AndaluciaEspañaEuropaMálaga

Picasso, el malagueño universal que revolucionó el mundo

  

Siempre me ha fascinado la historia del arte. Junto con los idiomas, era lo que más me atraía en la escuela. Nunca había relacionado estos gustos con mi gran pasión, una pasión muy temprana y transmitida por mi familia: la de viajar. Pero ahora lo tengo claro, lo que me fascina es conocer a otras personas y sus historias a través de los viajes. Conocer personas comunes de nuestros tiempos, charlando con ellas en otros idiomas, o a gestos, da igual, y personas extraordinarias de otros tiempos, a través de su legado, por ejemplo el artístico.

Pablo Picasso es uno de estos hombres extraordinarios que he admirado desde el principio, desde que mi profesor de historia del arte me habló de su obra y empecé a entenderle un poco más, porque los vanguardistas no son fáciles de entender, claro…

Malaga Selfie Picasso

Ahora mismo si pienso en un pintor, pienso en él. ¿Por qué? No sabría decirlo. Para mí es un símbolo. El símbolo del saber mirar las cosas desde otro punto de vista. Verlas de forma diferente y como los demás no las ven. ¿A quién se le habría podido ocurrir ver y representar un objeto al mismo tiempo desde diferentes ángulos? Sólo a un genio: por ello creo que Picasso es uno de los españoles más universales, uno de los españoles que cambiaron el mundo. Y además puedo decirlo desde la perspectiva de una extranjera. Eso sí, como buena italiana, también me gusta pensar que por sus venas corría un poco de sangre de mi país, ¿sabíais que el abuelo paterno de Picasso, Tommaso Picasso, era de un pueblo cercano a Genova?

Los 7 españoles que cambiaron el mundo

Encontrar a los siete españoles que cambiaron el mundo: éste es el reto que se ha marcado Allianz Global Assistance y, seguro que con no pocas dificultades, ha escogido a veinte candidatos.

Todo el mundo puede votar por internet y elegir uno de los siete “ganadores”. Sí, lo sabemos, es muy complicado y Picasso tiene grandes rivales, pero cuando nos pidieron promocionar esta iniciativa estuvimos encantados y cuando tuvimos que escoger un personaje, no lo dudamos. Si quieres saber quiénes son los otros diecinueve candidatos y votar tu favorito, visita la web de Los siete españoles que cambiaron el mundo, para conocer a los elegidos.

Barcelona Colonia Guell Cripta Gaudi Interior

Una vez terminada la votación, la gran artista Ellsie Ansareo fotografiará las ciudades que vieron nacer a los siete finalistas y sus obras se publicarán en un libro electrónico gratuito.

#7españoles

Viajar con Picasso: del mundo a Málaga

La primera cosa que hice al ir a vivir a Madrid fue ir al Reina Sofía y quedarme extasiada frente al Guernica. Ya me lo conocía de memoria, de hecho lo había reproducido en diferente ocasiones en la escuela. También conocía su historia, la de los hechos que narra y la del cuadro en sí. Pero verlo en la realidad y a su tamaño me emocionó.

Cuando viajo por el mundo también busco sus obras por los muchos museos que las acogen. Decir que fue un artista prolífico es poco: ¡pintó más de dos mil obras! París, Londres, Moscú, Nueva York… son sólo algunas de las ciudades donde he tenido “citas” con cuadros de Picasso.

NuevaYork-Taxis

Pero para conocer de verdad a un artista hay que buscar sus orígenes. Por ello, para conocer Picasso hay que visitar su querida ciudad natal: Málaga. Una ciudad con una historia artística y una luz tan especial, que no pueden no inspirar… Para ser sinceros, hay que decir que el artista no vivió mucho tiempo en la ciudad andaluza. Con sólo diez años, en 1888, la familia de Pablo se mudó a La Coruña. Su padre, José Ruiz Blasco, tuvo que trasladarse ahí tras su cese como conservador del Museo de Bellas Artes de Málaga, al encontrar una plaza de profesor en la Escuela de Bellas Artes de la Coruña. El cambio fue todo menos agradable para él: Picasso recordaría a menudo la expresión de su padre “Ni Málaga, ni toros, ni amigos, ni nada de nada”.

Malaga Muros Alcazaba Interior

Aunque vivió tan poco tiempo en ella, Picasso volvió en numerosas ocasiones a Málaga en sus vacaciones y siempre le tuvo un cariño especial. De hecho, aunque no se formó ni se desarrolló como pintor ahí, muchas claves de sus obras se pueden buscar en su infancia en la ciudad andaluza, recuerdo todavía como mi profesor de historia del arte insistía en ello. Por ejemplo, la relación entre algunas de las técnicas que utilizaría de adulto con la afición de la infancia de recortar siluetas de papel para representar diferentes figuras. Y, por supuesto, la aparición desde muy pequeño de temas que se convertirían en recurrentes como las palomas, la mitología o los toros que tanto amaba su padre.

La Málaga de Picasso

En Málaga hay dos museos dedicados al gran artista: la Fundación Picasso, Museo Casa Natal y el más reciente Museo Picasso Málaga. Gracias a ellos, el artista sigue demostrando el amor por su ciudad todavía hoy, llevando miles de turistas cada año a visitarlos.

Malaga Catedral Manquita Naranjos

Pero hay otros sitios emblemáticos ligados a la figura del autor que se pueden conocer en Málaga: desde la iglesia de Santiago, una de las más antiguas de la ciudad, donde Pablo fue bautizado, hasta el Ateneo, la ex escuela de Bellas Artes donde su padre impartía clase y el pequeño Pablo empezó a familizarse con el dibujo. Pero hay que conocer mucho más… el ambiente, la belleza y el espíritu de Málaga que Picasso siempre llevaría consigo están por doquier.

Malaga Muelle Puerto Puesta de Sol

Ahora es tu turno, descubre a los #7españoles que han marcado la historia del mundo en 7españoles.es

  

2 comentarios

  1. Juan Andrés
    4 septiembre, 2015 en 12:24 — Responder

    Soy Malagueño, y debo decir que estoy enamorado de mi tierra y de toda Andalucía en general. De hecho, tengo un blog sobre viajes a Andalucía, donde ayudo a todo el que necesite consejos para visitar mi tierra (sitiosdeocio.com).
    Por si os queréis comentar mi web, esta es una entrada típica sobre Málaga.

    Nos encantaría tener una referencia vuestra.
    Muchas Gracias y a seguir viajando!!!

    • 4 septiembre, 2015 en 23:02 — Responder

      ¡Hola Juan Andrés y bienvenido al blog! Nos pasaremos por tu blog cuando podamos 🙂 ¡Un abrazo viajero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *