5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Qué ver en el Norte de Francia, la antigua Nord-Pas-de-Calais

Francia, como uno de los países que recibe más turistas del mundo, tiene mucho más que ofrecer que París, Normandía, Bretaña… Poco habíamos oído hablar del Norte de Francia. Parte de ese Norte de Francia perteneció a España hasta finales del siglo XVII formando, junto con Bélgica, Flandesquién no ha oído hablar de los famosos Tercios de Flandes–. Ahora, a pesar de que nos explicaron que muchos nombres y apellidos siguen teniendo origen español, y la gran cantidad de Patrimonio reconocido por la UNESCO en los últimos años, es un desconocido para muchos, incluidos nosotros. Así que, cuando tuvimos la ocasión de conocer la región de Nord-Pas-de-Calais –hoy, Altos de Francia–, no lo dudamos y no pudimos acertar más. Tantas cosas que nos estábamos perdiendo.

Norte de Francia Musee Louvre Lens

Para poneros en situación -por si, como nosotros, no sabéis mucho de la zona- comienzo con un resumen de lo que ver en el Norte de Francia: naturaleza, historia, gastronomía, arquitectura…

Naturaleza: vegetación, canales, costa..

El viaje comenzaba en Lille –según el móvil, Lila en español, ¿a quién se le ocurrió esa traducción?–, la capital de la región de Nord-Pas-de-Calais. Desde allí, antes de conocer la ciudad, partimos hacia Saint-Omer y Clairmarais. Camino de Saint-Omer comenzaban los paisajes, el verde, la vegetación… que pudimos apreciar desde Mont Cassel, el punto más alto de la zona con una vista de 360º. En Clairmarais nos esperaban sus marismas: miles de canales que llegan al mar del Norte y unen los pueblos más allá de las carreteras. Por uno de ellos navegamos en barca mientras el sol se ponía reflejándose en el agua.

Norte de Francia Canales Clairmarais

Habíamos pasado del bullicio de Charles De Gaulle a la más absoluta tranquilidad en poco más de dos horas, los 50 minutos que tarda el TGV hasta Lille y la hora de carretera desde allí –no sólo en España hay atascos, y un viernes por la tarde todas las salidas de todas las ciudades del mundo se llenan de conductores que huyen en sus coches–. También es posible hacer todo el trayecto en tren, unos 45 minutos entre Lille y Saint-Omer.

Más naturaleza encontramos en Le Grand Site des Deux-Caps, una zona natural protegida en plena Costa de Ópalo. Allí es donde más se estrecha el Canal de la Mancha, tanto que, en un día despejado, es posible ver los acantilados de Dover. Esa proximidad lo convirtió en lugar ideal para la construcción del Eurotunel y eso hace que se pueda ir desde Lille a Londres en menos de una hora y media.

Norte de Francia Deux Caps Vista

Guerras y minería: historia del Norte de Francia

La región de Nord-Pas-de-Calais no tiene sólo una historia ligada a los españoles y sus guerras, aunque muchas de sus ciudades, como Lille o Boulogne-sur-Mer, cuentan con espectaculares murallas que dan testimonio de ello. Su cercanía al interior de Europa y a Gran Bretaña la hizo plaza fundamental en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial. Muchos de los pueblos y ciudades que fuimos visitando tuvieron que ser completamente reconstruidos después de la Gran Guerra. Pero se trata de una reconstrucción que respetó el estilo de los edificios, como hicieron en Gdansk, que a día de hoy te hace pensar que estás en un museo vivo en el que la gente te saluda por la calle y disfruta de la cerveza de la zona en las terrazas de bares y cafeterías.

Norte de Francia Grand Place Lille Nocturna

La Segunda Guerra Mundial, menos devastadora para la zona, dejó la costa sembrada de búnkers: más de 500 bunkers en los 50 kilómetros que separan Calais y Boulogne-sur-Mer –uno de los puertos pesqueros más importantes de Francia–. Alguno de estos refugios ha sido rehabilitado como museo y pueden visitarse.

Pero no sólo hablamos de guerras y conquistas. Nord-Pas-de-Calais era zona minera, de carbón, y son muchas las ciudades de la región con una historia ligada a la extracción del mineral. Un pasado que durante años fue el sustento de sus habitantes y que, tras el cierre de las minas, se convirtió en una especie de recuerdo de un pasado mejor y que casi desapareció. Por suerte, a finales del siglo pasado se recuperó el sentimiento de orgullo minero y la UNESCO admitió como patrimonio de la humanidad la Cuenca Minera del Norte de Francia, en Lens, Douai o Lewarde –donde se encuentra el Centro Histórico de la Minería de Lewarde, el más grande del país–.

Norte de Francia Museo Mineria Lewarde

Gastronomía del Norte de Francia

Su proximidad a Flandes –se puede llegar a Bruselas en media hora en tren– hace que haya mucha influencia belga tanto en la bebida como en la comida. Esto se traduce en que, sorprendentemente, en Nord-Pas-de-Calais no se hablaba de vinos, se hablaba de cervezas. De muchos tipos de cervezas y, a juzgar por los comentarios de nuestros compañeros de viaje –es lo que tiene no beber alcohol–, muy buenas.

Norte de Francia Cervezas

En la comida, el clima frío –¿recordáis, no? Norte de Francia– hace que los platos sean contundentes… y, algunos, guisados con cerveza como la carbonade flamande. Y, por supuesto, quesos. Somos como unos ratones y no podemos dejar de probar ningún queso que pasa por nuestras manos. El queso más popular de la región es el maroilles, un queso fuerte con un gran parecido a la torta del casar aunque menos cremoso.

Norte de Francia Gastronomia Carbonade Flamande

Tan importante es la cocina tradicional que hay dos tipos de restaurantes: los gastronómicos, con platos de todo tipo, y los estaminet, con platos tradicionales, hornos, juegos de madera… donde pasar una tarde en familia o con amigos.

Arquitectura: de murallas a edificios contemporáneos

No sólo las murallas medievales, ni los centros de las ciudades de principios de siglo con marcado estilo flamenco, ni las grandes construcciones civiles –ayuntamientos, bocas de mina…–, el Norte de Francia cuenta con mucha arquitectura contemporánea. Buena prueba de ello son el Musée du Louvre-Lens –sí, el famoso y parisino Louvre tiene una sede en la ciudad de Lens– o la fachada Catedral de Notre Dame de la Treille en Lille. Las estaciones de tren de Lille son otro ejemplo, mientras la antigua ha sido transformada en un museo de arte contemporáneo y centro cultural, la nueva es diseño, acero y cristal.

Norte de Francia Catedral Notre Dame Treille Lille

Cómo llegar al Norte de Francia desde España

A pesar de estar en la punta más alejada del país, llegar al Norte de Francia desde España es muy sencillo. Hay pocos vuelos directos desde España a Lille. Pero podéis volar a París. Una vez en el aeropuerto Charles De Gaulle, y sin tener que llegar a la ciudad, es posible coger el TGV –el AVE francés– que en 50 minutos os dejará en Lille desde donde podréis moveros en tren, coche, etc.

Como veis, muchos atractivos en el Norte de Francia, por no hablar de fiestas, tradiciones, leyendas

¿Quieres viajar al Norte de Francia? Te ayudamos:

  • Busca tu vuelo más barato a Lille aquí o volar a Paris, busca aquí tu vuelo, y llegar a Lille en tren
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en el Norte de Francia aquí.
  • Alquila el coche en Lille al mejor precio aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Francia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Francia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 17 junio, 2014 a las 11:49

    Hola chicos!!
    Genial post
    la verdad es que el Norte de Francia nos enamoró a todos , verdad??
    Un placer haber compartido la experiencia con vosotros
    Un abrazo fuerte!!

    • 25 junio, 2014 a las 09:31

      ¡Muchas gracias Diego!
      Un descubrimiento para todos. Un sitio que desconocíamos y que se mostró lleno de lugares que visitar. Seguramente la compañía también ayudó a que fuera mejor aún la experiencia.
      ¡Un abrazo chicos!

  • Daniel
    18 junio, 2014 a las 00:44

    ¡Muy buen repaso del viaje! ¡Qué recuerdos! Yo también estoy en ello. Me ha venido a la mente el cochinillo de la primera noche 😉 Un abrazo

    • 25 junio, 2014 a las 09:32

      Ufff Daniel, ese cochinillo… que acabamos de volver a ver en tu entrada ahora mismo 😉
      Lo pasamos bien ¿eh?
      Un abrazo