5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


15 cosas que no debes hacer en Italia en un restaurante

¿Vas a viajar a Italia y quieres probar la “típica comida italiana”? ¿Estás seguro de saber qué es “eso”? Yo, por mi parte, ya he hablado de los platos típicos de la cocina italiana, ahora vamos a ver qué tal vas tú de conocimientos básicos antes de aventurarte a entrar en un restaurante y comer en Italia

Italia Assisi Basilica di San Francesco Salto

Después de pasar unos meses en EEUU y descubrir que existían platos “italianos” como la Caesar salad –la ensalada César–, los fettuccine Alfredo –que en realidad tienen origen italiano pero en Italia son desconocidos– o, peor, los spaghetti meatballs –¡espaguetis con albóndigas!– me quedaba todavía un mundo por descubrir sobre las interpretaciones de la cocina italiana en el extranjero, pero ahora ya nada me sorprende, así que no te avergüences.

Para solucionar todas las dudas sobre Italia, no solo qué hacer no o no en los restaurantes, hemos creado un grupo en Facebook: Consejos para viajar a Italia. Únete y comparte.

Italia Milan Duomo Azotea

¿Estás preparado? Hagamos un pequeño test para comprobar tu nivel: ¿verdad o mentira?

  • La carbonara lleva nata, y a veces champiñones, ¡de toda la vida!
  • En todos los restaurantes italianos hay pizza, y una de ellas es la de «pepperoni» que, como todos saben, es «salami» picante
  • La base para una buena salsa para pasta es el tomate frito
  • La pasta se cuece con agua y aceite y si queda blandita, mejor
  • Los espaguetis se cortan para que quepan en el cazo; para ver si están hechos se tiran a la pared y se mira si se pegan a los azulejos; luego, si no se han cortado antes, se comen con tenedor y cuchara para ayudar a enrollarlos o bien se cortan con el cuchillo
  • Las pizzas grandes son para compartir
  • Las mejores pizzas llevan el borde relleno de queso y salsa barbacoa
  • El fútbol italiano es malo, es todo catenaccio y Tassotti es un hijo de… (esto no tiene nada que ver, pero tampoco lo mencionéis en Italia).

Si crees que alguna de las anteriores afirmaciones es verdadera, necesitas urgentemente asistir a la clase básica de “italiano versus guiri en la cocina” que encontrarás a continuación –si crees que todas son correctas, necesitas un mes encerrado en una casa rural de la Toscana con una nonna que te de clases magistrales–.

Italia Bergamo Ristorante Pizzeria

Sé que es difícil pero tienes que olvidar toda la sabiduría que el Telepizza, el Gino’s y demás restaurantes con manteles de cuadros rojos te han transmitido desde la infancia… ¿vamos juntos hasta Italia y sin comprarnos un jersey a rayas?

Qué no hacer cuando vas a comer en Italia si no quieres parecer (más) guiri

Ya estás en Italia, por fin entras en un restaurante –sigue una entrada sobre los tipos de restaurantes que hay en Italia, que son bastantes–… ahora llega la parte más difícil, entender qué hacer para no parecer guiri. Una palabra mal dicha y es como si te acabaras de poner sandalias con calcetines. Aquí un listado de las cosas que no debes hacer en Italia en un restaurante, ¡nunca!

Italia Mantova Ristorante Soportales

  • No pidas parmesano si comes un plato de pasta o arroz con pescado o marisco. No te preguntes porqué, es así, el pescado no se mezcla con el queso. Ese bonito recipiente de queso rallado que está en la mesa de al lado es inalcanzable, ni lo intentes. Por cierto, tampoco se puede comer pan junto con la pasta, sólo antes o después. Si lo haces, disimula.
    Pena: Arresto domiciliario.
  • No digas que la pasta está demasiado dura. La pasta es al dente, así se come en Italia. Sé que en España, como dice nuestro amigo Willy, la pasta se hace así y que “cuando está blandita, déjala cinco minutos más”, pero Italia es otro mundo.
    Pena: expulsión del país.
  • No pidas un lambrusco fuera de la región de Emilia Romaña o en un restaurante de buena categoría, es uno de los dos vinos más exportados de Italia pero no de los más consumidos ni, de lejos, de los más preciados (aunque sí que hay vinos lambrusco de alta calidad y muy buenos, como descubrimos en Italia).
    Pena: mirada hiriente del camarero.
  • No pidas una pizza en un restaurante que no es una pizzeria, no hay. Y, por cierto, las pizzerias sólo suelen estar abiertas por la noche, así que no se suele comer pizza a mediodía.
    Pena: servicios sociales limpiando platos en una verdadera pizzeria.
  • No pidas una pizza con «pepperoni», o si lo haces, que sepas que los peperoni (con una «p») son pimientos. El «pepperoni» que tienes tú en mente es salame piccante.
    Pena: trabajos forzados en un campo de cultivos de pimientos en el sur de Italia.
  • No dejes una pizza a mitad ni la compartas. Si quieres parecer italiano, tienes que ser duro y acabarte la pizza. Si puedes con una fabada podrás con una pizza. ¡Ánimo!
    Pena: comerte toda la pizza que te queda aunque estés reventando mientras te mira todo el restaurante.

Italia Pizza

  • No preguntes por qué le falta la nata a la carbonara. ¡La carbonara no lleva nata hijo mío! Ni champiñones por cierto…
    Pena: un mes en Guantánamo.
  • No digas que ya comiste pasta el día anterior y que estás cansado: cada pasta, con su diferente formato y salsa, es un mundo, aunque no lo entiendas tienes que fingir hacerlo, sólo son unos días.
    Pena: deportación inmediata.
  • No pidas un café con leche, un cappuccino o, peor, un zumo de naranja, después de la comida. Después de la comida en Italia sólo estás autorizado a tomar caffè espresso, una infusión –no intentes pedir un menta poleo, no existe, puedes pedir un té de menta– o un caffè d’orzo (sigue una entrada sobre los cafés italianos). El cappuccino sólo se toma para desayunar y, muy raras veces, para merendar. Y el café, en todas sus variantes, nunca se acompaña con zumo. Pero, sobre todo, recuerda: el espresso no es demasiado fuerte, tú eres demasiado débil.
    Pena: de una semana a diez días de servicios sociales aprendiendo a hacer espresso en un chiringuito de playa.
  • No pidas un café con hielo, no existe (también lo explicaré en la entrada sobre cafés italianos, donde hablaré de las alternativas: el caffè freddo y el caffè shakerato).
    Pena: beberte un litro de caffè espresso hirviendo.
  • El tinto de verano, ese gran desconocido: lo de echarle casera o limón al vino como que no, si quieres tendrás que hacerlo tipo botellón y a escondidas…
    Pena: un año de cárcel.
  • No pidas una ensalada de primero. La ensalada no es un entrante, es un acompañamiento. Los primeros permitidos son pasta, arroz, sopas u otros platos de cuchara con legumbres o cereales. En algún sitio de comida rápida o informal hay insalatone, ensaladas grandes que sirven como platos únicos, pero en los restaurantes comunes no.
    Pena: tragarte tres comidas seguidas con sus entrantes, primeros, segundos y postres.
  • No pidas una pizza carbonara o boloñesaragù (alla bolognese) en italiano, por cierto–: son salsas para pasta y la pizza es otro mundo, además lo de echarle carne a la pizza también está prohibido.
    Pena: bañarse en salsa boloñesa.
  • (Para los sudamericanos). No pidas zumos para acompañar la comida. En Italia la comida se acompaña de agua o vino y, si se trata de comida rápida o informal como una pizza, con cerveza o refrescos.
    Pena: expulsión súper rápida.
  • (En especial para los argentinos). No digas que la pasta o la pizza argentina están mejor que las italianas. Si crees que es así –lo cual es muy probable porque es lo que siempre has estado acostumbrado a comer–, díselo sólo a todos tus compatriotas cuando vuelvas a casa.
    Pena: retirada de ese pasaporte italiano que «tanto» te costó conseguir.

Italia Jesi Muralla

Sí, los italianos somos muy talibanes con la comida, pero no nos lo hagas notar, finge que nos entiendes ¡y ya está! Espero que ya estés preparado para quedar como un auténtico italiano. Ah, también puedes leerte los 10 mandamientos de la cocina italiana para extranjeros (en inglés) que ha elaborado la Accademia Barilla, los he encontrado mientras estaba escribiendo esta entrada y curiosamente muchos coinciden con lo que he escrito, aunque lo del ketchup en la pasta o en la pizza creo que, afortunadamente, se lleva sólo en EEUU. ¿O no?

Italia Bologna Osteria Orsa

Ahora sí, buon appetito! Aunque estrictamente hablando es de mala educación decirlo, pero ése ya es nivel avanzado…

Ahora que ya sabes lo que no tienes que hacer en un restaurante, toca leer nuestros consejos para viajar a Italia, antes de saber qué pedir: los platos típicos de Italia:

ni los tipos de restaurantes y menú

¿Quieres probar tus conocimientos en un restaurante en Italia? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Italia aquí.
  • Alquila el coche en Italia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Italia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Italia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

104  Comentarios

  • 6 agosto, 2014 a las 11:24

    Muy bueno!! jeje yo ya sabía muchas cosas gracias a mis compis Italianos y a los chicos de Mochileando por el mundo.
    Gracias a eso no cometimos ningún sacrilegio xD
    Comí una carbonara, de verdad, muy buena.

    Por cierto, en Galicia pasa algo parecido a lo del Lambrusco al pedir Vino turbio…como dice mi padre: es el vino que exportamos porque aquí no se bebe jaja

    Saludos

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 11:36

      Muchas gracias 🙂 Veo que tú ya ibas preparada al examen, muy bien, jeje
      Tomamos nota con lo de Galicia 😉

  • 6 agosto, 2014 a las 11:46

    Jajaja, me he reído mucho con este post! Es muy diver!! 😀 Y sí, reconozco que soy de las que solía echar nata a la carbonara y que, aunque quede mal decirlo… por muchas variedades que haya, no soy capaz de comer pasta varios días seguidos… Y eso que me gusta, eh! 😉
    Un abrazo!

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 11:51

      jeje, lo de comer pasta más días seguidos es nivel muy avanzado, pero quedas bien si dices que sí lo entiendes aunque no sea verdad 😛 Yo la como todos los días, o siempre que puedo, desde que era muy pequeña, de hecho en en Italia se empieza a comer pasta muy finita con sopa junto con los primeros potitos…
      Un abrazo y gracias por pasarte 🙂

  • 6 agosto, 2014 a las 13:00

    yo tuve la suerte de estar en Grossetto con una familia italiana un par de dias y probe lo mejor de mi vida, otra cosilla que se cena muy temprano si mal no recuerdo a las 19 hs por lo menos donde yo estaba.-
    fuimos a un hermoso restaurante en Castiglione de la Pescaia y con luz de velas nos comimos esos espaguetis a la carbonara y el vino en una jarra
    gracias por hacerme recordar esos dias

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 13:25

      Sí, la comida en Italia, como en muchos sitios, es parte integrante de la cultura 🙂 ¡Gracias a ti por pasarte!

  • Freddyncalm
    6 agosto, 2014 a las 13:01

    En Japón existen los «espagueti napolitana» (En Italia existe la salsa napolitana pero no los espagueti napolitana).

    El origen de este tipo de espagueti parece ser un chef japonés que tras la segunda guerra mundial debía alimentar a un hambriento general americano en su hotel y decidió darle pasta con ketchup.

    La receta ha cambiado ligeramente pero son muy habituales hoy día en Japón.
    ナポリタン スパゲティ (Naporitan supageti)

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 16:23

      jeje, es increíble la cantidad de recetas «italianas» que han nacido fuera de Italia, esta desde luego no la conocía, muchas gracias por tu aportación y por pasarte por el blog 🙂

  • Silvia
    6 agosto, 2014 a las 12:02

    Doy fe del primer punto. Yo como queso con la pasta sí o sí y en un viaje a Venezia embarazada de 8 meses se me ocurrió pedirlo con unos spaguetti a la vongole… Ufff por mucho que insistí no hubo manera. Resultado: me eché a llorar (malditas hormonas!!!) y ni aún así
    Sin embargo recuerdo perfectamente una ensalada caprese en la carta de entrantes de un restaurante muy cuqui de Siena…

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 12:25

      Vongole y Parmigiano, ¡herejía! jaja Ya sabes, somos un poco talibanes, si quieres parmesano se lo tienes que robar al de la mesa de al lado sin que los camareros se den cuenta 😛 La caprese, que no tiene «hojas», es un caso un poco diferente, normalmente es un «antipasto» no un «primo» en cualquier caso, aunque puede que en algún restaurante no tradicional la sirvan como primero en un menú…

  • Victor del Pozo
    6 agosto, 2014 a las 12:34

    Bueníiiiisimo!

    Por cierto. Me acostumbraré a Guantánamo… Eva hace una carbonara deliciosa con nata y champiñones ;P

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 13:05

      jeje, no Victor, si lo haces en casa y no te ve ningún italiano no pasa nada, pero mejor si la llamas «pasta con nata y champiñones» por si acaso 😛 ¡Muchas gracias por pasarte!

  • 6 agosto, 2014 a las 12:58

    Qué bueno!! Jo a mi me vais a matar pero yo muchas de las cosas que pones no las sabía. Justo este fin de semana hablamos de que la pasta carbonara no lleva nata (yo cuando la hago pongo bien de nata claro jaja). Me merezco cadena perpetua jajaja!!
    Me ha gustado mucho! Me parece muy original! Un saludo saltarines!!

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 13:18

      Muchas gracias Regina y bienvenida al blog 🙂 Bueno, para cuando vayas a Italia ya estás preparada entonces 😉 Como le decía a Victor, puedes seguir comiendo carbonara con nata en casa si no se lo dices a ningún italiano 😉

  • 6 agosto, 2014 a las 13:02

    Pues he pecado en lo de comer pan con la pasta y compartir la pizza, en el resto todo en orden 😀

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 13:26

      Bueno, pecata minuta entonces, ¡a entrenar comiendo pizza que hay que acabarlas aunque sean grandes! 😉

  • 6 agosto, 2014 a las 13:30

    Suspenso total.
    No se si es peor los trabajos forzados o acertar a comer en Italia!
    Esta claro que como castigo me merezco ir a Italia de nuevo 🙂
    Un saludo.

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 13:46

      Eso, castigada a volver a Italia, para la próxima ya estarás preparadísima 😉 ¡Gracias por pasarte!

  • 6 agosto, 2014 a las 13:57

    Lo que nos hemos reído con los
    Castigos ja ja ja, con esto aprendido sobreviviremos a la experiencia italiana. Gracias chicos !!

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 14:03

      ¿Cómo que reído? ¡Los castigos son muy serios! jajaja Repasadlo bien todo antes de ir a Italia 😉 ¡Gracias por pasaros!

  • 6 agosto, 2014 a las 15:30

    Buenísimo!!! Lo que me he reido y sobre todo porque acabo de descubrir porqué en una ocasión un camarero casi me expulsa de un restaurante en Milán por decir que yo también quería queso en mi plato (seguro que mi plato de pasta llevaba pescado, ahora, lo sé). Por cierto, el queso no me lo puso.

    Un saludo.

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 17:14

      Me alegro de haberte desvelado ese antiguo misterio, jeje Para la próxima ya sabes, el truco es coger el queso de la mesa de al lado sin que te vea el camarero 😉 O rendirte a las tradiciones italianas… ¡Gracias por pasarte!

  • Sebastián
    6 agosto, 2014 a las 16:10

    Me ha encantado la entrada, hay solo dos que desconocía (la carne en la pizza y la ensalada de entrada)

    Debo reconocer que cometo el primer pecado, porque en Chile existe un plato llamado «Machas a la parmesana»; de hecho es mi plato de mariscos favoritos,el queso le da un toque espectacular.

    Estas últimas entradas me han dado unas ganas de visitar Italia, la comida le suma muchos puntos al viaje.

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 17:21

      Hola Sebastián, me alegro que te haya gustado la entrada 🙂 En realidad lo del pescado con queso tiene alguna excepción también en Italia, sobre todo en Sicilia. Hay calamares rellenos de queso, anchoas con pecorino (queso curado de oveja), hasta emperador/pez espada con caciocavallo (otro queso). No probamos las «manchas a la parmesana» en Chile desafortunadamente, ¡habrá que volver! Pero sí probé las «conchitas a la parmesana» en Perú y me encantaron.
      Pero para la pasta con marisco (allo scoglio/ alle vongole) no hay excepción: la «regla» dice que el sabor fuerte del queso mata el sabor delicado del pescado o del marisco… Espero que vayas pronto a visitar Italia, y que en los restaurantes sean simpáticos 😉 ¡Gracias por pasarte!

  • Raul
    6 agosto, 2014 a las 17:57

    Empiezo a estar cansado de esos viajeros que se pasan 3 días en un destino y se creen que conocen un país y una sociedad al completo.

    Has cometido tantos errores en tus argumentos, que me da pereza rebatirlos.

    Lo que has hecho es un retrato sesgado de una estancia, de un lugar. Te pongo un ejemplo, con España, en cada pueblos (ya no digo región) se hacen las cosas de una forma y recetas, imagínate en un lugar como Italia. Como napolitano te puedo decir que este artículo no hay por donde cogerlo.

    Por cierto, si es verdad que mis mejores pizzas las comí en Argentina, al haber vivido 12 años allí también, y que el famoso asado argentino, es un insulto a los amantes de las carnes, os gusta tan pasada que parece cuero y es una carne demasiado insípida.

    Un saludo y a ver si los bloggers de viajes dejáis de escribir artículos sobre vuestras cortas estancias como si fueran la biblia, y os centráis en dar vuestra opinión y no a creeros que estáis escribiendo una verdad absoluta. La mejor persona para escribir de un destino es un local, y aun así el artículo estará lleno de imperfecciones y opiniones sesgadas y subjetivas.

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 19:10

      Hola Raúl, bienvenido al blog y muchas gracias por tu detallada opinión. Aunque sea amante de la cocina argentina y de su MARAVILLOSA carne (yo la pedía poco hecha y no sé cómo puedes decir que es insípida), siento decirte que he pasado menos de tres meses en Argentina y que sigo prefiriendo la pizza italiana. Soy italiana 100% y he vivido toda la vida en Italia donde sigue toda mi familia (por tu nombre y lo que me cuentas, me parece que no es tu caso, pero desde luego ése no es el punto). Después de eso, he trabajado en marketing en empresas de productos italianos en España y he revisado muchos estudios de institutos de investigación sobre la visión de los españoles de la cocina italiana. Así que, si es verdad que yo puedo haber caído en la trampa de la generalización, tú también has caído en la trampa de que los bloggers quieran conocer un país después de «cortas estancias» en él 😉

      Si te parece que quería dar mi opinión como si de la biblia se tratara, lo siento, me parecía claro que la entrada estaba escrita con ironía (¿o es que también crees que quiero enviar gente a Guantanamo?). Mi intención, desde luego, no era dar una tesis sobre la cocina italiana, por supuesto que no estoy preparada, y no tengo problemas en admitirlo. El objetivo era simplemente provocar unas sonrisas al hablar de las diferencias que hay entre culturas, en este caso culinarias. También conozco la importancia de la comida regional y, siempre que he podido, he hablado de ella, de hecho he hablado de las peculiaridades de la cocina italiana en cada región en otros artículos. Por cierto, las opiniones siempre son subjetivas 😉

    • Silvia
      6 agosto, 2014 a las 21:26

      Raul hijo. El error lo cometes tú. Sara es italiana y sabe de lo que habla. O al menos puede hablar desde su visión subjetiva de italiana…

  • 6 agosto, 2014 a las 20:16

    ¡Me ha encantado la entrada!
    Un abrazo.

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 20:51

      ¡Muchas gracias y otro abrazo!

  • 6 agosto, 2014 a las 22:01

    Voy a imprimir este post y me lo voy a estudiar a conciencia… Madre mía, 3 cadenas perpetuas me hubieran caído!!!

    Genial entrada chicos! Me ha encantado lo de «el espresso no es demasiado fuerte, el débil eres tú…» 😉

    Saludos! 😀

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 22:18

      Muchas gracias Alicia y bienvenida al blog 🙂 Bien, repásate todos los puntos, que las penas pueden ser incluso peores en Italia, jejeje
      ¡Saludos!

  • 6 agosto, 2014 a las 22:04

    Jajajaja, lo del Peperoni nos paso en Venecia!! que pardillos fuimos.. cuando nos la dieron fue como… «hemos dicho peperoni no pimiento!!» eso si estaba requeterica!! 😉

    • Sara
      6 agosto, 2014 a las 22:26

      Hola Silvia y ¡bienvenida al blog! Bien, tuviste la suerte de que te gustan los pimientos 😉 Ese error es clásico, creo que los camareros italianos también lo saben pero hacen como que no para ver la cara de los turistas cuando les traen una pizza de pimientos en lugar que de salami 😛

  • 7 agosto, 2014 a las 09:47

    Genial artículo! Me he reído un montón leyéndolo y también he aprendido muchas cosas. Hay muchas que no las hacía o otras que sí las sabía, pero la mayoría de las penas las tendría que cumplir jejeje.

    Un abrazo viajeros!

    • Sara
      7 agosto, 2014 a las 10:22

      Muchas gracias Arantxa y bienvenida al blog. La próxima vez que vayas a Italia seguro que no te cae ninguna pena, jeje
      ¡Otro abrazo!

  • Manuel Cruz
    7 agosto, 2014 a las 12:14

    Falta la principal: no comas en Roma que te cobran un pastizal por comida de microondas. Hay un mundo de diferencia entre el ascazo que es Roma y el resto de Italia, en lo que a culinaria se refiere.

    • Sara
      7 agosto, 2014 a las 12:23

      Hola Manuel y ¡bienvenido al blog! Sí que hay restaurantes malos, pero muy malos (y lo digo por experiencia) en Roma, por ejemplo en Trastevere, pero también en otros sitios turísticos de Italia. Y en Roma te aseguro que hay restaurantes donde se come estupendamente, además a mí me encanta la cocina romana. Eso sí, hay que conocer los sitios…

  • Zardoz
    8 agosto, 2014 a las 12:41

    Ummm supongo que entonces mi version de salsa para la pasta, con nata, cebolla, jamón cocido (o beacon si no hay), jamón y chorizo tiene que ser sacrílega…

    • Sara
      8 agosto, 2014 a las 13:30

      Seguro que está muy rica pero no te la servirían en un restaurante en Italia 😉 Yo soy italiana y admito que me encantan los macarrones con chorizo (eso sí, con pasta italiana hecha al dente 😉 ) Al principio no quería probarlos pero luego caí rendida, jeje ¡Gracias por pasarte!

  • Manuel
    8 agosto, 2014 a las 11:51

    Soy victima también del peperoni (y también en Venecia), pero menos mal que lo señalé y el camarero se apresuró en corregirme con un gustoso grito: «salame!!!»

    • Sara
      8 agosto, 2014 a las 13:16

      Hola Manuel y bienvenido al blog 🙂 Sí, la mayoría de los camareros ya saben que en el extranjero el «pepperoni» es salame y se portan bien 😉

  • Alberto
    8 agosto, 2014 a las 12:10

    Buenas, fácil, viví año y medio con un italiano y sí, la carbonara lleva nata. Sólo depende de en qué lugar de Italia la comas. Al norte no se prepara igual que al sur; es como el cocido aquí o el gazpacho, una de esas cosas a las que cada uno juega según las reglas de su casa.

    • Sara
      8 agosto, 2014 a las 13:28

      Hola Alberto y bienvenido al blog 🙂 Muchas gracias por la información, soy italiana y lo desconocía, pero no me sorprende, ¡incluso hay versiones de tiramisù con nata! Lo que sí es seguro es que la receta original de la carbonara es romana/ del Lacio y no lleva nata. Pero muchas gracias, he aprendido una cosa nueva 😉

  • adolfo12
    8 agosto, 2014 a las 12:55

    Estoy de acuerdo en todo menos lo de que no le echan carne a la pizza, te refieres a carne picada porque spec, salsiccia fresca, salame, prosciuto y tal se puede considerar carne.

    • Sara
      8 agosto, 2014 a las 13:36

      Hola Adolfo y ¡bienvenido al blog! Sí, perdona, con carne entendía carne «fresca» (ternera o cerdo picados), por supuesto que se le echan prosciutto, diferentes tipos de salami, salsiccia, speck, bresaola… ¡Muchas gracias por la puntualización!

  • Jacobo
    8 agosto, 2014 a las 13:00

    Estuve un año viviendo en Italia y 100% de acuerdo con todo jaja lo que mas me sorprendió es que en el comedor de la universidad solo podías coger patatas fritas y ketchup para echárselo a la pizza, si pedías un filete o pescado tenías que acompañarlo con pasta si o si.

    Y el cafe con hielo lo tomábamos a escondidas en la cafetería que íbamos siempre y ya nos conocían de sobra, pero nos costó sudor explicarselo jaja

    • Sara
      8 agosto, 2014 a las 13:42

      Hola Jacobo y bienvenido al blog 🙂 Al final siempre se encuentra la forma de hacer lo que uno quiere 😉 En Italia no son (bueno, somos, yo soy italiana aunque viviendo en el extranjero he entendido que cada uno tiene sus costumbres) muy abiertos a los cambios en la cocina, pero con una sonrisa y algún truquillo es fácil adaptarse 😉

  • pisicola
    8 agosto, 2014 a las 15:36

    He estado mas de 30 veces en Italia, algunas veces pasando hasta tres meses allí y viviendo casi siempre en familia, aqunque también he ido a muchos restaurantes. Mi opinión es la siguiente:

    1. Italia es uno de los países más turísticos del mundo, están muy acostumbrados a tratar con extranjeros y no se asustan de nada.

    2. No se puede decir rotundamente que el arroz y en general los platos de pescado no deben ir acompañados de queso, si bien es verdad que es lo más habitual, hay algunos como el risotto que llevan queso en su preparación y luego al servirlos. Es como si alguien quisiera poner queso en una paella, no es lo habitual, pero si a ti te gusta lo haces y punto.

    3. La crema de leche o nata líquida es un ingrediente que se usa muy poco en la cocina italiana tradicional, igual que en la española, eso no quiere decir que haya algunos platos más modernos que sí la lleven, la carbonara es un buen ejemplo de plato típico que jamás ha llevado nata. Para ellos es tan extraño como para nosotros lo sería si le pones nata a la fabada.

    4. La pasta, ni aquí ni allí ni en ningún lado dónde sepan cocinar se hierve con aceite ni con nada que no sea solo sal en el agua. Un consejo: No hagas inventos raros. Limítate a comprar una buena marca de pasta elaborada con trigo duro, pon un cazo con abundante agua a hervir, no tires la pasta hasta que el agua esté hirviendo y remuévela unas cuantas veces al principio para que no se pegue, déjala con el fuego bien fuerte y si no quieres que se rebose el agua pon algún cucharón u objeto metálico encima del borde de la olla, haz caso del tiempo de cocción que pone en el paquete o incluso sácala 1 o 2 minutos antes. Jamás se le tira agua fría cuando se cuela. La pasta al dente aparte de ser mucho más rica es mas digestiva. Si aún no sabes comer pasta puedes cortarla, pero vale la pena hacer un esfuercillo e intentar comerla como ellos, verás que es más práctico (por eso lo hacen) y hasta más divertido.

    5. La pasta es el primer plato, lo que va antes de la pasta es el antipasto y después es el segundo plato. Para ellos si no hay pasta no hay primero, por supuesto no la comen siempre con salsa de tomate, se cocina con cualquier cosa: legumbres, carnes, pescado, marisco, sopa, menestra… la comen a mediodía, de cena, en bodas bautizos y comuniones, cuando están a dieta y siempre.

    6. Es verdad que la ensalada allí se come como acompañamiento del segundo plato e incluso después de éste, además suelen ser raciones muy grandes y con muy pocos ingredientes, vamos prácticamente todo lechuga y poco más. También se suelen acompañar los segundos con verduras encurtidas. Si no les dices que tú la comes antes, ellos por lógica te la traerán con el segundo plato.

    7. Nadie se extrañará si pides un chianti, un lambrusco o una cerveza si estás comiendo en una trattoria pasta o pizza, es más raro que lo pidas en un restaurante para acompañar una mariscada, pero si lo pides te lo sirven. Saben que es el vino con gaseosa , aunque no le llamen tinto de verano, la sangría e incluso el calimocho, a éstos últimos le llaman además les llaman igual que nosostros. Vete a un restaurante español y pide una zarzuela y un tinto de verano, es igual de raro hacer eso aquí como allí.

    8. Cuando quieres tomar hielo con una bebida en la mayoría de países lo sueles tener que pedir, por lo visto somos extraños en eso y enseguida se dan cuenta que se trata de un español cuando se pide hielo con la bebida o con el café. En Italia te lo sirven como en cualquier otro sitio si les pides un café y un vaso aparte con hielo y encima no hacen como aquí que te cobran más por un café con hielo que uno sin, aunque eso no lo hagan con otras bebidas.

    9. Los argentinos, por sus orígenes cocinan la pasta por lo general mucho mejor que en España. Para hacer una pizza por lo menos igual que la italiana ya estamos hablando de que se necesita un horno de leña, mozzarella de búfala, pepperoni efectivamente son los pimientos, el salame es lo que nosotros llamamos salchichón aunque suelen hacerlo más estrecho que el español, el chorizo les encanta y se conoce perfectamente en Italia y en cualquier país occidental siempre con el nombre de chorizo … De todas formas y aún teniendo todo lo que se necesita, por educación mejor no ir a ningún sitio a decir que tu lo haces mejor. ¿O acaso creéis que le sentaría bien a un gallego que yo fuese a decirle que hago mejores empanadas que ellos ni aunque fuera cierto?

    10.No he visto a nadie ni aquí ni allí pidiendo una naranjada o un zumo para acompañar la comida ni de postre, pero sobre gustos…

    • Sara
      8 agosto, 2014 a las 18:31

      ¡Hola y muchas gracias por pasarte y escribir este detalladísimo comentario! Veo que conoces muy bien Italia y te encanta 🙂 Sólo alguna puntualización…

      Es verdad que en Italia, en los sitios más turísticos, los camareros están acostumbrados a tratar con extranjeros, pero hay sitios que son menos turísticos y otros en los que, simplemente, son muy orgullosos de sus tradiciones y un poco cerrados, como italiana he oído bastantes casos de extranjeros pidiendo queso para sus spaghetti allo scoglio sin éxito ☺

      Es verdad que hay alguna excepción y hay algún plato de pescado con queso (arriba en otro comentado he hablado de algunos), pero te aseguro que el risotto ai frutti di mare no lleva queso (no todos los risottos lo llevan ☺ )

      Con respecto a la pasta, tienes razón, nos encanta comerla siempre que podamos, muchos la comemos todos los días y es el primer plato por excelencia en Italia, de muchísimas formas diferentes como dices. Aunque sí que hay otros primeros: a base de arroz (como los risottos), de legumbres y sopas.

      En todas las trattorias de Italia hay cerveza, así que puedes pedirla si quieres, pero no en todas hay Lambrusco y Chianti, por ejemplo en mi zona muchas sólo tienen vinos locales. No tenía ni idea de que el calimocho se conociera en Italia, aún así creo es mi pueblo, por ejemplo, nadie sabría qué es 😉

      En cuanto a las pizzas, yo sigo prefiriendo las italianas (aunque soy una gran amante de la cocina argentina) y estoy completamente de acuerdo con que es fundamental un horno de leña para que estén buenas. Las pizzas argentinas son diferentes y a los argentinos les gustan más que las italianas (como pasa con los helados o algún plato de pasta) porque han crecido con ese tipo de pizza, que también está buena en muchos casos. El salame, sí que es parecido al salchichón, pero hay muchísimos tipos diferentes en cada región. Y, normalmente, el chorizo no se usa en Italia, tampoco en las pizzas, aunque muchos lo conozcan. La mozzarella que se suele usar en las pizzas es la de vaca, aunque en algunas se utiliza la de búfala.

      Con respecto a comer con zumos, nos sorprendió mucho a nosotros también, pero en toda Sudamérica lo hacen, sobre todo en Brasil, Venezuela y Colombia. Estuvimos viajando durante un año por Sudamérica y lo que más echábamos de menos en estos países eran el pan, el agua y el aceite de oliva, que nunca acompañaban las comidas.

      • pisicola
        8 agosto, 2014 a las 21:03

        Hola Sara:

        Gracias por tu comentario, que en gran parte corrobora lo que yo digo:

        Efectivamente hay muchos tipos de risotto, yo no he dicho que se ponga queso en todos, especialmente en el de frutti di mare no se pone nunca.

        Eso de que no se come la pasta o el arroz con pan, vaya no se dónde lo ha visto, porque mi experiencia es que casi todos «limpian» el plato hasta dejarlo casi impoluto.

        Respecto al plato de pasta, si que hay unas pocas variantes opcionales a la pasta, especialmente en el norte, pero de Roma para abajo son platos mas bien de consumo esporádico, como curiosidad añado que he visto frecuentemente hasta los bebés comiendo pasta, cosa que no sucede en España.

        No he visto a nadie pidiendo calimocho ni sangría, pero sí a muchos consumiéndolo en casa, especialmente por gente joven que lo han probado en España y lo hacen allí también.

        Tampoco he visto ninguna pizza con chorizo, pero sí que se vende en los supermercados y que la gente en general lo conoce y le suele gustar. No sé si los que se venden son todos españoles o hay algún tipo de chorizo autóctono, lo que sí he comido una especie de sobrasada siciliana, pero no en la pizza. Los salchichones y cualquier tipo de embutido en general, tienen en España mil gustos y formas diferentes según la procedencia, ponía la comparación porque creo que es lo más parecido.

        Yo también defiendo las pizzas italianas como las mejores, la verdad es que en general me como cualquier tipo de pizza, aunque reconozco que como las napolitanas no haya ninguna, en parte por el tipo de horno que se utiliza y por la mozzarella de búfala, que allí si es un ingrediente habitual.

        Al contraio de lo que dice el autor del texto, pizzas si que se reparten, cada uno pide la suya pero después ofrece a los que han pedido otro tipo de pizza si la quieren probar. Yo no me acabo nunca una pizza en Italia, son demasiado grandes, por eso parto un trozo y lo aparto del plato desde un principio, no hay problema porque siempre se ofrece algún voluntario a rematar la faena.

        • Sara
          8 agosto, 2014 a las 21:57

          Muchas gracias de nuevo por tu comentario, la autora del texto soy yo 😉

          Lo que decía yo en la entrada es que en los arroces/risottos con marisco o pescado no se pone queso, (en otros claro que sí), entonces estamos de acuerdo 🙂

          Con respecto al pan, decía que nunca se come junto con la pasta, pero sí antes o después. Y con después entendía justo al acabar la pasta y con la salsa. La «scarpetta» es muy común, yo siempre la hago (aunque en principio no es de muy buena educación hacerla) pero nunca verás a un italiano comer pasta y pan al mismo tiempo, cosa que sí pasa bastante en España.

          Lo del calimocho y del chorizo no me suena pero no lo dudo, nunca los he buscado así que debe ser por eso 🙂

          En cuanto a las pizzas, no es normal en Italia no acabarse una pizza entera, te lo aseguro. Lo que sí se hace es probar parte de la de otra persona, incluso a veces comer media de un tipo y media de otro, intercambiando la otra mitad con otra persona, pero el resultado es que has comido una pizza entera, aunque sea de diferentes tipos. Los extranjeros, sobre todo chicas, no suelen poder comer pizzas enteras, y a veces piden una pizza entre dos, cosa que no es común. Claro que si sois dos y pedís dos pizzas y tú no puedes, el otro puede acabarse la tuya, como con cualquier comida 😉 E incluso en Italia hay quien no puede acabar una pizza a veces porque no tiene hambre, hablaba en términos generales 🙂

    • Angela
      21 mayo, 2016 a las 22:53

      En mi país si le echamos aceite y sal al agua de la pasta, y el agua de pasta luego sirve para echarsela a otra cosa, claro no le echas el aceite si luego con ella vas a preparar un tetero, pero si hay gente que le echa aceite al agua con la intención de que los espaguetis no se peguen… y de tirarlos a la pared para ver si están listos también jajajajajaja

  • Jose
    8 agosto, 2014 a las 19:53

    Es curioso que antes de la americanización no veías tonterías en los platos italianos que hacíamos en España, como la puñetera pizza barbacoa.
    En mi casa tenemos una cuñada italiana y ya nos ha tocado cumplir alguna que otra pena. Pero siento decirte que desde que aprendí a hacer masa y a elaborar mis propias pizzas italianas, y con el beneplácito de mi cuñada, que no tengo nada que envidiar a tus paisanos!!

    Saludos!!

    • Sara
      8 agosto, 2014 a las 20:13

      Hola José y ¡bienvenido al blog! Sí, muchas de las versiones poco «auténticas» de cocina italiana vienen de América, a donde emigraron muchos italianos cuyos descendentes han dado vida a «originales» recetas. Me gustaría probar esa pizza, no hay que ser italiano para hacerla bien, con usar buenos ingredientes y tener maña es suficiente 🙂 Yo, por ejemplo, no sé hacerla aunque sea italiana. Eso sí, con horno de leña están mejor…

      • Jose
        9 agosto, 2014 a las 11:32

        Bueno lo del horno de leña lo tengo dificil de momento pero normalemente usamos pocos ingredientes, no hacemos batiburrillos de ingredientes, si no más bien buena calidad. Mi preferida es de hongos del bosque variados, cuando la sacas del horno la riegas con un chorrito de aceite de oliva a la trufa y a disfrutar!!

        • Sara
          9 agosto, 2014 a las 11:39

          Uff, qué hambre me ha entrado, ¿me invitas a comer una? jeje, es broma, muchas gracias de nuevo por pasarte, por lo que comentas, ¡estoy segura de que tus pizzas están de muerte!