5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Bérgamo (I)

El cuatro de julio, según lo escribía he pensado que era algo para los estadounidenses… y sí es el día de la independencia. Pues eso, que el cuatro de julio (y no para conmemorar su fiesta) hicimos una escapada de unas horas a Bérgamo. Ryanair ofrecía vuelos a menos de cinco euros el trayecto y las horas eran buenas: salir a primerísima hora de la mañana y volver sobre las seis siete de la tarde. En total, unas diez horas.

A pesar de que la compañía vende el aeropuerto como el de Milán-Bérgamo, lo cierto es que hasta la ciudad del conocido Duomo hay una tirada y Bérgamo bien merece una visita por su Cittá Alta, con el centro histórico y su muralla medieval, siglo XVI. Su origen está sobre una ciudad romana destruida por Atila en el siglo V.

Para acceder a esta parte de la ciudad, la baja es la moderna, hay que utilizar un funicular.

Una vez arriba lo primero que salta a la vista es la Piazza Vecchia. Con la Fontana del Contarini, il Palazzo della Ragione, la Torre Civica (el campanario cuya campaña todavía hoy a las diez de la noche tañe cien veces para anunciar el cierre nocturno de la puerta de la muralla). Frente al palacio regional se encuentra la Biblioteca Angelo Mai, el Palazzo Nuovo.

En el lado sur de la plaza se alza la catedral (il Duomo), la Cappella Colleoni con el monumento funerario de Bartolomeo Colleoni y su hija Medea, el baptisterio (il Battistero)y la basilica de Santa Maria Maggiore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • conxa
    30 noviembre, 2009 a las 13:37

    oye que buena pinta tiene!!!

    Desde la plaza hasta la catedral….
    me sobra el funicular jejeje

  • JAAC
    30 noviembre, 2009 a las 16:09

    La ciudad es muy bonita Conxa, y fijo que desde Valencia o Alicante (una de las bases de Ryanair) tienes unas muy buenas ofertas para ir.

    El funicular no es tan malo, que estás todo el tiempo encima del suelo 😉 ni te imagino entonces en el teleférico para subir a Table Mountain en Ciudad del Cabo! jajaja