EuropaItaliaLacioRoma

Catacumbas de Roma, Santa Inés

  

Las catacumbas de Roma: las impresionantes ciudades subterráneas donde los primeros cristianos iban a pasar su descanso eterno. Aunque no suelan entrar en un primer itinerario por Roma (aquí está nuestro itinerario qué ver en Roma en 3 días), pasear por ellas sobrecoge, aparte de desorientar en muchos casos: su grandeza, junto a la falta de luz y de referencias, desde luego no ayuda. Caminar por sus pasillos hace comprender la necesidad de que hubiera personas dedicadas a acompañar a los allegados hasta el lugar exacto en que se encontraban sus seres queridos. Eran los fossori que, con sus lamparillas de arcilla, recorrían sin dudar estas laberínticas construcciones permitiendo que los familiares pudieran celebrar el culto de sus muertos, por ejemplo en ocasión del aniversario de su defunción. Los fossori se dedicaban además a la excavación, a la decoración y al mantenimiento de las catacumbas, ¡menudo trabajo! 

Malta Rabat Catacumbas San Pablo

Catacumbas romanas, fenicias, etruscas, judías…

El alto coste de los terrenos y su progresiva ocupación por el tejido urbano hicieron prosperar este tipo de construcción que optimizaba el espacio dedicado a los difuntos, haciéndoles descansar en loculi, los nichos de las catacumbas, a diferentes alturas. Las catacumbas cristianas de Roma, construidas a partir del siglo II d.C., no fueron las primeras, en la misma Roma se habían construido catacumbas paganas en épocas anteriores, y en la cuenca del Mediterráneo otras civilizaciones como la fenicia, la etrusca y la judía habían hecho lo propio. Por otro lado, sí que son las más conocidas y algunas de ellas han llegado hasta hoy en día en un muy buen estado de conservación. En Roma hay unas sesentacinco de ellas abiertas al público–, ubicadas a lo largo de las grandes vías consulares, fuera del centro urbano de la época, ya que por aquel entonces estaba prohibido enterrar los muertos en la ciudad. A pesar de estar en el pensamiento popular, las catacumbas nunca fueron usadas como refugio por los primeros cristianos para escapar de su persecución.

Las más conocidas, entre ellas las de San Calixto, se encuentran en la Via Appia Antica –si quieres ver los precios de tours a las catacumbas de San Calixto mira aquí, también puedes visitar las basílicas de Santa María la Mayor y San Juan de Letrán en la misma salida, mira aquí el precio–. En nuestra última visita relámpago a la ciudad eterna teníamos previsto visitarlas, pero al final no tuvimos tiempo y optamos por el plan B: las más céntricas y accesibles –están justo al lado de la parada de metro Sant’Agnese– catacumbas de Santa Inés, catacombe di Sant’Agnese, al lado de otra vía consular: la Nomentana. Su parte más antigua data del siglo III d.C. y en ellas se pueden admirar diferentes inscripciones y símbolos que indican las profesiones de los difuntos o que representan a Jesús Cristo. Se pueden ver también algunos de los objetos encontrados en las tumbas y que tendrían que acompañar a los cristianos en su descanso eterno, aunque los más valiosos están expuestos en los Museos Vaticanos. Desafortunadamente no se podían hacer fotos en el interior de las catacumbas así que no tenemos prueba de nuestra visita.

Roma Santa Ines Extramuros Interior

Catacumbas de Santa Inés

El nombre de las catacumbas de Santa Inés se debe a la martir cristiana que fue enterrada aquí. Hay muchas versiones diferentes sobre su prematura muerte, a la edad de 12 ó 13 años,  una de ellas cuenta que se negó a casarse con un hombre mayor que, ante su negativa, la desnudó en público –aunque el pelo le creció milagrosamente hasta cubrirla– y mandó decapitarla. Los restos de la santa siguen aquí… bueno, todo menos su cabeza, que se encuentra en la más céntrica iglesia de Santa Inés en Agone, Santa Agnese in Agone, en Piazza Navona, cerca del lugar donde la santa habría sido martirizada.

Roma Santa Inés Extramuros Ábside Mosaico

Se accede a las catacumbas por la básilica de Santa Inés Extramuros, Santa Agnese fuori le mura, una basilica bizantina del siglo VII reformada en varias ocasiones, aunque en el ábside conserva un espléndido mosaico que representa a la Santa con los símbolos de su martirio –las llamas y la espada– entre los papas Simmaco y Onorio, éste último con una maqueta de la iglesia. Al lado de la iglesia se encuentra el Mausoleo de Santa Constanza, mandado construir por la hija de Constantino, devota de Santa Inés, en el siglo IV. En su interior hay unos mosaicos realmente magníficos con motivos geométricos, escenas de vendimias y retratos, incluso el de la misma Constanza con su primer marido Annibalino.

Roma Mausoleo Costanza Interior Mosaicos

Desafortunadamente, no tuvimos tiempo de disfrutar de ellos con calma, porque el mausoleo estaba a punto de cerrar cuando entramos. Habrá que volver con más tiempo y visitar la vía Appia y sus catacumbas, ¡las de Santa Inés nos han enganchado!

¿Te quieres ir de viaje a Roma? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Roma aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Roma al mejor precio aquí.
  • Compra tu tarjeta OMNIA + Roma Pass para tener transporte público ilimitado y acceso a monumentos sin colas aquí o contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Roma aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Roma y sáltate las colas aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

1 comentario

  1. […] Blog: Salta conmigo│ Artículo: Catacumbas de Roma, Santa Inés […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *