EuropaSuiza

Ginebra: la escapada ideal para un fin de semana en pareja

  

Ginebra puede que no sea la primera ciudad en la que pienses para una escapada de fin de semana en pareja… Pues hemos descubierto que es la ciudad ideal para ello. Aquí van nuestras razones.

Suiza Ginebra Muro Reforma Salto

El tamaño ideal para una escapada de fin de semana

Ginebra es capital de cantón y la segunda ciudad de Suiza y aún así… ¡no llega ni a los 200.000 habitantes! Está claro que Suiza no es un país de metrópolis. Una pequeña ciudad ideal para recorrer a pie y en transporte público en un fin de semana. En cuanto llegamos, nos dimos cuenta de que todo está a tiro de piedra.

Llegar desde España está chupado

La conexión desde luego no es un problema: desde España hay vuelos directos diarios –no sólo desde Madrid y Barcelona– con Iberia, Swiss, EasyJet y Vueling. Y lo mejor: como la mayoría de los viajes a Ginebra es por negocio, ¡el fin de semana hay precios más baratos! Aquí puedes hacerte una idea de los precios de vuelos directos de España a Ginebra. Desde Madrid el vuelo no llega ni a las dos horas y es fácil encontrarlo por menos de 100 euros, incluso con Iberia, la compañía con la que volamos nosotros.

Transporte gratuito por la ciudad, ¡hasta en barco!

Llegar es económico pero todos sabemos que Suiza no es precisamente un país barato, por usar un eufemismo. Aún así, hay facilidades que ayudan al bolsillo. Una de ellas es que, al alojarse en cualquier hotel –y también en los albergues y campings– del cantón de Ginebra, se recibe una Geneva Transport Card gratuita válida para todos los días que dure la estancia. Autobuses, tranvías, trenes urbanos y hasta los barcos urbanos te saldrán gratis. Ah, y antes de llegar al hotel, puedes ir al centro desde el aeropuerto en tren gratis: sólo tienes que sacar el tiquet en la sala de recogida de equipaje, en la web del aeropuerto hay más detalles.

Suiza Ginebra Lago Leman Barco

La capital de la paz… y de la multiculturalidad

Ginebra es conocida como la “capital de la paz” porque acoge la oficina europea de la ONU –el Palacio de las Naciones, que se puede visitar por cierto– y la sede central de la Cruz Roja. Pero también es la capital de la multiculturalidad. Cuando estuvimos ahí nos enteramos de que hay personas de nada menos que 190 diferentes nacionalidades –que, por lo menos según nos comentaron, están bastante bien integradas– trabajando en la ciudad, no sólo en las 200 organizaciones internacionales tienen su sede ahí, sino en todos los sectores. Es prácticamente imposible encontrar un ginebrino con “ocho apellidos ginebrinos”. Así que nunca te sientes del todo “de fuera”.

Suiza Ginebra Naciones Unidas

Cada barrio una cara diferente… para contentar a los dos

Uno de los aspectos que más nos fascinó de Ginebra es que, a pesar de ser pequeña, sus barrios tienen personalidades muy diferentes y marcadas y parecen casi pequeños pueblos, como si de una metrópolis se tratara.

Suiza Ginebra Calles Bici

Están el centro histórico, con sus callejuelas, su patrimonio cultural y sus tiendas de relojes de lujo; Carouge, el barrio bohemio y de casas de colores que a los ginebrinos les recuerda los pueblos mediterráneos –a nosotros, los pueblos suizos–; Les Pâquis, el barrio céntrico de los inmigrantes, con sus restaurantes exóticos, sus bares y hasta una zona de “barrio rojo”; Les Bains, con sus galerías de arte y sus museos… ¿Cuántas caras tiene Ginebra?

Suiza Ginebra Carouge Paaraguas

Chocolate, chocolate y… ¡más chocolate!

Suiza para mi, y para muchos, es igual a chocolate. Y chocolate es igual a placer así que… ¡la regla de tres es fácil! Y nada de sustitutos, también se disfruta en dos.

Ginebra no se queda atrás en el “mundo chocolatero” suizo, de hecho cuenta con su propia especialidad de bombones de chocolate: los “pavés” –”adoquines” en francés–. Son pequeños cubitos de chocolate, espolvoreados con polvo de cacao y con un relleno que se derrite en la boca. ¡Una delicia, lo aseguro! Nosotros probamos los de Du Rhône y están para chuparse los dedos.

Suiza Ginebra Tarta Chocolate

Ah, no dejes de probar la tarta de chocolate del café Ou Bien Encore o de visitar la sección de chocolate del supermermercado de los grandes almacenes Manor, con la variedad más amplia de esta delicia de toda Suiza. Nunca hubo mejor sitio para comprar un recuerdo.

Fondue suiza, pescado del lago y más fuentes de pecados de gula

Además del chocolate, otra de mis debilidades es… ¡el queso! Sí, soy italiana pero creo que en otra vida fui suiza, a lo mejor del cantón Ticino, por eso del idioma y de que seguro que ahí también comen mucha pasta –otra de esas debilidades… no sé si tengo fortalezas, a decir verdad–.

Pues si vas a Suiza no puedes dejar de probar una raclette o una fondue. Esta segunda fue la que cayó en el food tour que hicimos por la ciudad –aquí tienes más información–. Y también probamos la Bindenfleisch, la riquísima carne seca suiza de raza Simmental, y más queso: un Gruyère que me hace salivar sólo en volver a pensar en él.

Suiza Ginebra Fondue

Pero, si vas a Ginebra, tienes que comer pescado. En un restaurante alrededor del lago tienes que probar las especialidades locales: perca, truchas, corégonos fera… Pero, aunque no sea de producto de ahí, el tartare de atún o la tempura de pulpo de L’Adresse están para chuparse los dedos.

Los restaurantes no son baratos en Ginebra, pero, por lo menos una buena comida tendrá que caer, ¿no? Para lo demás, un pic-nic en el Mont-Salève o un bocadillo en el Pavillon de l’île Rousseau con vistas al lago.

Museos originales y asequibles con la Geneva Pass

Si te gustan los museos diferentes, Ginebra es la ciudad para ti. Además, si vas en pareja, cada uno podrá elegir su favorito.

Mi favorito, por ejemplo, es el Patek Philippe Museum, el museo de una de las marcas de relojes de lujo más prestigiosas de Ginebra, con una colección de relojes antiguos, a partir del siglo XVI. No te adelanto más, pero hay relojes realmente asombrosos, ni te lo imaginas.

Suiza Ginebra Museo Etnografia

El favorito de JAAC es el Museo de Etnografía de Ginebra, el MEG, con objetos de los cinco continentes.

Aunque a ambos nos encantó también el Museo Internacional de la Cruz Roja. ¡Quién creía que un museo sobre la Cruz Roja pudiera ser tan entretenido!

Suiza Ginebra Museo Cruz Roja

Y hay otro, la Maison Tavel, que es gratuito incluso sin la Geneva Pass, y que merece la pena aunque sólo sea para subir a su última planta y ver la enorme maqueta de la Ginebra de antes de 1850, cuando todavía conservaba sus fortificaciones.

Olvídate de tu reloj… pero no de la hora

En Ginebra puedes dejar el reloj, y hasta el móvil, en el hotel. Así podrás disfrutar más de la ciudad y de la compañía. Eso sí, si necesitas saber la hora, no tendrás problemas: en prácticamente cada esquina hay un reloj. El reloj de flores, eso sí, es el más famoso de todos. Y uno de los más precisos del mundo, ¡está sincronizado vía satélite!

Suiza Ginebra Reloj Flores Noria

Descubre como son los Sheldon Cooper de la realidad en el CERN

Puede que visitar el CERN no sea muy romántico pero, si por lo menos uno de la pareja tiene un punto friki y está fascinado por la ciencia, es una parada obligatoria. En nuestro caso el friki fascinado por la ciencia es JAAC, pero yo también tengo que admitir que la visita es interesantísima. El acelerador de partículas más grande del mundo está a tu lado, junto con algunas de las mentes más brillantes del planeta. Y puedes saber algo más de lo que están “tramando”…

Suiza Ginebra CERN JAAC

Las mil y una vistas del Jet d’Eau: la torre Eiffel ginebrina

140 metros. Ésa es la altura del Jet d’Eau, el chorro de agua que se ha convertido en el icono de Ginebra por excelencia. Es increíble como puedes avistarlo desde casi cualquier rincón de la ciudad, o por lo menos del centro.

Suiza Ginebra Catedral Torre Jet Eau

¿Las mejores vistas? Desde el agua, por supuesto, pero también desde Les Bains des Pâquis o desde el pont du Mont-Blanc. Eso sí, las vistas panorámicas ganan. ¿Las mejores? Desde el campanario de la catedral y desde el Mont-Salève, en Francia, pero justo al lado de la frontera. ¿Qué hay más romántico que un pic-nic tras la subida en el teleférico del Mont-Salève, con las vistas a Ginebra y el lago Léman? Por cierto, el teleférico está incluido en la Geneva Pass.

Suiza Ginebra Saleve Vista

Ah, ¡y las vistas desde el avión al llegar a la ciudad tampoco tienen desperdicio!

Las playas a orillas del lago: relajarse como un ginebrino

En Ginebra no hay mar pero sí hay playas. Sí, el lago Léman es el “mar suizo”. Y lo mejor es que el ambiente es totalmente playero: ¡ver para creer!

¿Dónde darte un chapuzón? Pues donde lo hacen los ginebrinos. En Les Bains des Pâquis, una estación de veraneo en plena ciudad donde se reúnen desde familias a pareja, pasando por trabajadores en la hora de descanso de la comida. Cuando fuimos alucinamos con el contraste entre el lujo de las tiendas de relojería que podías ver y lo relajado e informal del ambiente de ahí.

Suiza Ginebra Bains Paquis

Si quieres darle un toque más, puedes darte un masaje o pasarte por el hammam y salir más relajado que los Reyes en carnavales.

La otra “playa” de Ginebra está en el “La Jonction”, el lugar donde los dos ríos de Ginebra, el Ródano y el Arve, se encuentran, mezclando sus aguas de colores tan diferentes. La ribera del Ródano tiene un ambiente playero total, ¡con chiringuitos y todo! Y hasta se puede hacer rafting o dejarse llevar por la corriente.

Suiza Ginebra Jonction Playa

De las orillas al lago: navegar por el lago más grande de Suiza

En bote a pedales, en kayak, en catamarán, en un barco de pesca… no te van a faltar opciones para navegar por el lago más grande de Suiza. Podrás descubrir algunas de sus playas, villas de lujo y, por supuesto, ¡mojarte con el Jet d’Eau!

Suiza Ginebra Lago Leman Navegando

El refresco más light en cada esquina: el agua de Ginebra

¡Qué fría y qué rica está el agua de Ginebra! Parece una tontería, pero en cada esquina, además de un reloj, te encontrarás con una fuente, lo cual en verano viene de perlas. ¡No cometas el error de comprar agua envasada!

Suiza Ginebra Fuente Agua

Hoteles menos caros los fines de semana y en verano

Como pasa con los vuelos, los hoteles también son más baratos los fines de semana, ya que la mayoría de viajes que se hacen a Ginebra son por negocio.

Por supuesto, los precios dependen de la categoría, pero hay buenas ofertas dentro de cada una de ellas, y en Ginebra otra cosa no, pero podrás encontrar alojamiento de todo tipo.

Suiza Ginebra Hotel Rotary Geneve Habitacion

Si quieres darte un capricho e ir a un hotel con encanto, el Hotel Rotary Genève, donde nos alojamos nosotros, es muy buena opción. Un hotel fundado a finales del siglo XIX con muebles fruto de los viajes por todo el mundo de su dueño, no podía no tener encanto. En 2015 se ha renovado y lo tiene todo: personal muy amable, comodidad y, muy importante, un desayuno riquísimo con productos frescos. ¡Muy recomendable! Aquí puedes ver disponibilidad y precios del hotel y aquí la de otros hoteles de Ginebra.

Suiza Ginebra Casa Tavel Maqueta

¿Te hemos convencido para tu próxima escapada en pareja?

¿Te quieres de ir de viaje a Ginebra? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Ginebra aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Ginebra.
  • Alquila el coche en Suiza al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Suiza aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *