezando a pensar en los futuros proyectos para el 2.010. Son muchos los sitios que nos gustaría visitar, pero poco el tiempo. Además está el problema de los días de vacaciones. Son un derecho, pero hay que «lucharlos». Los clientes tienen que seguir teniendo servicio, hay que coordinarse con los compañeros, los posibles proyectos que saldrán y que hay que estar preparados para cubrir…

A diferencia de otros muchos, yo no disfruto preparando las vacaciones. No me embarga la emoción mientras miro revistas y elegimos un destino. Tampoco es que me vuelva loco mirar los foros o las guías de viaje una vez elegido. Menos aún reservar alojamientos o excursiones por correo electrónico o a través del teléfono. No significa esto que me gusta que me lo den hecho, al contrario, me gusta que no haya nada hecho y que el viaje sea completo. No sólo ver lo que hay, también hablar con la gente (aunque sea sólo para encontrar un alojamiento o para coger un autobús), preguntar por sitios, seguir los consejos de los locales que recomiendan ver tal o cual cosa.

Cuando lo llevas todo preparado hay poco margen para la improvisación, que también se puede y, por otra parte, no a todo el mundo le gusta. Enamorarte de un sitio y quedarte un par de días más porque estas a gusto o huir de otro porque no te apetece estar ni un minuto allí…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • conxa
    9 diciembre, 2009 a las 18:17

    Coincidimos en poco jejejej
    Si que suelo husmear y mucho, antes de ir al sitio elegido, suelo salir con el hotel o apartamento reservado, pero porque cuando voy, voy a un sitio solo, si luego surge ya hago excursiones de día y sobre la marcha. Como siempre voy a Capitales y no es mucho el tiempo,necesito todo el tiempo para patear la misma ciudad.

  • JAAC
    11 diciembre, 2009 a las 17:38

    Nosotros hemos comprobado que cuanto más lees más cosas vas descubriendo y luego más te queda por ver… lo que te provoca un sentimiento de frustación (llámanos raros :-p). Así que casi preferimos perdernos lo que sea sin saberlos y volver felices. A la vuelta, cuando lo contamos y alguien nos pregunta si hemos visto tal o cual cosa (que puede que no hayamos visto) se convierte en un motivo para volver (si es el caso).

    Pero como siempre, PARA GUSTOS LOS COLORES. Hay muchísima gente que dice que los viajes los disfruta desde el momento en que empieza a buscar información sobre el sitio al que va y que llega con una cultura de la zona considerable. Nosotros eso lo hicimos una vez: nos empollamos la historia del antiguo Egipto (por supuesto por encima) antes de ir.