Alcalá de HenaresEspañaEuropaMadrid

Un paseo por Alcalá de Henares

  

Como pasaba con los alrededores de Barcelona que quedaban un poco eclipsados por la propia Ciudad Condal, Madrid también ejerce esa atracción sobre el viajero que le hace quedarse en la ciudad dejando de lado alguna que otra maravilla a pocos kilómetros. No es del todo el caso de Alcalá de Henares, porque su fama es lo bastante importante como para que muchos turistas de la capital vayan a visitarla, pero nunca está de más recordarlo. Además, no puede ser más fácil llegar a la antigua Complutum desde Madrid con el tren de cercanías directo.

Alcala Henares Fachada Universidad Salto

De Complutum a Alcalá de Henares

El mejor sitio para conocer la historia de la ciudad requiere de un pequeño esfuerzo. Como siempre, las cosas se ven mejor desde arriba y ahí, desde lo alto del campanario de la antigua iglesia de Santa Ana es como se entiende mejor la ciudad complutense. Después de subir los más de cien escalones, y de recuperar el aliento, veremos la plaza de Cervantes a nuestros pies. Es el centro de la actual Alcalá de Henares, pero mirando por la arcada de la izquierda veremos un monte, el cerro del Viso, a cuyos pies nació Complutum. Si giramos la cabeza y miramos por la arcada de la derecha veremos otro monte en el que todavía asoma la antigua fortaleza árabe, Al-Qalat, sobre el río Henares. Con esto está todo dicho, el origen del nombre de ciudad complutense y del de Alcalá de Henares.

Alcala Henares Plaza Cervantes Torre Santa Ana

Pero también se aprecia el tamaño y la disposición del gran sueño del cardenal Cisneros, la universidad de Alcalá de Henares. Se trata de la primera ciudad universitaria diseñada a tal efecto y el primer modelo que se trasladó a América, uno de los motivos por los que está incluida en la lista de patrimonio de la humanidad de la UNESCO.

Alcala Henares Fachada Universidad

En lo que queda de la iglesia se encuentra el centro de interpretación de los universos de Cervantes, el hijo más famoso de la ciudad, aunque sólo pasó sus primeros años aquí.

Universidad de Alcalá de Henares

No se puede hablar de Alcalá sin mencionar su universidad. Cisneros apostó fuerte por su sueño y, dada su avanzada edad no las tenía todas consigo. Tanto es así que la universidad está construida con ladrillo, sí, ladrillo. No lo veréis, pero es porque, como le dijo a Fernando II en la inauguración cuando el monarca, que por lo visto no se llevaba muy bien con el cardenal, se echó en cara: “lo que yo he hecho en barro otros lo harán en piedra”. Y así fue en 1662, fecha que se puede ver grabada en la piedra del patio mayor de la universidad.

Alcala Henares Sepulcro Cardenal Cisneros Capilla San Ildefonso

La universidad de Alcalá de Henares tenía su propia jurisdicción y ni profesores ni alumnos respondían ante la justicia ordinaria. Tenía sus propios calabozos en los que muchos ilustres del Siglo de Oro como Quevedo pasaron más de una noche. Su unión con el clero es tal que la fachada de la universidad se hizo a imagen y semejanza de un retablo de iglesia.

Alcala Henares Universidad Alcala Paraninfo

Desde 1508, año de su primer curso lectivo, hasta 1836 se mantuvo en activo, pero su constante declive y la “necesidad” de tener una universidad en la capital propició su traslado a Madrid, junto con los Reales Estudios de San Isidro y el Real Museo de Ciencias Naturales de Madrid. Eso sí, sigue en uso, en 1975 se llevaron algunas facultades la la Complutense de Madrid debido a la saturación y pero dos años después se ganó su “independencia”.

Pasear por Alcalá de Henares

Desde la plaza de Cervantes con la estatua del insigne manco de Lepanto, que no era manco, sino que su mano izquierda la tenía inútil por un trozo de plomo que le seccionó un nervio, hasta la universidad, todo el centro de Alcalá de Henares es un constante paseo por la historia. Atentos, porque cerca del ayuntamiento se encuentra el escudo en piedra de la ciudad más antiguo.

Alcala Henares Calle Mayor

Antes de llegar a la calle mayor hay que hacer otra parada para visitar el teatro corral de comedias de Alcalá. Por aquí pasaron prácticamente todos los autores del Siglo de Oro español. Casi todos estudiaban en la universidad y era aquí donde representaban sus obras. No penséis que es un corral de comedias al uso, como puede ser el de Almagro. Éste pasó de corral de comedias a teatro romántico y finalmente a cine en el siglo XX. Poco antes de ser derribado, esa burbuja inmobiliaria que todo lo absorbía, se recuperó y restauró para devolverlo a su uso original. Allí descubrirás que hasta el siglo XVIII en los teatros no se aplaudía si una obra gustaba, se zapateaba, y que ya había empujadores y colocadores en el siglo XVI.

Alcala Henares Corral Comedias

Miguel de Cervantes

Retomando camino por la calle mayor, la calle porticada más antigua de Europa y la más larga de España –en la antigua judería, Alcalá de Henares también fue ciudad de las tres culturas– llegamos hasta el Museo casa natal de Cervantes. La casa guarda una de las mayores colecciones de ediciones de El Quijote, y es la muestra perfecta de cómo eran las casas castellanas. Como el padre de Cervantes era médico, ahora sería practicante, en la casa hay una silla de dentista y una paridera de la época.

Alcala Henares Estatua Cervantes

Si os entra hambre por el camino podéis probar el dulce típico de Alcalá de Henares desde el siglo XVII: la costrada o merenguilla, a base de hojaldre, almendra, crema y merengue, en la confitería tradicional Cervantes, no podías ser más apropiado.

Curiosidades alcalaínas

  • La palabra gorrón tiene su origen en la universidad de Alcalá de Henares, los estudiantes pobres tenían que hacer casi de todo para poder pagarse los estudios. Entre sus tareas estaban desde limpiar y ordenar las habitaciones de los estudiantes con dinero, hasta hacer sus tareas, incluso los exámenes en su lugar. Vestían una gorra grande de distinto color según la carrera que cursaran.
  • La leonera, eso que decían tus padres que era tu habitación, también está relacionado. Las leoneras eran las habitaciones de los gorrones, más pequeñas y, dado que tenían que ocuparse de las de otros para ganar dinero, menos ordenadas.
  • ¿Te han dicho alguna vez que eres un manta? Pues… sí, ¡sorpresa! Otra más. Cuando un estudiante suspendía se le colocaban unas orejas de burro y una manta. Además, se les manteaba en la puerta de la universidad.
  • No todos los grandes autores del Siglo de Oro que pasaron por sus aulas acabaron bien, San Ignacio de Loyola no logró aprobar ni una asignatura y acabó sus estudios en la Sorbona parisina.
  • Santa Teresa de Jesús también pasó por la ciudad inaugurando un convento de clausura en el que vivió mucho tiempo una hermana de Miguel de Cervantes.

Alcala Henares Patio Universidad

Aprovechando la representación al aire libre de la obra de José Zorrilla Don Juan Tenorio, fuimos hasta allí en el #minubetrip #turismoalcalá. Muchas gracias a la oficina de turismo de Alcalá de Henares por su colaboración.

¿Te quieres de ir de viaje a Alcalá de Henares? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Madrid aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Alcalá de Henares al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Madrid al mejor precio comparando entre varias compañías aquí
  • Las mejores guías de Madrid aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

5 comentarios

  1. 12 noviembre, 2014 en 11:25 — Responder

    Para mí Alcalá de Henares es uno de los lugares imprescindibles a visitar en Madrid. La pena es que suele pasar bastante desapercibida por su lejanía con la capital, pero tiene tantas cosas! Además del paseo que comentas por el centro, también recomendaría visitar el yacimiento de Complutum!
    Saludos

    • 17 noviembre, 2014 en 20:46 — Responder

      Pues no es tan lejana Mari Carmen, mucho más lejos está Aranjuez y la gente también la visita 😉
      A pesar de la cercanía/lejanía a la capital, Alcalá es bastante conocida y entra en el recorrido de bastante gente, aunque es cierto que muchos turistas que llegan a Madrid no pasan por allí y se lo pierden.
      El yacimiento seguro que también merece la pena, pero es un poco más complicado el acceso. A la ciudad con el tren se llega en un momento 🙂

  2. 15 julio, 2015 en 19:34 — Responder

    Muy buenas tardes. Interesante entrada sobre nuestra ciudad.
    Me preguntaba si sería posible o me dejara emplear una de las fotos (la de la estatua de Cervantes a contraluz) de este artículo para un trabajo.

    Gracias por todo y abrazos.

    • 24 julio, 2015 en 16:05 — Responder

      Hola Víctor y bienvenido al blog
      Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado la entrada. Mándanos un correo (saltaconmigo@saltaconmigo.com) y nos explicas bien lo de la foto, te mandaremos una mejor 🙂
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *