5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Cementerios de París

El can-can, el Moulin Rouge, el Folies Bergère… todo parece diversión y desenfreno en París, pero una parte llena de atractivo de la ciudad de la luz es totalmente opuesta: los cementerios de París. Nada de bailes, de fiestas, ni de locura. Recogimiento, tranquilidad, sosiego y mucho que ver es lo que ofrecen a los que animen a visitarlos: los tienes que ver en París.

De los catorce con que cuenta la ciudad, tres son los principales: Montmartre, Montparnasse y Père-Lachaise. Como siempre hay que dejar algo sin visitar en una ciudad que nos dé una excusa para volver, el de Père-Lachaise no lo hemos visitado. Los otros dos, aunque mi paso por París fue breve, sí que entraron en el recorrido.

Paris-Cementerio Montmartre Rodeado

La necesidad de encontrar un lugar donde acomodar los cuerpos de los difuntos que ya llenaban las iglesias llevó a la decisión de utilizar las minas romanas como catacumbas en 1786, año en que se clausuró el Cimetière des Innocents, Cementerio de los Inocentes, por motivos sanitarios, con la consiguiente prohibición de todos los cementerios dentro de la ciudad. Pero horadar la ciudad a base de túneles indefinidamente no era una buena idea, las catacumbas están directamente bajo los edificios parisinos, y se tuvo que prohibir seguir haciéndolo, y por tanto su uso.

Paris-Cementerio Montmartre Calle

El primero de los que pisé fue el cementerio de Montmartre, la visita a la ciudad comenzó con la visita a Sacre Coeur. A pesar de su apacible apariencia tiene una historia poco apacible. Durante la Revolución francesa, las canteras de yeso sobre las que se encuentra, se utilizaron como fosa común para los muertos. Los pobres que no tenían dinero para ser enterrados en otro sitio también hallaron aquí su lugar de descanso hasta que la ciudad compró, en 1798, un terreno adyacente y construyó el cementerio que ahora conocemos, aunque ahora es diez veces más grande que el original. Inaugurado oficialmente el 1 de enero de 1825.

Atentos a la entrada –20, avenue Rachel– que está casi oculta detrás del puente por la avenida Rachel debajo de la Rue Caulaincourt.

Paris-Cementerio Montparnasse Calle

El cementerio de Montparnasse recibió la visita al día siguiente. Todos los cementerios tienen un ambiente tranquilo, pero a primera hora de la mañana es paz lo que uno encuentra –a diferencia de por la noche que todo será intranquilidad y miedo–. Inaugurado un año antes que el de Montmartre, el 25 de julio de 1824, se proyectó como el cementerio del sur pero, como en el caso del anterior, la ciudad ha acabado por absorberlo  El monte Parnaso, Montparnasse, es en realidad el resultado de utilizar el terreno como vertedero durante el siglo XVI. La Revolución expropió el terreno a la Iglesia, su propietaria en ese momento, y la Asistencia Pública, nuevo propietario, comenzó a enterrar aquí a los muertos cuyos cuerpos no eran reclamados.

Paris-Cementerio Montparnasse Oriental

Situado en el 3, boulevard Edouard Quinet, más de 300.000 personas han sido enterradas aquí desde su inauguración, en la actualidad se mantiene un ritmo de casi un millar al año.

 

5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 11 noviembre, 2012 a las 17:05

    Aunque suelen dar mal rollo, los cementerios también tienen su encanto y estos de París que dices lo tienen.
    Un saludo viajero!

    Responder
    • 12 noviembre, 2012 a las 09:25

      Los cementerios son parte de la cultura y, en muchos casos como en París, uno de los grandes monumentos de la ciudad. Si hasta tienen planos y hay guías turísticos 😉
      Hay que visitarlos, como los mercados de abastos 😉

      Responder
  • Pilar con autocaravana
    21 enero, 2014 a las 10:57

    Vaya! al contrario que tú, el único cementerio que visité en París fue el de Père Lachaise porque venía con nosotros un sobrino que quería ver la tumba de Jim Morrison. Nos gustó muchísimo el cementerio porque había tumbas increíbles. Como bien dices, siempre hay que dejar algo para volver!

    Responder
    • 22 enero, 2014 a las 19:28

      Claro Pilar y además París está muy cerca 🙂
      La próxima vez cada uno debe visitar los otros cementerios

      Responder