5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Secaucus, Nueva York (XVI)

Viernes 02/01/2009 (1)

Salimos a por las entradas al Madison, será la primera de las muchas veces que hoy pasaremos por Penn Station (34th st). En el andén vemos otra rata. Está luchando con una manzana, tratando de llevársela a su madriguera pero es demasiado grande para pasar por debajo de las vías.

Las más baratas juntos son 250 $, luego tienen unas más baratas en la misma sección pero separados los asientos por 125 $ cada una. Pues nada, no habrá partido de baloncesto, ya lo veremos en Los Ángeles cuando visitemos el otro lado.

Bajamos a ver la estación de tren y por si da la casualidad de que haya también aquí un Junior’s con su tarta de queso. No lo hay, pero compramos un mega-muffin y un batido de chocolate. Como hoy toca el día de las compras cogemos velocidad desde el principio y compramos basura para turistas: Dos tazas de «I love NY», un par de taxis de juguete, un oso y las postales de rigor, que en este viaje estamos tardando mucho en enviarlas.

Volvemos al hostal para dejarlo todo y salir a la estación de autobuses que nos llevará a Secaucus, Port Authority Bus Terminal en la 42nd st. Esto es enorme. Preguntamos dónde comprar los billetes y una «simpática» tipa de información nos dice que en las ventanillas de la 1 a la 10 sin siquiera mirarnos a la cara. En las ventanillas, al preguntarnos que a hasta dónde de Secaucus le decimos que a los outlets. El vendedor habla español y nos dice el número del autobús, la hora del próximo y la puerta de la que salen (318). Resulta que la puerta está en la tercera planta y todavía hay otros autobuses que salen desde la cuarta. En la puerta nos encontramos con dos alemanas que van de compras como nosotros.

El bus nos deja en el mall. Aquí hay bastantes tiendas pero ninguna acaba de llenarnos. Compramos ropa para bebé y salmos de Rebook sin haber comprado nada, a pesar de los precios casi ridículos que tienen, pero es que la ropa era bastante fea. Desde allí nos vamos a Tomy Hilfiger y empieza el show: Sara una camiseta y yo unos vaqueros; después toca Calvin Klein:aquí yo libro pero Sara coge una chaqueta y un vestido; luego una de piel: Sara pasa, yo una cazadora de Guess; Burlington Coat Factory: Sara más ropa de bebé y una camiseta para dormir de Brooklyn, yo paso; DKNY: unas camisetas los dos… Lo mejor será volver ya antes de seguir gastando. Además de que quiero ir a por las zapatillas Asics y a alguna tienda de electrónica.

Las zapatillas están en la tienda del corredor de Gran Central Station. Son una edición especial del maratón de NY, que sólo se vende aquí y que está muy rebajada porque ya quedan pocos números, entre ellos el mío. También tienen un Garmin como el mío. Pregunto el precio por curiosidad y son poco más de 300 $, que es más de lo que costó el año pasado por eBay. Ya que estamos aquí pasamos a por otro cheesecake, que hoy desde el desayuno no hemos comido (qué distinto está siendo este viaje con respecto a la comida de los otros).

Volvemos al hostal a dejar todas las compras antes de ir al Best Buy de la 6th Avenida con la 23rd st. Preguntamos en recepción por una oficina de correos para comprar los sellos y nos dicen que no hace falta, que los venden en muchos Deli’s. En el de la esquina con la 7th no los venden. Bueno, sí que los venden, pero sólo para dentro de los USA.

El Best Buy es enorme pero los vendedores son muy malos. Prácticamente no te hacen ningún caso. Intentamos preguntar por fundas de silicona para Sungin y ni nos miran. Nos dicen que miremos por allí (que es donde están las de Mac) y listos. Allí no hay, porque Mac no tiene portátiles tan pequeños, pero… Las baterías para las cámaras son muy caras, casi más que en Madrid y a una distancia insalvable de eBay. Los lectores de tarjetas idem de idem. Y cuando preguntamos por el lector de libros de Sony, el reader, nos miran con cara de: de qué planeta vendrán estos preguntando por unas cosas tan raras… Lamentable la tienda y más aún los empleados. Salimos con la impresión de que en ropa muy bien, pero en tecnología, a pesar de que siempre dicen que todo es más barato, nada de nada.

Decepcionado no quiero ni pasarme por la tienda de fotografía, a ver si tenemos tiempo otro día y si no, nada. La tienda de juguetes de Central Park ya está cerrada, el otro día vimos que cerraba a las siete y son las ocho. Así que nos vamos a Times Square, a por la foto saltando y por la mejor hamburguesa de Nueva York según la guía.

5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Masmi
    19 febrero, 2009 a las 10:04

    Que caro es el basket!!!Y que manera de comprar, jajajaGive me two, give me two 😀

    Responder
  • 19 febrero, 2009 a las 10:48

    Madre mía, como está todo.A mi me hace mucha gracia vuestra foto emblemática: saltando con brazos y piernas abiertas.

    Responder
  • 19 febrero, 2009 a las 11:54

    Pero si me he cansado y todo de tanta compra!!!!Total que ahí, menos los camareros la amabilidad brilla por su ausencia eh??

    Responder
  • 23 febrero, 2009 a las 09:34

    No es que el basket fuera exageradamente caro (que también) es que ya no quedaban más entradas que las caras… las «normales» no sé a qué precio están.Estaba todo tan barato que lamenté que las sudaderas de Reebok fueran tan feas, daban dos por 20 dólares!!

    Responder
  • 23 febrero, 2009 a las 09:35

    La foto comenzó como broma delante de San Basilio en Moscú y ya ves, a ver si me hago famoso como Mat Harding 🙂

    Responder
  • 23 febrero, 2009 a las 09:36

    No te canses Conxa, que fue muy relajado 🙂No, todo el mundo es muy amable, lo que pasa es que en esa tienda en particular no tienen ni puñetera idea. Lamentable su conocimiento 🙁

    Responder