EuropaFranciaOccitania

Turismo en Albi, qué ver en la cuna de Toulouse-Lautrec

  
La ciudad de Albi, ciudad episcopal, tiene muchos motivos para sentirse orgullosa de sí misma: un casco histórico patrimonio de la Humanidad, la catedral de ladrillo más grande del mundo, el museo y la casa natal de Toulouse-Lautrec, el río Tarn… Un día de turismo en esta ciudad de Francia te permiten disfrutar de todos ellos y de otros sitios que ver en Albi.

Albi, la ciudad episcopal, fue declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010. Nada más llegar desde Toulouse nos quedó claro el porqué. El coche era lo que más desentonaba dentro del casco histórico de la ciudad–allí está la oficina de turismo de Albi–, tanto que tuvimos que “esconderlo” en un aparcamiento subterráneo.

Francia Midi-Pyrenees Albi Palacio Berbie Museo Toulouse Lautrec Salto

La antigua ciudad de Albi creció en torno a dos fortalezas: el palacio de la Berbie, donde ahora se encuentra ubicado el museo Toulouse Lautrec, y la catedral fortificada de Albi, la catedral de Santa Cecilia. A su alrededor, el río y un casco histórico patrimonio de la Humanidad que recorrer.

Qué ver en Albi: el palacio de la Berbie

Después de visitar el castillo de Lidzbark Warmiński y la fortaleza-catedral de Frombork en Polonia y el de Kroměříž en la República Checa, quedó claro que no sólo en España e Italia los obispos se cuidaban en la Edad Media. En Midi-Pyrénées también hay un palacio eclesiástico, el de los obispos de Albi, el palacio de Berbie.

Francia Midi-Pyrenees Albi Palacio Berbie Jardines

Los jardines a la francesa, que vimos desde arriba, se asoman al río Tarn y son la única parte “delicada” de la construcción. Muros defensivos y torres dan la bienvenida al exterior del palacio,: en el siglo XIII no se andaban con remilgos. A pesar de ser uno de los castillos más antiguos de Francia, está muy bien conservado y alberga en su interior el museo Toulouse-Lautrec.

El museo Toulouse-Lautrec

¿Por qué está el museo Toulouse-Lautrec en Albi? Por dos motivos: el primero es que Toulouse Lautrec nació en Albi y el segundo es que, cuando su madre quiso dedicarle un museo en París, la capital lo rechazó. Tendrías que ser muy entendido en el pintor para no sorprenderte al entrar en el museo. Entre las más de mil pinturas que alberga –la mayor colección de obras de Toulouse-Lautrec del mundo– llaman la atención los paisajes de campo y la cantidad de caballos.

Francia Midi-Pyrenees Albi Palacio Berbie Museo Toulouse Lautrec Techo

Antes de marcharse a París, la vida de Toulouse-Lautrec transcurrió en el campo y ésa fue su primera inspiración, junto con los caballos a los que adoraba pero que, por culpa de sus problemas físicos, no podía montar. Ya en París llegó el Lautrec más conocido, el de los carteles del Moulin Rouge –que no cobró en dinero, su familia era bastante adinerada y no lo necesitaba, sino en absenta– y las imágenes de los burdeles de la ciudad –en los que llegó a vivir–.

Francia Midi-Pyrenees Albi Palacio Berbie Museo Toulouse Lautrec

¿Sabías que todo el amarillo que se ve en los carteles del Moulin Rouge hace referencia a que era un lugar con clase, casi para ricos? Mostraba al público que había luz eléctrica dentro del local, algo no muy habitual en 1889, cuando se inauguró el el Moulin Rouge. Te contamos más cosas sobre el Moulin Rouge tras nuestra visita al cabaret más famoso de París.

Más información
Web
Horarios: Varían casi cada mes, de 9-10 a 12 y de 14 a 17-18, en julio y agosto no cierra al mediodía.
Precio: 8 € con descuentos para estudiantes y familias

La catedral de Albi: Santa Cecilia

A pocos pasos del museo, y del palacio de la Berbie, está la catedral de Santa Cecilia. En esta zona no había canteras de piedra de manera que se fabricaban ladrillos –fueron los romanos los que llevaron la técnica hasta allí– con los que construir los edificios. La catedral no es una excepción: está construida con ladrillos, pero es la más grande del mundo de este material.

Como en el caso del palacio, el exterior es una sobria fortaleza: un castillo iglesia o iglesia fortificada. En cambio, el interior es todo arte: no queda un centímetro cuadrado sin pintar. Seguro que la imagen del gran comedor de Harry Potter con el techo encantado que muestra el cielo vendrá a tu mente nada más entrar. Aquí no está encantado, está pintado, pero el efecto es el mismo.

Francia Midi-Pyrenees Albi Catedral Santa Cecilia Interior Pinturas

Cuando nos dijeron que era de la misma época de la Capilla Sixtina del Vaticano pero que casi no había sido restaurada a lo largo de los siglos, no nos lo podíamos creer. La explicación es sencilla: el ladrillo poroso y las saeteras –sí, saeteras, al fin y al cabo es una fortaleza– hacen que las pinturas respiren y que el aire circule dentro de la nave. Bienvenida sea la habilidad de los constructores del siglo XIII que pensaron en todo,… ¡o la fortuna! La catedral era tan ostentosa como símbolo contra la herejía cátara, que acababa de ser derrotada y que predicaba la pobreza del clero.

Francia Midi-Pyrenees Albi Catedral Santa Cecilia Interior Jube

Además de las pinturas, es imprescindible pasar un rato admirando el jube, la pared interior que separa el coro del trascoro y que parece como una tela de encaje de piedra blanca, con más de 270 estatuillas. El órgano, del siglo XVIII, también pide a gritos que se le eche un buen vistazo.

Francia Midi-Pyrenees Albi Catedral Santa Cecilia Interior

Qué ver en Albi: El casco antiguo y el claustro de Saint-Salvi

Cuando camina por las calles medievales de Albi, uno se siente extraño: las paredes de los edificios del casco antiguo no son verticales, se inclinan hacia el exterior conforme se alejan del suelo. No, no es que hubiera bebido más de la cuenta, ni que hayan construido más plantas y los muros no sean capaces de soportar el peso. El motivo es mucho más pícaro: los impuestos se calculaban sobre el espacio de la planta baja, que se utilizaba normalmente como tienda, sin tener en cuenta si la planta de arriba, donde se vivía, era más grande.

Francia Midi-Pyrenees Albi Casco Historico Casas

Un paseo por la zona UNESCO buscando las calles y las casas más bonitas que ver en Albi tiene que incluir estos barrios: el de Castelvieil –castillo viejo–, el de Castenau –castillo nuevo–, el de Saint Salvi y las orillas del Tarn. En el barrio del Castelnau, al sur de la catedral, está la casa más antigua de Albi: la casa del Viel Alby y la casa natal de Toulouse-Lautrec –hay un restaurante en las antiguas cuadras–. Aquí también llegó el dinero con el comercio del pastel como en Toulouse y las casas de los mercaderes y burgueses en el barrio Lices/Vigan son prueba de ello.

Francia Midi-Pyrenees Albi Casa Viel Alby

Albi es la ciudad del ladrillo, por ello se apoda Albi la roja –se dice que Albi es la mujer de ladrillo mientras que Cordes-sur-ciel es la mujer de piedra–, pero antes de la rebelión cátara la piedra se usó para construir la iglesia de Saint-Salvi. Hoy queda sólo un ala del claustro, pero no deja de ser una maravilla de tranquilidad y recogimiento en pleno centro de la ciudad.

Francia Midi-Pyrenees Albi Casco Historico Claustro Saint-Salvi

Dormir en Albi: Hotel Alchimy

A pocos metros del casco histórico de Albi, en la place du Palais, está el hotel Alchimy. Una mezcla de edificio antiguo con decoración casi neo-rococó en algunos espacios y diseño –la pared espejo tras la cama que hacía las veces de puerta del baño nos dejó con la boca abierta– hecha con mucho gusto en un pequeño hotel boutique.

Francia Midi-Pyrenees Albi Hotel Alchimy

Un lugar perfecto para pasear por la antigua Albi después de cenar… aunque nosotros tuvimos que salir casi corriendo del restaurante para poder disfrutar de la puesta de Sol sobre las fortalezas de la ciudad desde el otro lado del río Tarn –no son muy rápidos en el restaurante–.

Francia Midi-Pyrenees Albi Nocturna

Toulouse-Lautrec, arquitectura medieval, arte eclesiástico, puestas de Sol… ¿quieres más motivos para visitar Albi?

Aquí tienes nuestra ruta en coche por Midi-Pyrénées

¿Te quieres de viaje a Albi por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Toulouse aquí o a Montpellier aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Albi o compara entre varios portales de alojamientos aquí.
  • Alquila el coche en Francia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías del sur de Francia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

4 comentarios

  1. Francisco José
    1 abril, 2017 en 17:47 — Responder

    Valiosa información para mi próximo viaje a la región de Aveyron. Albi es mi punto de partida y en principio estaré dos noches. Pensáis que es excesivo o que con un día solo tendremos suficiente para disfrutar de Albi?
    un saludo

    • 2 abril, 2017 en 00:08 — Responder

      Hola Francisco José y bienvenido al blog 🙂
      Si tienes la ocasión de pasar dos noches podrás disfrutar de la ciudad con más calma y profundizar más: estar más tiempo en el museo de Toulouse Lautrec, recorrer la catedral y el palacio y pasear por sus calles. Aunque es posible verlo todo (lo principal) en un día. Valora la velocidad frente a la calma y también el resto de lugares que quieres visitar, no vayas a estar más justo de tiempo en otros y puedas aprovechar el tiempo extra.
      Disfruta mucho

  2. Katia Bauso Bravo
    24 noviembre, 2018 en 10:35 — Responder

    Gracias por las dicas.

    • 26 noviembre, 2018 en 09:09 — Responder

      Hola Katia y bienvenida al blog 🙂
      Muchas gracias a ti por leernos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *