5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Ya hemos vuelto, Nueva York (XXVII)

Martes 06/01/2009

En mitad del Atlántico nos ha despertado una “pequeña” turbulencia que nos ha tirado el vaso de agua encima. Por suerte estaba casi vacío, pero ha sido un despertar muy desagradable. Más por el salto del avión que por el agua, la verdad. Después de ése ha habido unas cuantas réplicas más ligeras. El comandante encendió la señal de abrocharse los cinturones e incluso dio la orden por megafonía de que la tripulación se sentara y abrochase los cinturones también. Eso no es muy buena señal, menos cuando la pantalla de navegación te indica que el avión está en mitad del océano sin nada de tierra alrededor. Diez días después oímos la noticia de que un avión había amerizado en el Hudson, pero no es lo mismo en un río que en mitad del mar.

Sin más percances llegamos al momento del desayuno. Consistía en fruta, un bollo y poco más. Tan triste como la comida y como el sistema de entretenimiento.

Cuando faltaba poco más de una hora para llegar a Barajas pasaron con los papeles de inmigración. Por curiosidad pedimos uno para saber qué les piden a los extranjeros para entrar. No les preguntan si son comunistas, si han estado involucrados en actividades terroristas, ni nada parecido… ¡somos unos sosos! Aprovechan también para poner un vídeo sobre Madrid para los turistas. Aparece casi como una ciudad tercenmundista que está encantada de que en su aeropuerto se puedan alquilar coches, haya oficinas de información y se pueda llegar al centro de la ciudad en transporte público… Una imagen un poco lamentable la que dan del país a los que llegan, aunque supongo que los que vengan ya sabrán lo que hay, por eso vendrán.

En Barajas la cola para los comunitarios es mucho más larga que para los extracomunitarios. De hecho, los policías que están en esa cola están esperando que llegue alguien, así que nos ponemos nosotros. Pasamos sin más y a por los Symbios.

Las maletas salen con cuentagotas. Casi todo el pasaje está allí esperando y sólo han salido diez o quince. La cinta se para. Vuelve a arrancar. Salen otras pocas maletas. Vuelve a parar. Arranca de nuevo y ya salen todas del tirón. Los Symbios también, juntitos.

Al metro a comprar el abono transportes, que ya es enero y para casa. Esta tarde iremos a llevar los reyes a la familia.

Hoy llegamos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Masmi
    10 marzo, 2009 a las 18:33

    Que somos sosos?? Nosotros respetamos la libertad de tener la ideología que se quiera, no como otros.

  • JAAC
    11 marzo, 2009 a las 11:05

    A ver Masmi, no te me alteres 🙂 que cuando digo «sosos» lo digo con ironía :-pLo que pasa es que puestos a recibir a «americanos con alegría» habría que hacerlo como ellos. Y en nuestro caso, siendo presidente del PSOE, no habría que dejar entrar a los republicanos?? jajajaja