EuropaItaliaLacioRoma

Castel Sant’Angelo, un castillo en el centro de Roma

  

Tener un lugar al que escapar cuando las cosas se ponen feas es una buena idea. Más aún si que “las cosas se pongan feas” implica que un emperador intente asesinarte, un asedio o una invasión sarracena. La historia de la Iglesia Católica está llena de estos pequeños momentos de desavenencias, así que tener un lugar en el que refugiarse se podía considerar una prioridad. Y ¿qué mejor lugar que un castillo? De ahí el uso que se le dio al Castel Sant’Angelo –una de las etapas que sugerimos en nuestro itinerario: qué ver en Roma en 3 días–.

Adriano, Marco Aurelio y Castel Sant’Angelo

Cuando Adriano mandó construir la Mole Adriana, allá por el año 135, su intención no era, obviamente, que se convirtiera en la fortaleza de la Iglesia, ¿qué Iglesia? Es más, ni siquiera estaba pensado como castillo. Era el lugar de eterno descanso del emperador –las ganas de tener tumbas grandiosas son una constante en la historia de los poderosos, desde los faraones egipcios o los emperadores chinos hasta la actualidad–. Pero la construcción era demasiado imponente como para que no se pensara en usar con fines militares y menos de 300 años después –un suspiro para Roma– ya formaba parte de la muralla Aureliana. Porque Adriano tampoco pensaba, o puede que sí, que el apartado lugar que había elegido como morada eterna fuera a encontrarse, pocos siglos después, en el centro de su ciudad.

Italia-Roma Castel Sant'Angelo

¿Sabías que…?


Cualquiera que lo haya visto desde el Ponte Sant’Angelo, antes Ponte Elio, con sus apóstoles y ángeles, sabe que el motivo del nombre del castillo es la estatua del Arcángel San Miguel que corona el edificio. Pero es evidente que Adriano no tenía en mente poner al arcángel sobre su mausoleo. De hecho, Adriano puso una cuadriga conducida por él mismo. Una epidemia de peste, una visión y, cómo no, la Iglesia tuvieron la culpa. El Papa Gregorio I, 590-604, vio cómo el arcángel San Miguel envainaba su espada en lo alto del edificio, dando por finalizada la epidemia de peste que asolaba la Ciudad Eterna.
Italia-Roma Castel Sant'Angelo Arcangel San Miguel

El Vaticano llega a Castel Sant’Angelo

Desde 1273 –año en que Nicolás III trasladó su residencia al castillo, propiedad de su familia, la familia Orsini– y durante unos cinco siglos fue la residencia oficial del Papa de Roma. El mismo Nicolás III mandó construir un camino que lo unía con el Vaticano, el Passetto –abierto al público, en su parte italiana durante este verano de 2012–, en 1277. Aunque ya antes, y después, fue utilizado puntualmente por los pontífices en esos “pequeños momentos de desavenencias. No sólo los Papas lo han utilizado a la largo de los siglos, también científicos como Galileo Galilei ocuparon sus estancias. Porque Castel Sant’Angelo no sólo fue fortaleza, también fue cárcel de la Inquisición, y Galileo uno de sus célebres condenados, residencia de la nobleza y hasta localización para una ópera, fue en la terraza superior donde Puccini ambientó el suicidio de Tosca.

Italia-Roma Ponte Sant'Angelo

No podía faltar Napoleón

Y, como no podía ser de otra forma, las tropas napoleónicas también hicieron todo lo posible por tratar de destruirlo, algo parecido a lo que contamos sobre la Catedral de San Basilio.

Castel Sant’Angelo hoy: la mejor vista de San Pedro

A pesar de todo, casi dos milenios después de sus construcción sigue siendo uno de los edificios más recordados de Roma, con su forma cilíndrica. Desde 1870 pasó a manos del Estado Italiano que volvió a utilizarlo como cárcel. Por si la historia del edificio no fuera bastante, la capilla y el resto de estancias visitables no merecieran la visita, o el museo que hay en su interior, y las dos estatuas del arcángel San Miguel, tampoco te convencieran de pagar la entrada –7 euros–, desde lo alto del castillo se puede disfrutar de una de las vistas más impresionantes de Roma, mejor aún en la puesta de Sol, con la Catedral de San Pedro como telón de fondo…

Italia-Roma Vista Castel Sant'Angelo

Más información en la página oficial de Castel Sant’Angelo.

¿Te quieres ir de viaje a Roma? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Roma aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Roma al mejor precio aquí.
  • Compra tu tarjeta OMNIA + Roma Pass para tener transporte público ilimitado y acceso a monumentos sin colas aquí o contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Roma aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Roma y sáltate las colas aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

4 comentarios

  1. 5 diciembre, 2012 en 11:48 — Responder

    Estas entradas las voy anotando como debe ser, que ya nos queda casi nada, menudas vistas de la ciudad desde todo lo alto, estupendo para ir por allí antes de que anochezca 😀

    Saludotes!

    • 6 diciembre, 2012 en 23:21 — Responder

      Mucho que visitar hay en Roma José Carlos, no te “obligues” a verlo todo en una primera visita que hay que divertirse al viajar 🙂
      A ver si al final coincidimos en la Ciudad Eterna

  2. 27 octubre, 2014 en 09:55 — Responder

    Roma al atardecer.. parece mágico 🙂

    • 5 noviembre, 2014 en 00:49 — Responder

      Y al amanecer, al mediodía, noche cerrada… 😉
      Roma es especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *