5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Misa Gospel, Nueva York (XXI)

Domingo 04/01/2009 (1)

Hoy toca misa y Metropolitan.

Gospel, hay varias opciones, al final nos acercamos a la Abysiniam y hay una cola que da la vuelta a la manzana. Y aquí, aunque esto sea Harlem, las manzanas siguen siendo muy grandes. Cuando llevamos unos 10 minutos en la cola llega una informando de que ya no hay sitio para el oficio de las nueve (son las 9:40) y que el siguiente será a las once. Esperar más de una hora aquí, sin saber si todos los turistas que hay esperando podrán entrar nos parece excesivo.

Vamos a buscar otra. Por el camino llamamos a la empresa de autobuses para confirmar que tienen que venir a recogernos mañana para llevarnos al aeropuerto. Nos acercamos a la de Canaan y finalmente entramos en la de Mont Moria. No hay que pagar por oír la misa, hay que hacer una donación de 3 $ por persona. Pero se encarga de dejarnos claro que no es pagar, y que si no tienes los 3 $ puedes entrar gratis. Esperamos desde las 10:15 hasta las once que es cuando empieza el servicio. Pero aquí no hacen más que entrar turistas y ningún parroquiano. A las 11:20 todavía no hay servicio, no parece muy puntual, ni el coro ha llegado.

Somos más turistas que feligreses, lo que hace que la misa pierda parte de la gracia. Además hace casi más frío dentro de la iglesia que fuera. Ya podían estirarse un poco y poner calefacción con todo el dinero de “donaciones” que se llevan. Aunque si la iglesia está cayéndose a trozos no parece que la calefacción sea su mayor prioridad. Después de casi una hora salmos de allí. No ha estado mal. El coro es muy bueno y ha habido canciones estupendas, pero que seamos más de 40 turistas y menos de 15 feligreses hace que sea un poco fría la misa. Nosotros no damos palmas y cantamos…

Buscamos otra. Volvemos a Canaan, pero está cerrada. Parece que el domingo sólo tienen enseñanza (Sunday School). Decidimos ir a la Abyssinian a ver si en el oficio de las 11 sí que es posible entrar ahora. Por el camino oímos gospel saliendo de otra iglesia y vemos a dos chicas que entran y que nos invitan a seguirlas. La iglesia está casi vacía. Son menos de 10 y son todo mujeres, incluida la ¿pastora?. Esto es auténtico porque, a pesar de ser pocas, son todas feligresas. Pero es demasiado poco y nos da algo de palo, sobre todo a mí, que parece que es una misa sólo para mujeres. El barrio está lleno de iglesias baptistas y poco después encontramos otra de la que salen canciones.

En ésta nos ponen en el piso de arriba mientras que el de abajo es para la congregación. Cuando entramos todo el mundo esta cantando y bailando y parece mucho más animada que en la que hemos estado. Eso sí, el coro es bastante peor. Pero el pastor es todo emoción y nos recuerda a James Brown en “Blues Brothers”. También es un punto a su favor el detalle de que aquí sí que hay calefacción.

Ya casi a la una y media salimos de ésta segunda iglesia. Vamos a ver la Abyssinian aunque suponemos que ya habrá acabado. Es curioso que aquí los parroquianos van llegando, entrando y saliendo, todo el tiempo. Parece que la misa ya está acabada pero, de pronto, entran tres o cuatro nuevos, lo que nos hace pensar que todavía falta para que acabe. El caso es que la Abyssian sí que ha acabado para cuando llegamos.

La entrada del Metropolitan incluye la visita a “The Cloisters” y los jardines, que están en Harlem. Llegar hasta allí nos va a llevar un rato, porque, a pesar de estar en el mismo barrio el metro no tiene una buena conexión. El Metropolitan cierra a las cinco y media hoy y tiene un montón de cosas que ver (mientras esperábamos en la iglesia que empezara el oficio hemos hecho una selección de lo que queremos ver). Echando cuentas llegamos a la conclusión de que todo no se puede. Claustros hemos vistos muchos en Europa, así que salimos directos para el Metropolitan.

Llegamos un poco después de las dos. Primero hemos ido a la puerta del Guggemhein a hacer una foto. El otro día con la que estaba cayendo ni la hicimos. También compramos un par de perritos calientes en un puesto callejero. Estamos recuperando las costumbres viajeras y no habíamos comido nada desde el brunch en Pastis de ayer.

5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 26 febrero, 2009 a las 10:10

    Me imagino al cura de la catequesis danzando y cantando con el bobo de la guitarrita. Para volver a la república, oye.

    Responder
  • Masmi
    26 febrero, 2009 a las 14:32

    Todavía recuerdo la misa gospel a la que fui en Atlanta. Fui a la iglesia de la que era pastor Martin Luther King. Una iglesia muy grande, donde si la mayoría eran feligreses y unos poquitos turistas.Me dejo impresionado, la celebración, los coros como cantaban!! la simpatía de la gente, la exaltación del predicador, que hasta había momentos que la gente se descojonaba.A mi es que me pirra la música negra, y ese día me marcó para siempre.

    Responder
  • 26 febrero, 2009 a las 17:14

    esto si me hubiera gustado presenciarlo.Me gusta la música negra en toda sus variantes.

    Responder
  • 27 febrero, 2009 a las 07:41

    Me encanta el gospel (bueno, no todo, pero sí el bueno). Ahora, si yo me encuentro en un sarao de esos, seguro que acabo con las manos coloraditas de tanta palma!

    Responder
  • 27 febrero, 2009 a las 10:12

    Anselmo, lo mismo te das cuenta de la marcha que tiene y le coges el gusto a las celebraciones litúrgicas!! jajajaTe aseguro que te acaba enganchando, digo la misa gospel, eh?

    Responder
  • 27 febrero, 2009 a las 10:15

    Tuviste suerte Masmi, en todas las que visitamos nosotros había un montón de turistas. En la primera más que feligreses y en las otras estábamos separados, en el palco de la iglesia, y éramos legión!Lo curioso es que son larguísimas y la gente entra y sale constantemente, no me lo imagino así en una misa nuestra… el cura acabaría por decir algo a la gente fijo! jajaja

    Responder
  • 27 febrero, 2009 a las 10:17

    A ver si consigo sacar el audio de un vídeo al techo que grabamos 🙂 No se podían sacar fotos ni vídeos, así que la cámara hacia arriba encima de las rodillas para grabar el audio (que el móvil tampoco vale para eso).

    Responder
  • 27 febrero, 2009 a las 10:20

    Bira, no habrías sido la única, en la primera con un coro estupendo el problema era que hacía mucho frío y al ser casi todos turistas no acababa de «calentarse» el ambiente, pero en las otras que había feligreses de verdad, aunque el coro fuera peor, la gente estaba mucho más animada, aplaudiendo y gritando «amén» 🙂 Era otra película más: «Blues Brothers» jajajaEs otra de esas cosas, entre las muchas que hicimos y las muchas que se quedaron sin tiempo, que hay que hacer cuando vas a EEUU. Bueno, si estás allí un domingo, claro 😉

    Responder