5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

La Florencia histórica y la más actual

Volver atrás en el tiempo es el sueño de muchos viajeros. Ver China en tiempos del emperador Qin Shi Huang y admirar como construían su tumba y los miles de guerreros de terracotta que le protegían –aunque luego hubieran tenido que matarte–, la Roma de Constantino, el Egipto de los faraones… ¿Quién no ha fantaseado con ello alguna vez? ¿Y si quisiéramos encontrar a los grandes maestros del Renacimiento a dónde nos iríamos? Sin duda a Florencia, no por nada se la conoce como la cuna de este movimiento artístico y cultural tan fructífero. En Florencia veríamos como Europa salía de sus Años Oscuros admirando como Donatello esculpía su David de bronce o como Brunelleschi resolvía el gran problema técnico que suponía realizar la grandiosa cúpula del Duomo. En la corte de los Medici encontraríamos los mejores artistas, literatos, humanistas y filósofos de la época. Príncipes iluminados, mercaderes, artesanos o artistas y científicos de la talla de Michelangelo, Botticelli, Galileo o Da Vinci se cruzarían por nuestro camino… Hay tanto que ver en Florencia

Florencia-Duomo Dibujo Santa Maria del Fiore Santa María de la Flor

Desafortunadamente todavía no han inventado la máquina del tiempo, o por lo menos no nos lo han contado. Así que no nos queda otra que usar la imaginación. Pero en algunos sitios hace falta menos que en otros, y Florencia es uno de ellos. La ciudad es todavía una pequeña joya, y cuenta con tantos tesoros que hace que sea comparable con pocos lugares del mundo y que sea fácil fantasear con su periodo de máximo esplendor.

No hace falta mencionar lo imprescindible de Florencia. La piazza San Giovanni, la plaza donde se encuentra la catedral de Santa Maria del Fiore, el “Duomo”, con la cúpula de Brunelleschi –cuyos 463 peldaños se pueden subir para llegar al mirador, aunque la subida en sí es toda una experiencia– , el campanario de Giotto y el baptisterio románico de San Juan. De allí, la calle peatonal “dei Calzaiuoli”, una de las más emblemáticas y elegantes de la ciudad, lleva hasta la piazza della Signoria, donde se alza el Palazzo Vecchio, sede del ayuntamiento, y se puede ver la copia del celebérrimo David de Michelangelo –cuyo original estuvo aquí hasta 1910 y ahora se expone en la Galleria dell’Accademia– a parte de otras importantes esculturas en la misma plaza, en la Loggia de los Lanzi. Justo detrás se encuentra la Galleria degli Uffizi, con las obras maestras, entre otros, de Botticelli, Michelangelo, Leonardo da Vinci o Raffaello, nada menos. Al otro lado se encuentra el río Arno, cruzándolo a través del Ponte Vecchio –el precioso puente medieval con sus tiendas de joyeros– se llega al Palazzo Pitti, residencia de los Medici, hoy complejo que acoge diferentes colecciones a parte de los Jardines de Boboli, uno de los más bonitos de Italia. Todo ello sin olvidar, como no, las numerosas iglesias de la ciudad, desde Santa Croce a Santa Maria Novella, San Lorenzo, la Santissima Annunziata o San Miniato al Monte, en el Piazzale Michelangelo desde el que se puede admirar un incomparable panorama de la ciudad. Este breve recorrido puede llevar unos cuantos días, si se quiere disfrutar a fondo de estos y de otros muchos rincones que te sorprenden en cada esquina de la capital de la Toscana.

Florencia-Catedral Santa Maria Fiore Nocturna

Pero hay una sensación que les queda a muchos de los turistas que visitan Florencia, sobre todo si es un durante un periodo de tiempo breve: la perfección de sus edificios y obras de arte hace que parezca casi un sitio irreal, de cuento, sin alma, en el que no hacen vida diaria personas normales. Afortunadamente, conozco unos cuantos florentinos pura cepa –allí tengo familia y una gran amiga–, así que puedo desmentirlo y asegurar que no hace falta viajar en el tiempo para disfrutar de la ciudad, que hoy en día sigue ofreciendo mucho al viajero, a parte de sus preciosos monumentos.

Florencia- Ponte Vecchio Joyerías Nocturna

Algunas actividades para vivir una Florencia más “viva” y actual: ir a tomar el aperitivo italiano en uno de los bares de la Piazza Santo Spirito –por ejemplo el Pop Cafè –; ir a la Citè, una preciosa librería donde a veces hay incluso conciertos, o a una exposición de arte contemporáneo en La Strozzina y pasear por los variados puestos del Mercado de Sant’Ambrogio (en Piazza Ghiberti y Piazza Sant’Ambrogio, abierto de lunes a sábado de las 7 a las 14h). Sin olvidar que, como siempre en Italia, la comida puede ser toda una experiencia: el Santo Bevitore y la Osteria de’ Benci son ideales para probar la cocina local. En éste último nos premiamos con una bistecca alla fiorentina, entre otras cosas, en nuestra última visita a la ciudad. ¿Que qué es una fiorentina? Pues un chuletón, normalmente de ternera chianina, una raza local toscana, y es uno de los platos más típicos de Florencia, porque no sólo de pasta vivimos los italianos.

Florencia-Fiorentina

Florencia, una ciudad sorprendente para disfrutar de lo  mejor del pasado y del presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 23 noviembre, 2012 a las 16:41

    Genial! Qué ganas de regresar! Os habéis quedado con lo mejor de la gastronomía florentina… ¿Y la casquería, que vuelve a crear tendencia? ;D ¡¡¡ Preferimos la pasta y la fiorentina!!! El día que inventen la máquina del tiempo… ¡Que nos avise el primero que se entere! Saltaríamos, como vosotros, a la Florencia de los Médicis sin dudarlo y…¡A tantas otras épocas! Un abrazo viajero

    • Sara
      23 noviembre, 2012 a las 21:42

      Con la casquería todavía no nos hemos atrevido, jeje Nada, cuando nos enteremos de lo de la máquina del tiempo te avisamos y ya tenemos el primer viaje decidido entonces 😉 ¡Otro abrazo viajero!

  • 24 noviembre, 2012 a las 17:20

    Ya me puedo considerar experta en Florencia (no por haber vivido allí pero sí por mi proyecto de final de máster) y me ha encantado el post, un resumen de todo lo que se puede encontrar en Florencia. Hay un restaurante en via Neri, la tavernetta della Signoria, donde hacen la mejor pasta a la carbonara que he probado en la vida! y unas bisteccas…ooooh! 🙂

    • Sara
      24 noviembre, 2012 a las 17:44

      ¡Muchas gracias Carla! Pues nada, apuntada queda la Tavernetta della Signoria para la próxima 😉