5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Nochevieja, Nueva York (XIII)

Miércoles 31/12/2008 (y 3)
A las diez de la noche suena el despertador. Nos ponemos las mallas debajo de los pantalones y, sólo con Niki (con su nuevo cuerpo mejorado) salimos hacia Times Square. Cogemos el metro para evitar el frío lo más posible y nos bajamos en la parada de Times Square con un par. Pensamos que los policías de Nueva York no se pueden coger vacaciones en navidad, porque están todos en los alrededores de la plaza. Está cortado el acceso por todas partes. La plaza está en la 42nd y todas las calles de entrada están cortadas con un montón de policías. Nos dicen que vayamos hacia la 60th y que intentemos entrar desde allí. Las manzanas aquí son enormes y desde la 57th, por la que finalmente nos dejan pasar, hasta la 42nd hay dos kilómetros. Dos kilómetros que hemos recorrido andando rodeados de una multitud de gente que hacía nuestra misma peregrinación tratando de entrar. Uno de los policías ha dicho que la gente lleva desde medio día esperando en la plaza a este momento, que nosotros vamos ya tarde.

Más o menos en la 53rd, que es todo lo cerca que hemos conseguido llegar, hay un par de pantallas gigantes donde vemos a los Clinton apretando la bola que marca el principio de la cuenta atrás y las imágenes de la celebración posterior. Detrás de nosotros, en lo alto de un edificio, hay un reloj termómetro que no ha subido de los diez grados bajo cero en ningún momento. Sacar la mano por encima del hombro es casi perderla congelada. La multitud mantiene una cierta temperatura entre los hombros y las rodillas, pero salir de esa zona es muy doloroso. Los dedos de los pies ya están casi perdidos.

Una vez saludado el año nuevo nos volvemos al albergue. El metro hoy también funciona estupendamente y no hay nada de aglomeración, a pesar de que mucha gente ha pensado lo que nosotros y se ha metido en la estación. Además, como la superficie, está lleno de policías. Uno de ellos acaba por sacar del vagón a dos chavales que están chillando y cantando. Otros dos no paran de recorrer el vagón deseando feliz año a todo el mundo (uno por uno) y diciendo que nos quieren a todos. Nosotros hemos sobrevivido, que no es poco. Aunque los dedos de pies y manos tardarán en recuperarse.

Para poco después de la una ya estamos en el hostal metidos en la cama tratando de recuperar el calor perdido. De entrada, con una manta más en la cama.

5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10  Comentarios

  • 13 febrero, 2009 a las 09:57

    Frío tenía que hacerlos. Vuestras narices lo delantan.Lo de los raperos en el metro…jo, pensaba que estas cosas solo ocurrían en las pelis.

    Responder
  • 13 febrero, 2009 a las 10:02

    En el metro pasaba de todo Anselmo. El primer día que lo cogimos vimos a unos bailando y haciendo piruetas (saltos mortales hacia delante y hacia atrás, rodando por el suelo, …) Lástima que no nos dimos cuenta de grabarlo: impresionante!Y sí, la foto del termómetro demuestra que lo de los 10 bajo cero era de verdad 😉

    Responder
  • Masmi
    13 febrero, 2009 a las 11:37

    Que frio y que aglomeración de gente!!Habéis sobrevivido a nochevieja en Times Square! 😀

    Responder
  • 13 febrero, 2009 a las 12:04

    Por fin la nochevieja!!! me has hecho esperar eh???¡menudo frío! me imaginaba los pobrecitos pies!!!Misión cumplida entonces.

    Responder
  • 13 febrero, 2009 a las 17:49

    Un frío de los que hacen historia, de rodillas a hombros bien, pero por debajo de las rodillas y encima de los hombros :-sSobrevivimos a ver Times Square en una pantalla a unos dos kilómetros de la plaza-plaza, pero bueno, es lo que había si no querías estar allí todo el día haciendo tiempo.

    Responder
  • 13 febrero, 2009 a las 17:50

    Todo llega Conxa, todo llega.Misión cumplida sí, pero al viaje le quedaban todavía cinco días más. Lo de la nochevieja era una etapa más 😉

    Responder
  • 16 febrero, 2009 a las 13:52

    Después de leer los post que tenía pendientes casi casi puedo decir que he estado en NY, jeje.Lo de las carnes, no recuerdo si lo contabas en este post o el anterior, el Costillo dice que pocas veces ha comido carnes tan buenas como allí (y eso que aquí la carne es deliciosa, y en España no digamos). Además dice que las raciones son de órdago. Lo de las aglomeraciones, haga frío o calor, sí que ya no es para mí. Desde luego ha sido una nochevieja diferente, pero a mí tanta humanidad alrededor me atora, me descontrola, me pone un poquitín así como de los nervios. (poca paciencia que tiene una).Qué frío habéis tenido que pasar! Menos mal que se ve que ibais bien preparados, pero las caritas que tenéis en alguna foto!En fin, que sigo pendiente del resto del viaje.bicos

    Responder
  • 18 febrero, 2009 a las 08:32

    Ya será menos Bira 🙂 favor que me haces diciendo que leerlo es casi como vivirlo, pero sé que no.Conste que la carne era fantástica, pero, como bien dices, en España la carne también es una maravilla… que a carnívoros no nos gana nadie 😉 está bien comparar para seguir buscando.Viviendo donde vivimos el tema aglomeración en navidad lo tenemos más que asumido, creemé. Más de una vez hemos oído en el metro el aviso de que no salgas a la calle en Sol que está saturado, que salgas en otra estación…Preparados sí, pero no para tanto como nos encontramos :-O

    Responder
  • 17 junio, 2012 a las 22:20

    He estado 4 veces en NY y muero porque la próxima sea en Nochevieja… ¡Envidia total! Un besazo, pareja 🙂

    Responder
    • 23 junio, 2012 a las 19:51

      Hola Marta,
      visitar Nueva York en cualquier época del año debe ser una maravilla, yo sólo le he hecho en Nochevieja, habrá que volver para comparar con otras fechas :-p
      Eso sí, el frío que se pasa en Nochevieja no se lo deseo a nadie!! jajaja

      Responder