EuropaItalia

15 cosas que no debes hacer en Italia en un restaurante

  

¿Vas a viajar a Italia y quieres probar la “típica comida italiana”? ¿Estás seguro de saber qué es “eso”? Yo, por mi parte, ya he hablado de los platos típicos de la cocina italiana, ahora vamos a ver qué tal vas tú de conocimientos básicos antes de aventurarte a entrar en un restaurante y comer en Italia

Italia Assisi Basilica di San Francesco Salto

Después de pasar unos meses en EEUU y descubrir que existían platos “italianos” como la Caesar salad –la ensalada César–, los fettuccine Alfredo –que en realidad tienen origen italiano pero en Italia son desconocidos– o, peor, los spaghetti meatballs –¡espaguetis con albóndigas!– me quedaba todavía un mundo por descubrir sobre las interpretaciones de la cocina italiana en el extranjero, pero ahora ya nada me sorprende, así que no te avergüences.

Italia Milan Duomo Azotea

¿Estás preparado? Hagamos un pequeño test para comprobar tu nivel: ¿verdad o mentira?

  • La carbonara lleva nata, y a veces champiñones, ¡de toda la vida!
  • En todos los restaurantes italianos hay pizza, y una de ellas es la de “pepperoni” que, como todos saben, es “salami” picante
  • La base para una buena salsa para pasta es el tomate frito
  • La pasta se cuece con agua y aceite y si queda blandita, mejor
  • Los espaguetis se cortan para que quepan en el cazo; para ver si están hechos se tiran a la pared y se mira si se pegan a los azulejos; luego, si no se han cortado antes, se comen con tenedor y cuchara para ayudar a enrollarlos o bien se cortan con el cuchillo
  • Las pizzas grandes son para compartir
  • Las mejores pizzas llevan el borde relleno de queso y salsa barbacoa
  • El fútbol italiano es malo, es todo catenaccio y Tassotti es un hijo de… (esto no tiene nada que ver, pero tampoco lo mencionéis en Italia).

Si crees que alguna de las anteriores afirmaciones es verdadera, necesitas urgentemente asistir a la clase básica de “italiano versus guiri en la cocina” que encontrarás a continuación –si crees que todas son correctas, necesitas un mes encerrado en una casa rural de la Toscana con una nonna que te de clases magistrales–.

Italia Bergamo Ristorante Pizzeria

Sé que es difícil pero tienes que olvidar toda la sabiduría que el Telepizza, el Gino’s y demás restaurantes con manteles de cuadros rojos te han transmitido desde la infancia… ¿vamos juntos hasta Italia y sin comprarnos un jersey a rayas?

Qué no hacer cuando vas a comer en Italia si no quieres parecer (más) guiri

Ya estás en Italia, por fin entras en un restaurante –sigue una entrada sobre los tipos de restaurantes que hay en Italia, que son bastantes–… ahora llega la parte más difícil, entender qué hacer para no parecer guiri. Una palabra mal dicha y es como si te acabaras de poner sandalias con calcetines. Aquí un listado de las cosas que no debes hacer en Italia en un restaurante, ¡nunca!

Italia Mantova Ristorante Soportales

  • No pidas parmesano si comes un plato de pasta o arroz con pescado o marisco. No te preguntes porqué, es así, el pescado no se mezcla con el queso. Ese bonito recipiente de queso rallado que está en la mesa de al lado es inalcanzable, ni lo intentes. Por cierto, tampoco se puede comer pan junto con la pasta, sólo antes o después. Si lo haces, disimula.
    Pena: Arresto domiciliario.
  • No digas que la pasta está demasiado dura. La pasta es al dente, así se come en Italia. Sé que en España, como dice nuestro amigo Willy, la pasta se hace así  y  que “cuando está blandita, déjala cinco minutos más”, pero Italia es otro mundo.
    Pena: expulsión del país.
  • No pidas un lambrusco fuera de la región de Emilia Romaña o en un restaurante de buena categoría, es uno de los dos vinos más exportados de Italia pero no de los más consumidos ni, de lejos, de los más preciados (aunque sí que hay vinos lambrusco de alta calidad y muy buenos, como descubrimos en Italia).
    Pena: mirada hiriente del camarero.
  • No pidas una pizza en un restaurante que no es una pizzeria, no hay. Y, por cierto, las pizzerias sólo suelen estar abiertas por la noche, así que no se suele comer pizza a mediodía.
    Pena: servicios sociales limpiando platos en una verdadera pizzeria.
  • No pidas una pizza con “pepperoni”, o si lo haces, que sepas que los peperoni (con una “p”) son pimientos. El “pepperoni” que tienes tú en mente es salame piccante.
    Pena: trabajos forzados en un campo de cultivos de pimientos en el sur de Italia.
  • No dejes una pizza a mitad ni la compartas. Si quieres parecer italiano, tienes que ser duro y acabarte la pizza. Si puedes con una fabada podrás con una pizza. ¡Ánimo!
    Pena: comerte toda la pizza que te queda aunque estés reventando mientras te mira todo el restaurante.

Italia Pizza

  • No preguntes por qué le falta la nata a la carbonara. ¡La carbonara no lleva nata hijo mío! Ni champiñones por cierto…
    Pena: un mes en Guantánamo.
  • No digas que ya comiste pasta el día anterior y que estás cansado: cada pasta, con su diferente formato y salsa, es un mundo, aunque no lo entiendas tienes que fingir hacerlo, sólo son unos días.
    Pena: deportación inmediata.
  • No pidas un café con leche, un cappuccino o, peor, un zumo de naranja, después de la comida. Después de la comida en Italia sólo estás autorizado a tomar caffè espresso, una infusión –no intentes pedir un menta poleo, no existe, puedes pedir un té de menta– o un caffè d’orzo (sigue una entrada sobre los cafés italianos). El cappuccino sólo se toma para desayunar y, muy raras veces, para merendar. Y el café, en todas sus variantes, nunca se acompaña con zumo. Pero, sobre todo, recuerda: el espresso no es demasiado fuerte, tú eres demasiado débil.
    Pena: de una semana a diez días de servicios sociales aprendiendo a hacer espresso en un chiringuito de playa.
  • No pidas un café con hielo, no existe (también lo explicaré en la entrada sobre cafés italianos, donde hablaré de las alternativas: el caffè freddo y el caffè shakerato).
    Pena: beberte un litro de caffè espresso hirviendo.
  • El tinto de verano, ese gran desconocido: lo de echarle casera o limón al vino como que no, si quieres tendrás que hacerlo tipo botellón y a escondidas…
    Pena: un año de cárcel.
  • No pidas una ensalada de primero. La ensalada no es un entrante, es un acompañamiento. Los primeros permitidos son pasta, arroz, sopas u otros platos de cuchara con legumbres o cereales. En algún sitio de comida rápida o informal hay insalatone, ensaladas grandes que sirven como platos únicos, pero en los restaurantes comunes no.
    Pena: tragarte tres comidas seguidas con sus entrantes, primeros, segundos y postres.
  • No pidas una pizza carbonara o boloñesa –ragù (alla bolognese) en italiano, por cierto–: son salsas para pasta y la pizza es otro mundo, además lo de echarle carne a la pizza también está prohibido.
    Pena: bañarse en salsa boloñesa.
  • (Para los sudamericanos). No pidas zumos para acompañar la comida. En Italia la comida se acompaña de agua o vino y, si se trata de comida rápida o informal como una pizza, con cerveza o refrescos.
    Pena: expulsión súper rápida.
  • (En especial para los argentinos). No digas que la pasta o la pizza argentina están mejor que las italianas. Si crees que es así –lo cual es muy probable porque es lo que siempre has estado acostumbrado a comer–, díselo sólo a todos tus compatriotas cuando vuelvas a casa.
    Pena: retirada de ese pasaporte italiano que “tanto” te costó conseguir.

Italia Jesi Muralla

Sí, los italianos somos muy talibanes con la comida, pero no nos lo hagas notar, finge que nos entiendes ¡y ya está! Espero que ya estés preparado para quedar como un auténtico italiano. Ah, también puedes leerte los 10 mandamientos de la cocina italiana para extranjeros (en inglés) que ha elaborado la Accademia Barilla, los he encontrado mientras estaba escribiendo esta entrada y curiosamente muchos coinciden con lo que he escrito, aunque lo del ketchup en la pasta o en la pizza creo que, afortunadamente, se lleva sólo en EEUU. ¿O no?

Italia Bologna Osteria Orsa

Ahora sí, buon appetito! Aunque estrictamente hablando es de mala educación decirlo, pero ése ya es nivel avanzado…

Ahora que ya sabes lo que no tienes que hacer en un restaurante, toca leer nuestros consejos para viajar a Italia, antes de saber qué pedir: los platos típicos de Italia:

ni los tipos de restaurantes y menú

¿Quieres probar tus conocimientos en un restaurante en Italia? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Italia aquí.
  • Alquila el coche en Italia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Italia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Italia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

100 comentarios

  1. pisicola
    8 agosto, 2014 en 15:36 — Responder

    He estado mas de 30 veces en Italia, algunas veces pasando hasta tres meses allí y viviendo casi siempre en familia, aqunque también he ido a muchos restaurantes. Mi opinión es la siguiente:

    1. Italia es uno de los países más turísticos del mundo, están muy acostumbrados a tratar con extranjeros y no se asustan de nada.

    2. No se puede decir rotundamente que el arroz y en general los platos de pescado no deben ir acompañados de queso, si bien es verdad que es lo más habitual, hay algunos como el risotto que llevan queso en su preparación y luego al servirlos. Es como si alguien quisiera poner queso en una paella, no es lo habitual, pero si a ti te gusta lo haces y punto.

    3. La crema de leche o nata líquida es un ingrediente que se usa muy poco en la cocina italiana tradicional, igual que en la española, eso no quiere decir que haya algunos platos más modernos que sí la lleven, la carbonara es un buen ejemplo de plato típico que jamás ha llevado nata. Para ellos es tan extraño como para nosotros lo sería si le pones nata a la fabada.

    4. La pasta, ni aquí ni allí ni en ningún lado dónde sepan cocinar se hierve con aceite ni con nada que no sea solo sal en el agua. Un consejo: No hagas inventos raros. Limítate a comprar una buena marca de pasta elaborada con trigo duro, pon un cazo con abundante agua a hervir, no tires la pasta hasta que el agua esté hirviendo y remuévela unas cuantas veces al principio para que no se pegue, déjala con el fuego bien fuerte y si no quieres que se rebose el agua pon algún cucharón u objeto metálico encima del borde de la olla, haz caso del tiempo de cocción que pone en el paquete o incluso sácala 1 o 2 minutos antes. Jamás se le tira agua fría cuando se cuela. La pasta al dente aparte de ser mucho más rica es mas digestiva. Si aún no sabes comer pasta puedes cortarla, pero vale la pena hacer un esfuercillo e intentar comerla como ellos, verás que es más práctico (por eso lo hacen) y hasta más divertido.

    5. La pasta es el primer plato, lo que va antes de la pasta es el antipasto y después es el segundo plato. Para ellos si no hay pasta no hay primero, por supuesto no la comen siempre con salsa de tomate, se cocina con cualquier cosa: legumbres, carnes, pescado, marisco, sopa, menestra… la comen a mediodía, de cena, en bodas bautizos y comuniones, cuando están a dieta y siempre.

    6. Es verdad que la ensalada allí se come como acompañamiento del segundo plato e incluso después de éste, además suelen ser raciones muy grandes y con muy pocos ingredientes, vamos prácticamente todo lechuga y poco más. También se suelen acompañar los segundos con verduras encurtidas. Si no les dices que tú la comes antes, ellos por lógica te la traerán con el segundo plato.

    7. Nadie se extrañará si pides un chianti, un lambrusco o una cerveza si estás comiendo en una trattoria pasta o pizza, es más raro que lo pidas en un restaurante para acompañar una mariscada, pero si lo pides te lo sirven. Saben que es el vino con gaseosa , aunque no le llamen tinto de verano, la sangría e incluso el calimocho, a éstos últimos le llaman además les llaman igual que nosostros. Vete a un restaurante español y pide una zarzuela y un tinto de verano, es igual de raro hacer eso aquí como allí.

    8. Cuando quieres tomar hielo con una bebida en la mayoría de países lo sueles tener que pedir, por lo visto somos extraños en eso y enseguida se dan cuenta que se trata de un español cuando se pide hielo con la bebida o con el café. En Italia te lo sirven como en cualquier otro sitio si les pides un café y un vaso aparte con hielo y encima no hacen como aquí que te cobran más por un café con hielo que uno sin, aunque eso no lo hagan con otras bebidas.

    9. Los argentinos, por sus orígenes cocinan la pasta por lo general mucho mejor que en España. Para hacer una pizza por lo menos igual que la italiana ya estamos hablando de que se necesita un horno de leña, mozzarella de búfala, pepperoni efectivamente son los pimientos, el salame es lo que nosotros llamamos salchichón aunque suelen hacerlo más estrecho que el español, el chorizo les encanta y se conoce perfectamente en Italia y en cualquier país occidental siempre con el nombre de chorizo … De todas formas y aún teniendo todo lo que se necesita, por educación mejor no ir a ningún sitio a decir que tu lo haces mejor. ¿O acaso creéis que le sentaría bien a un gallego que yo fuese a decirle que hago mejores empanadas que ellos ni aunque fuera cierto?

    10.No he visto a nadie ni aquí ni allí pidiendo una naranjada o un zumo para acompañar la comida ni de postre, pero sobre gustos…

    • 8 agosto, 2014 en 18:31 — Responder

      ¡Hola y muchas gracias por pasarte y escribir este detalladísimo comentario! Veo que conoces muy bien Italia y te encanta 🙂 Sólo alguna puntualización…

      Es verdad que en Italia, en los sitios más turísticos, los camareros están acostumbrados a tratar con extranjeros, pero hay sitios que son menos turísticos y otros en los que, simplemente, son muy orgullosos de sus tradiciones y un poco cerrados, como italiana he oído bastantes casos de extranjeros pidiendo queso para sus spaghetti allo scoglio sin éxito ☺

      Es verdad que hay alguna excepción y hay algún plato de pescado con queso (arriba en otro comentado he hablado de algunos), pero te aseguro que el risotto ai frutti di mare no lleva queso (no todos los risottos lo llevan ☺ )

      Con respecto a la pasta, tienes razón, nos encanta comerla siempre que podamos, muchos la comemos todos los días y es el primer plato por excelencia en Italia, de muchísimas formas diferentes como dices. Aunque sí que hay otros primeros: a base de arroz (como los risottos), de legumbres y sopas.

      En todas las trattorias de Italia hay cerveza, así que puedes pedirla si quieres, pero no en todas hay Lambrusco y Chianti, por ejemplo en mi zona muchas sólo tienen vinos locales. No tenía ni idea de que el calimocho se conociera en Italia, aún así creo es mi pueblo, por ejemplo, nadie sabría qué es 😉

      En cuanto a las pizzas, yo sigo prefiriendo las italianas (aunque soy una gran amante de la cocina argentina) y estoy completamente de acuerdo con que es fundamental un horno de leña para que estén buenas. Las pizzas argentinas son diferentes y a los argentinos les gustan más que las italianas (como pasa con los helados o algún plato de pasta) porque han crecido con ese tipo de pizza, que también está buena en muchos casos. El salame, sí que es parecido al salchichón, pero hay muchísimos tipos diferentes en cada región. Y, normalmente, el chorizo no se usa en Italia, tampoco en las pizzas, aunque muchos lo conozcan. La mozzarella que se suele usar en las pizzas es la de vaca, aunque en algunas se utiliza la de búfala.

      Con respecto a comer con zumos, nos sorprendió mucho a nosotros también, pero en toda Sudamérica lo hacen, sobre todo en Brasil, Venezuela y Colombia. Estuvimos viajando durante un año por Sudamérica y lo que más echábamos de menos en estos países eran el pan, el agua y el aceite de oliva, que nunca acompañaban las comidas.

      • pisicola
        8 agosto, 2014 en 21:03 — Responder

        Hola Sara:

        Gracias por tu comentario, que en gran parte corrobora lo que yo digo:

        Efectivamente hay muchos tipos de risotto, yo no he dicho que se ponga queso en todos, especialmente en el de frutti di mare no se pone nunca.

        Eso de que no se come la pasta o el arroz con pan, vaya no se dónde lo ha visto, porque mi experiencia es que casi todos “limpian” el plato hasta dejarlo casi impoluto.

        Respecto al plato de pasta, si que hay unas pocas variantes opcionales a la pasta, especialmente en el norte, pero de Roma para abajo son platos mas bien de consumo esporádico, como curiosidad añado que he visto frecuentemente hasta los bebés comiendo pasta, cosa que no sucede en España.

        No he visto a nadie pidiendo calimocho ni sangría, pero sí a muchos consumiéndolo en casa, especialmente por gente joven que lo han probado en España y lo hacen allí también.

        Tampoco he visto ninguna pizza con chorizo, pero sí que se vende en los supermercados y que la gente en general lo conoce y le suele gustar. No sé si los que se venden son todos españoles o hay algún tipo de chorizo autóctono, lo que sí he comido una especie de sobrasada siciliana, pero no en la pizza. Los salchichones y cualquier tipo de embutido en general, tienen en España mil gustos y formas diferentes según la procedencia, ponía la comparación porque creo que es lo más parecido.

        Yo también defiendo las pizzas italianas como las mejores, la verdad es que en general me como cualquier tipo de pizza, aunque reconozco que como las napolitanas no haya ninguna, en parte por el tipo de horno que se utiliza y por la mozzarella de búfala, que allí si es un ingrediente habitual.

        Al contraio de lo que dice el autor del texto, pizzas si que se reparten, cada uno pide la suya pero después ofrece a los que han pedido otro tipo de pizza si la quieren probar. Yo no me acabo nunca una pizza en Italia, son demasiado grandes, por eso parto un trozo y lo aparto del plato desde un principio, no hay problema porque siempre se ofrece algún voluntario a rematar la faena.

        • 8 agosto, 2014 en 21:57 — Responder

          Muchas gracias de nuevo por tu comentario, la autora del texto soy yo 😉

          Lo que decía yo en la entrada es que en los arroces/risottos con marisco o pescado no se pone queso, (en otros claro que sí), entonces estamos de acuerdo 🙂

          Con respecto al pan, decía que nunca se come junto con la pasta, pero sí antes o después. Y con después entendía justo al acabar la pasta y con la salsa. La “scarpetta” es muy común, yo siempre la hago (aunque en principio no es de muy buena educación hacerla) pero nunca verás a un italiano comer pasta y pan al mismo tiempo, cosa que sí pasa bastante en España.

          Lo del calimocho y del chorizo no me suena pero no lo dudo, nunca los he buscado así que debe ser por eso 🙂

          En cuanto a las pizzas, no es normal en Italia no acabarse una pizza entera, te lo aseguro. Lo que sí se hace es probar parte de la de otra persona, incluso a veces comer media de un tipo y media de otro, intercambiando la otra mitad con otra persona, pero el resultado es que has comido una pizza entera, aunque sea de diferentes tipos. Los extranjeros, sobre todo chicas, no suelen poder comer pizzas enteras, y a veces piden una pizza entre dos, cosa que no es común. Claro que si sois dos y pedís dos pizzas y tú no puedes, el otro puede acabarse la tuya, como con cualquier comida 😉 E incluso en Italia hay quien no puede acabar una pizza a veces porque no tiene hambre, hablaba en términos generales 🙂

    • Angela
      21 mayo, 2016 en 22:53 — Responder

      En mi país si le echamos aceite y sal al agua de la pasta, y el agua de pasta luego sirve para echarsela a otra cosa, claro no le echas el aceite si luego con ella vas a preparar un tetero, pero si hay gente que le echa aceite al agua con la intención de que los espaguetis no se peguen… y de tirarlos a la pared para ver si están listos también jajajajajaja

  2. Jose
    8 agosto, 2014 en 19:53 — Responder

    Es curioso que antes de la americanización no veías tonterías en los platos italianos que hacíamos en España, como la puñetera pizza barbacoa.
    En mi casa tenemos una cuñada italiana y ya nos ha tocado cumplir alguna que otra pena. Pero siento decirte que desde que aprendí a hacer masa y a elaborar mis propias pizzas italianas, y con el beneplácito de mi cuñada, que no tengo nada que envidiar a tus paisanos!!

    Saludos!!

    • 8 agosto, 2014 en 20:13 — Responder

      Hola José y ¡bienvenido al blog! Sí, muchas de las versiones poco “auténticas” de cocina italiana vienen de América, a donde emigraron muchos italianos cuyos descendentes han dado vida a “originales” recetas. Me gustaría probar esa pizza, no hay que ser italiano para hacerla bien, con usar buenos ingredientes y tener maña es suficiente 🙂 Yo, por ejemplo, no sé hacerla aunque sea italiana. Eso sí, con horno de leña están mejor…

      • Jose
        9 agosto, 2014 en 11:32 — Responder

        Bueno lo del horno de leña lo tengo dificil de momento pero normalemente usamos pocos ingredientes, no hacemos batiburrillos de ingredientes, si no más bien buena calidad. Mi preferida es de hongos del bosque variados, cuando la sacas del horno la riegas con un chorrito de aceite de oliva a la trufa y a disfrutar!!

        • 9 agosto, 2014 en 11:39 — Responder

          Uff, qué hambre me ha entrado, ¿me invitas a comer una? jeje, es broma, muchas gracias de nuevo por pasarte, por lo que comentas, ¡estoy segura de que tus pizzas están de muerte!

  3. Franco Forte
    9 agosto, 2014 en 12:23 — Responder

    “No pidas un café con hielo, no existe”. La herejía española no existe, claro. Pero en Catania y en casi toda Sicilia (todavía es Italia) hacen una granita di caffè, que salvando las distancias, es una café con hielo con finezza.

    • 9 agosto, 2014 en 13:24 — Responder

      Hola Franco, gracias por tu aportación y ¡bienvenido al blog! Sí, las “granitas” sicilianas están deliciosas, y se encuentran incluso en otros sitios de Italia. Además, como comentaba, hay otras alternativas, como el caffè shakerato o el caffè freddo. Haré una entrada sólo sobre cafés italianos 🙂

  4. Stefano
    9 agosto, 2014 en 17:26 — Responder

    Amigo, todo lo que tu escribe es verdad. Yo soy Italiano però enamorado de Espana y creo que lo mismo es para un Italiano que viene a tu Pais. Yo amo todo de Espana pero lo que no puedo soportar es que vosotros comeis diez veces al dia y no teneis orario de comida principal. Todo los momento de la jornada son bonito para beber unas cervecas con tapas y vuestra barriga siempre esta’ llena. Pero todo para mi es expecial y cuando stoy a Espana es como estar a mi casa. Gracias

    • 9 agosto, 2014 en 18:40 — Responder

      Ciao Stefano e benvenuto al blog! Devo confessarti che sono italiana, anche se vivo da diversi anni in Spagna, quindi non sono la persona più adatta per risponderti sui costumi alimentari spagnoli 😉 Grazie di nuovo e… ¡a disfrutar de España!

  5. 9 agosto, 2014 en 17:35 — Responder

    Me hubiese encantado dar con este post hace dos semanas! (y ahora también). Estuvimos 5 días en la Toscana y el post acerca del transporte que realizasteis me fue de gran ayuda :), besos! Esta genial ^^

    • 9 agosto, 2014 en 18:42 — Responder

      ¡Hola Laura y bienvenida al blog! Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado el post sobre los trenes en Italia, aunque no hayas llegado a tiempo te servirá para la próxima vez 😉 ¡Espero que hayas disfrutado mucho de Italia!

  6. 10 agosto, 2014 en 15:33 — Responder

    Pero che! Que buena nota! 🙂
    Me rei y se me hizo agua la boca al leerla.
    Lo unico que me molesta es la actitud de algunos compatriotas. No todos los argentinos somos asi de maleducados y arrogantes. Algunos apreciamos las culturas y gastronomias. Hay pizza rica en todos lados!
    Ahora quiero un rico plato de pastas! 🙂

    • 10 agosto, 2014 en 15:41 — Responder

      Hola Ana y ¡bienvenida al blog! En ningún momento quería insinuar que los argentinos fueran maleducados y arrogantes, siento si se ha interpretado así. Pero en el caso de la pizza es verdad que todos los argentinos con los que he hablado del tema (y no sé si es una coincidencia) me han dicho que preferían la pizza argentina a la italiana. Y lo que digo es que no me extraña, porque a la mayoría de las personas les suelen gustar los sabores familiares y que les han acompañado desde la infancia. Además que, claro está, la entrada está escrita con humor, nadie cumple penas en Italia 😉 ¡Gracias por tu comentario!

      • 10 agosto, 2014 en 16:05 — Responder

        No te preocupes! Lo que escribi corre por cuenta mia! 🙂

  7. 11 agosto, 2014 en 09:51 — Responder

    Plas, plas, plas. Sencillamente genial. No me expulsarían del país ni sufriría arresto domiciliario pero alguna pena me caería 😉

    • 11 agosto, 2014 en 10:11 — Responder

      Muchas gracias, me voy a poner colorada como un tomate San Marzano 😛 Ya nos dirás qué penas te habrían tocado 😉

  8. 11 agosto, 2014 en 10:00 — Responder

    El post ha quedado muy simpático aunque parece que alguna gente se lo haya tomado demasiado a rajatabla. Es curioso ver cómo evolucionan los platos de un país cuando uno los lleva fuera, se me ocurre de igual forma con la comida china de aquí y la que se conoce por España y otros países europeos que dista mucho.

    Hay tanto por descubrir en lo que a gastronomía se refiere.

    Esto sólo confirma que tengo unas ganas locas de volver a Italia un día de estos y comer la pasta y la pizza más auténticas 🙂

    Un saludo.

    • 12 agosto, 2014 en 16:03 — Responder

      ¡Hola Javier! Muchas gracias, sí, he levantado unas buenas polémicas, no creía que se tomara tan en serio mi artículo, jeje Es verdad que las cocinas evolucionan de forma muy peculiar fuera de sus países de origen. En el caso de Italia, hubo muchísimas personas que emigraron a todo el mundo, especialmente a América, y hoy nos encontramos con unas versiones de “cocina italiana” que los italianos no reconocemos ni de lejos como nuestras. Además, la gran difusión de la pasta, por ejemplo, y del marketing relacionado con lo “italiano” ha hecho que alguien que come pasta con nata y champiñones en España crea que está comiendo una carbonara (eso nada tiene que ver con los inmigrantes). Bueno, espero que vayas pronto a Italia a comer pasta, pizza (y muchos más platos) y que ya estés muy bien preparado y no te toque ninguna pena 😉

  9. alessandra
    11 agosto, 2014 en 10:45 — Responder

    Muy bueno Sara!!! Me he reido un montón, además de leer palavras como “guiri” que no escuchaba hace mucho, desde mis 5 años en los madriles, comiendome bocatas de calamares y pimientos del padrón!
    Pero bueno…como soy italiana he de corrigirte algunas cosillas…no todos los italianos comen pasta todos los dias almuerzo y cena (yo soy una de ellos) y, muy pero que muy importante, si no consigues acabarte la pizza, lo unico que puedas hacer es comerte el relleno y dejar la base!
    Buon appetito!!!!

    • 11 agosto, 2014 en 11:13 — Responder

      Grazie mille e benvenuta al blog Alessandra 😉 Anch’io sono italiana, ma vivo in Spagna da qualche anno ormai (sono un’amante del bocata de calamares 😉 )… So che con la pasta e la pizza ho esagerato un po’, beh, anche con il resto, credo che per ora non sia stato inviato nessuno a Guantanamo, ma non si sa mai, ehehe Grazie ancora 😉

      • alessandra
        11 agosto, 2014 en 11:40 — Responder

        Sara carissima….Io vivo in Brasile adesso e vedere che fanno la lasagna con il pollo…aiutooooooooooooooooooooooooo!!! E mia suocera che ci mette l´aceto nella pasta aglio e olio dopo averla cucinata in acqua fredda rigorosamente con olio e averla lavata una volta cotta…. É lo scempio della cucina italiana!!! Per non parlare del ketchup e la maionese sulla pizza.
        Un giorno preparai tagliatelle con funghi porcini dell´etna e zafferano (tutto portato dall´italia) e sai cosa ci misero sopra?!?!? I fagioli (che loro mangiano ogni sacrosanto giorno insieme al riso, a pranzo e a cena). helpppppp!!!

        Cmq bellissimo posto che ho condiviso insieme ai 10 comandamenti dell´accademia barilla, in vista di un festival gastronomico che comincerá ad ottobre e il cui tema é l´italia! Giá temo lasagne di pollo e pizze con la maionese a go go!!!

        • 11 agosto, 2014 en 13:53 — Responder

          Le lasagne con il pollo ci sono anche qui in Spagna, non le hai mai viste? Basta starne lontani, ehehe A noi il Brasile è piaciuto moltissimo ed abbiamo mangiato anche bene in molti posti, ma non ci siamo mai azzardati a provare le loro versioni di cucina italiana e, da ciò che mi dici, sembra che abbiamo fatto bene!! Il problema è che quando c’è di mezzo la suocera è difficile dire la verità, no? 😉 Però i fagioli sopra a porcini e zafferano sono un vero scempio, questa non l’avevo mai sentita!! ehehe L’onnipresente feijão è buono e lo mischiano con tutto ma non credevo che arrivassero a questi limiti!! Mi piacerebbe essere presente al festival 😉 Grazie ancora per averci visitato!

  10. 13 agosto, 2014 en 08:07 — Responder

    Flipando aún de que la carbonara no tenga nata!!! :-0 Y yo que cuando preparo pasta a la carbonara siempre le echo nata!!!!!! voy directita al infierno!! jejeje

    • 13 agosto, 2014 en 09:29 — Responder

      Hola Mari Carmen y bienvenida al blog 🙂 Sí, en Italia hay bastantes recetas de pasta con nata e incluso champiñones pero desde luego no la carbonara, jeje Ya estás preparada para que no te condenen a ir a Guantánamo cuando vayas a Italia 😉

  11. Gaby Quintino
    22 agosto, 2014 en 04:50 — Responder

    Jajajaja cómo me he divertido leyendo esto. Yo soy de México, y hablando de versiones de comida evolucionada me pregunto, ¿Habrá pena que alcance si conocieran nuestra “pizza mexicana”?, que lleva entre otras cosas carne picada, frijoles (porotos, judías), chorizo, aguacate y sobre todo chile!! (pimiento picante)… jajajaja

    • 22 agosto, 2014 en 07:39 — Responder

      ¡Hola Gabriela y bienvenida al blog! Creo que eso se acerca a la pena de muerte, jejeje ¡Muchas gracias por tu aportación! Me alegro de que te haya gustado el post, espero ir pronto a México, pero si probar la pizza, me centraré en la deliciosa cocina mexicana 😉

  12. Miguel
    28 agosto, 2014 en 09:33 — Responder

    ¡Muy buen artículo! y he de confesar que he vivido la mayoría de ellas. Mis favoritas son las relativas a la carbonara: ¿¿pizza carbonara?? ¿¿carbonara con nata?? la cara de asombro (y casi odio) del italiano al que le dije esto fue mítica XD

    ¡Un saludo!

    • 28 agosto, 2014 en 12:02 — Responder

      Hola Miguel, ¡muchas gracias y bienvenido al blog! En realidad en Italia hay pasta con nata, champiñones y bacon o jamón, pero no es la carbonara, no sé porqué en España la carbonara se ha asociado a eso… Y lo de la pizza ya es delito, jejje Para la próxima serás como un perfecto italiano y nadie te mirará con cara de odio 😛

  13. Gaby Quintino
    7 abril, 2015 en 20:14 — Responder

    Hola de nuevo! Ahora que regresamos de nuestra vuelta por Italia quisiera compartir una anécdota. Definitivamente coincidimos en que los camareros italianos son muy orgullosos de sus tradiciones, pero también muy amables y alegres. El que nos atendió, en una pequeña Trattoria Florentino que nos habían recomendado mucho, nos puso una cara de “los mato” cuando pedimos que nos trajera un plato de pasta al mismo tiempo que el resto de la comida (porque queríamos compartirla y probar de todo), pero aun así cumplió nuestra (supongo sacrílega) petición (debiste aclarar que así como la ensalada no es un entrante, la pasta “NUNCA es un acompañante” jejeje). Pero al continuar ordenando pedimos una Bistecca alla Fiorentina y nos escuchó discutir entre nosotros por el término de cocimiento de la carne; nos pegó un grito “NO, NO, NO TERMINO. A LA FIORENTINA!” y se fue antes de que pudieramos seguir diciendo disparates. Nos quedamos viendo con cara de “qué pasó aquí?” y luego nos dio un ataque de risa por haber salido regañados. Ahora es nuestra anécdota de lo turistas que nos vimos jajajaja (mas guiri imposible!)

    • 7 abril, 2015 en 23:49 — Responder

      jeje, hola Gaby, gracias por compartir tu anécdota, por lo menos el chico fue amable y alegre, no siempre lo son 😉 ¡Qué haya muchas anécdotas más! Porque eso significará que habrás visitados muchas más veces mi país 😉 ¡Un abrazo viajero!

  14. 7 julio, 2015 en 23:46 — Responder

    Otro problema cultural para españoles es que los italianos no te permiten sentarte a la mesa de una terraza con un cucurucho pero sí con una tarrina de helado. Eso provoca muchos malentendidos.

    • 8 julio, 2015 en 14:35 — Responder

      ¡Hola Francisco y bienvenido al blog! Sí, en Italia los cucuruchos (y normalmente también las tarrinas normales, las de papel) están pensados para comer los helados en la calle, en las mesas normalmente se comen helados en copas de cristal y más caros. En general, en Italia hay mucha más cultura de comer de pie, sin sentarse, en España no se entiende mucho… ¡Gracias por tu aportación!

  15. Griz
    29 noviembre, 2015 en 12:00 — Responder

    Error!!!! La ensalada Cesar FUE creada en MEXICO exactamente en mi ️querida TIJUANA , ️Por ️un Italiano Pero en MEXICO

    • 29 noviembre, 2015 en 12:25 — Responder

      ¡Hola Griz y bienvenid@ al blog! Muchas gracias por el dato, la verdad es que lo desconocía. Pero no hay ningún error en el artículo, ya que en ningún momento se habla de dónde fue creada la ensalada César… ¡Un saludo!

  16. Cecilia Frascaroli
    7 marzo, 2016 en 11:16 — Responder

    Pena: retirada de ese pasaporte italiano que “tanto” te costó conseguir.

    “Tanto” ? A qué se refiere tu comentario encomillado? Yo soy una ciudadana ítalo-argentina y lo encuentro sumamente ofensivo.

    Te recuerdo que los ciudadanos italianos que nacimos en Argentina somos para las leyes italianas sencillamente eso: Italianos nacidos fuera del territorio italiano.

    Mis abuelos y mi padre eran italianos. Es mi derecho ser ciudadana italiana, a mí nadie me regaló nada.

    Que te moleste el comentario que algunos argentinos hacen sobre la pizza y pasta, que por otra parte yo no comparto, no significa que tengas que usar lo de la nacionalidad como una broma.

    Saludos.

    • 7 marzo, 2016 en 12:22 — Responder

      ¡Hola Cecilia y bienvenida al blog! No sé si has leído sólo esa frase, creo que la sacas un poco de contexto… En otros puntos hay “penas” como ir a Guantánamo, espero que no creas que quiera enviar a alguien a Guantánamo… El artículo es irónico, de verdad que no está pensado para que se tome en serio, quería ser gracioso. Me parece fantástico que haya italianos no nacidos en mi país, enriquece nuestra cultura. El “tanto” era irónico porque sé que el pasaporte italiano es uno de los más fáciles de conseguir (en muchos países, como Estados Unidos, hay que haber nacido ahí para tener la nacionalidad y en otros, como Alemania, hay que pasar tests bastante difíciles que prueben el conocimiento de la lengua y la cultura del país). A mí no me parece mal que Italia lo conceda más fácilmente, simplemente es un hecho comprobado por muchos argentinos que conozco. Siento mucho que te hayas sentido ofendida. ¡Un saludo!

  17. Arely
    28 abril, 2016 en 03:04 — Responder

    ¡Hola! Me encantó el artículo y les comento… hay un chico de Parma viviendo conmigo en casa, yo vivo en México, mi impresión es la siguiente: un nacionalismo que raya en la intransigencia, sus modales para comer no son muy buenos y tengo una duda: me comenta que es de mala educación fijarse en como comen los otros, mirar los platos… que cada quien come según su jerarquía en la familia. No estoy de acuerdo porque en México como en todos lados la buena educación nunca sobra y son valores de familia o a otros nos ayuda asistir a la escuela o tener vivencias para pulirnos.
    Entiendo que los sabores y recetas nativas son difíciles de imitar, en cualquier país del mundo. Nosotros tenemos una frase que va así: “a donde fueres, haz lo que vieres”. Nadie somos mejores ni peores, la diversidad nos enriquece a todos.
    Saludos.

    • 1 mayo, 2016 en 16:29 — Responder

      ¡Hola Arely y bienvenida al blog! Nos alegra mucho que te haya gustado el artículo. Maleducados hay en todos los lados, también en Italia, así que no le hagas mucho caso al chico… ¡Un abrazo!

  18. Angela
    21 mayo, 2016 en 22:49 — Responder

    jajajajajajaja he muerto de risa leyendo, sobre todo por las penas a pagar si cometes las faltas… Lo de los Argentinos me mató Ché Boludo en Argentina todo es mejor jajajajajajaj muy buenos consejos gracias, ya me sabía algunos, la pasta al dente es riquisima, así me gusta a mí y el cafecito fuerte también me encanta … Saludos!

    • 27 mayo, 2016 en 10:17 — Responder

      ¡Hola Ángela! Me alegra que te haya gustado y que comas la pasta al dente y el café fuerte, jaja

  19. Paloma
    23 julio, 2016 en 12:07 — Responder

    Hasta si tienes antepasados alemanes es fácil tener un pasaporte de ese país siendo americana. Hay dos razones, en general, por sangre o por suelo. En todo caso lo tuyo era una broma y me pareció muy divertido este post. Lo pasé muy bien. Además fue informativo.
    Y acá va mi aporte: soy chilena, vivo en Alemania pero tengo amigos italianos y me encanta Italia. PEeeeerOOOO, nunca jamás un chileno, adulto, va a comer con cualquier cosa dulce de beber, la salvedad es el té (negro, no hay otro al que llamemos té lo otro son agüitas y se toman al final), el mate y el café del desayuno o la merienda. Fin.
    Me quedé pensando que debe ser así porque somos país de cultura vitivinícola y el vino es lo tradicional para las comidas.
    Si, los italianos son unos talibanes de la comida y a veces me dan ganas de recordarles que el tomate es americano y por lo tanto lo vamos a mezclar como se nos ocurra. 😉 Por lo demás, es muy européo esto de creer que las cosas son así porque la tradición lo dicta. Tú has visto las empanadas que hacemos? buenísimas.
    Yo hago tal como dices, finjo que los italianos tienen tooodaaaa la razón, me callo lo del origen del tomate, las papas etc y soy premiada con una increíble cultura gastronómica que disfruto profundamente.

    • 23 julio, 2016 en 22:02 — Responder

      ¡Hola Paloma y bienvenida al blog! Es verdad que las empanadas chilenas están riquísimas (y Chile nos encanta, por cierto). Lo del tomate, deberías intentar decirlo para ver cómo reaccionan, jaja ¡Muchas gracias por tu comentario!

  20. Cristina
    23 noviembre, 2016 en 13:50 — Responder

    Hola! 🙂 No sé de qué parte de Italia eres, o has estado, pero en Nápoles, la ciudad de la pizza, sí que están las pizzerías abiertas a mediodía. Es muy normal comer pizza a mediodía y por la noche, por lo que no puedo estar de acuerdo contigo en eso, y tenía que comentar 🙂
    Por lo demás, me ha gustado tu artículo! =)

    • 23 noviembre, 2016 en 15:48 — Responder

      ¡Hola Cristina y bienvenida al blog! Pues me lo apunto en Las Marcas las pizzerias no suelen abrir por la noche 🙂 ¡Un saludo y gracias!

  21. MRe
    11 marzo, 2017 en 19:43 — Responder

    Hace bastante tiempo que escribiste este artículo así que no sé si será un poco tarde para que me contestéis. Me he reído mucho con él pero hay algo que me ha dejado con la intriga y es lo de Buon appetito! ¿Podrías decirme por qué es de mala educación? ¿qué es lo que se dice entonces?

    • 12 marzo, 2017 en 09:24 — Responder

      ¡Hola MRe y bienvenido o bienvenida al blog! Según el “galateo”, las antiguas normas de buena educación de Italia, el “buon appetito” estaba conectado al concepto de tener hambre, cosa que no se podía asociar con la aristocracia. “Buon appetito” se dice en alguna comida familiar pero, en teoría, no en público, aunque cada vez el “galateo” se respeta menos. En principio no habría que decir nada. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *