EuropaFlorenciaItaliaToscana

La basílica de la Santa Cruz de Florencia y sus tumbas: el Panteón de los italianos ilustres

  

Elegir qué iglesias visitar en Florencia puede ser una tarea muy ardua, pero la basílica de la Santa Cruz tiene muchas cartas a su favor para que la elijas. ¿La más importante? Los entierros que la han convertido en el Panteón de los italianos. Ugo Foscolo, uno de los más grandes poetas del país, la definió, a principios del siglo XIX, cuando Italia todavía no existía como estado, “Tempio delle itale glorie”, el templo de las glorias itálicas. Y es que aquí están enterrados –o tienen cenotafios– algunos de los pesos pesados del arte y la cultura de mi país. ¿Te suenan Miguel Ángel, Galileo, Maquiavelo o Dante? Pues eso…

Italia Toscana Florencia Santa Croce Plaza Salto

Lo que nos llevó hasta allí fueron esos monumentos funerarios. Pero, al entrar en la iglesia, descubrimos que estaba repleta de joyas arquitectónicas, escultóricas, pictóricas… Otro pequeño museo, como pasa en muchos de los templos florentinos. Y descubrimos muchos datos históricos y curiosidades sobre esas obras gracias a Antonio, nuestro guía de Keys of Florence al que le volvemos a dar las gracias desde aquí por ello. ¡La visita fue mucho más interesante gracias a ti!

La plaza de la Santa Cruz de Florencia

Antes de entrar en la iglesia, descubrimos algo más sobre la gran plaza a la que se asoma, llamada, en un derroche de creatividad, plaza de la Santa Cruzpiazza di Santa Croce en italiano–.

Antonio nos comentó que ahí es donde se juegan los torneos de “calcio storico fiorentino”, una especie de fútbol tradicional, mucho más agresivo que el actual, nacido en Florencia en el siglo XVI y que todavía se practica. Antes se jugaba también en otros lugares de la ciudad, pero fue aquí, en la plaza de la Santa Cruz, donde se jugó el partido más famoso, el del 17 de febrero de 1530. Los florentinos jugaron para demostrar su espíritu combativo y su falta de miedo durante el asedio del emperador Carlos V. Curioso, ¿no?

Italia Toscana Florencia Santa Croce Plaza Calcio Storico

La iglesia se construyó, desde su primera capilla en el siglo XIII, fuera de la muralla, en una zona pobre y pantanosa, así que espacio no faltaba, de ahí que sea tan grande. Hay todavía edificios muy bonitos, merece la pena darse una vuelta para admirarlos de cerca. Nosotros lo hicimos al salir de la iglesia.

En el centro de esa plaza se colocó en el siglo XIX, con ocasión del V centenario del nacimiento de Dante, una estatua dedicada al poeta. Ahora está justo al lado de la iglesia, para permitir que se puedan jugar los partidos de calcio storico. Se movió aquí tras la gran inundación de Florencia en el 1966.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Plaza Fachada Dante

También es donde se celebraba el “Tutto Dante”, un recital comentado de Benigni de la Divina Commedia, si entiendes el italiano, busca vídeos en Internet, ¡es una pasada!

La fachada de la basilica di Santa Croce de Florencia

La iglesia franciscana más grande de Europa se merecía una fachada a la altura de su grandiosidad… ¡pero no la tuvo hasta cuatro siglos después de su consagración¡ La iglesia es de mitad del siglo XV pero su fachada, aunque dé totalmente el pego y parezca gótica, es, como la de la catedral, de la segunda mitad del siglo XIX. Si Antonio no nos lo hubiera comentado no nos habríamos enterado…

Pero ahí está con sus mármoles de colores: el blanco de Carrara, el verde de Prato –otra ciudad de la Toscana– y el rojo de Egipto. Es curioso ver cómo era la fachada antes en la página web de la Opera di Santa Croce. Sí que ha cambiado, ¿no?

Italia Toscana Florencia Santa Croce Plaza Fachada

Otra curiosidad: antes de la nueva fachada, había una escultura de Donatello decorando la antigua. Se quitó y ahora está en el museo de la ópera, visitable junto con la iglesia, es una escultura en bronce de San Ludovico de Tolosa.

Los entierros de la basílica de la Santa Cruz de Florencia: las tumbas de los italianos ilustres

Pero vamos a lo que vamos, a las tumbas de la basílica de la Santa Cruz, que por ello es famosa la iglesia, por tener enterrados aquí a unos cuantos italianos célebres.

Cuando lleves un rato por la basílica, te darás cuenta de que tanto la iglesia como su claustro están llenos de tumbas. Al principio, la basílica tenía sepulcros de familias de zonas cercanas y en el siglo XV empezó a ser lugar de entierro de florentinos ilustres, como los cancilleres de la República de Florencia. Y después llegaron los famosos…

La tumba de Miguel Ángel

Fue en 1564 cuando se levantó aquí el monumento funerario dedicado al que sería uno de los artistas más conocidos de todos los tiempos: Miguel Ángel, Michelangelo Buonarroti. El encargado de la obra, como no, Giorgio Vasari, uno de los favoritos de los Médici y, por ello, muy prolífico, aunque no de los mejores artistas de la época, todo hay que decirlo. ¿Qué pensaría Miguel Ángel si pudiera ver su tumba? Vasari era un gran admirador de Miguel Ángel y en su monumento funerario representó las tres artes que practicó el genio toscano: arquitectura, pintura y escultura. Ésta última, la que Miguel Ángel creía que era la mayor de las artes, es la que llora su muerte.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Tumba Miguel Angel

La tumba de Galileo Galilei

Otro dato curioso: Galileo Galilei fue bautizado el día de la muerte de Miguel Ángel. Y sus monumento funerarios están justo uno enfrente del otro. Además, los restos mortales de Galileo se trasladaron aquí un 12 de marzo a las 6 de la tarde, en el día y hora exactos en los que se habían sepultado los restos de Miguel Ángel casi dos siglos antes, como para dar continuidad a ese homenaje de dos genios toscanos… Sí, ¡hay miles de curiosidades sobre los entierros de esta iglesia!

Italia Toscana Florencia Santa Croce Tumba Galileo

¿Galileo en una iglesia?

Por cierto, la tumba de Galileo en una iglesia… Te preguntarás, por lo menos nosotros lo hicimos: ¿Galileo en un templo católico? El científico no se llevó “muy bien” que digamos con la Iglesia… De hecho, a pesar de que abjurara de sus ideas para evitar el castigo de la Inquisición, fue condenado a arresto domiciliario de por vida. Pero Galileo era religioso –hasta tuvo una hija monja– y sus familiares consiguieron que sus restos mortales descansaran cerca del claustro de Santa Croce, eso sí, en una tumba muy sencilla.

En 1737, la Inquisición ya no pudo negar los permisos para la construcción de un monumento fúnebre más grandioso y, bajo el último gran duque de Toscana, Juan Gastón de Médici, que quería demostrar la laicidad del ducado, se levantó el actual monumento. Fueron trasladados ahí los restos mortales del científico, en una ceremonia en la que participaron otros científicos y masones, pero ningún representante de la Iglesia. En esa ceremonia algunos de los presentes se llevaron tres dedos, una vértebra y un diente de Galileo, que hoy se conservan en el museo Galileo de Florencia y en la Universidad de Padua.

En el monumento fúnebre de Galileo se pueden ver las personificaciones de la geometría y de la astronomía. Pero falta una de las estatuas previstas inicialmente: la de la filosofía, la Iglesia por ahí no pasó. Reconoció a Galileo como geómetra y astrónomo pero no como filósofo, o sea estudioso de los mecanismos de la naturaleza. Algunas curiosidades más de las que nos enteramos gracias a Antonio.

Otros entierros y cenotafios de la basílica de la Santa Cruz de Florencia

En la basílica también está también el cenotafio de Dante Alighieri –su tumba, como ya sabíamos y habíamos visitado, está en Rávena–, con la primera representación personificada en una mujer de Italia. Dante había sido muy poco considerado en Florencia anteriormente, este monumento se le dedicó a principios del siglo XIX cuando ya empezaba el proceso de unificación del país.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Cenotafio Dante

De finales del siglo XVIII es el monumento funerario a Maquiavelo, Machiavelli en italiano, que en su tiempo fue exiliado y que había hablado también de una posible unificación de Italia. Otras tumbas son las del compositor Gioacchino Rossini, el poeta Ugo Foscolo –sí, el que habló del “templo de las glorias itálicas”– y el dramaturgo Vittorio Alfieri. Todos emblemas de la italianidad que los italianos conocemos muy bien. Y, desde el punto de vista artístico, una de las más valiosas es la de Leonardo Bruni, del artista Rossellino.

Última curiosidad: la estatua en mármol “Libertad de la poesía” de Pio Fedi, parte del monumento funerario a Giovan Battista Niccolini, de finales del siglo XIX, habría inspirado al creador de la Estatua de la Libertad

Italia Toscana Florencia Santa Croce Libertad Poesia

El interior de la basílica de la Santa Cruz: no sólo tumbas, más arte medieval y renacentista

Pero no te encontrarás sólo con tumbas en el interior de la basílica de la Santa Cruz de Florencia. La iglesia gótica, con sus 40 metros de alto y 100 de largo –¡que se dice pronto!–, a pesar de ser bastante sobria, es un enorme joyero.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Interior

De hecho sus “joyas” artísticas más valiosas no son sus tumbas. Los frescos de las capillas Bardi y Peruzzi, de Giotto –uno de los artistas más conocidos de Italia del siglo XIV, considerado precursor e inspirador del Renacimiento– son una de ellas. Fíjate en todas las expresiones de los frailes que rodean San Francisco, que acaba de morir, en la capilla Bardi. Una curiosidad más: aquí fue donde, por primera vez, el cielo se pintó de azul y no de oro en la Edad Media.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Giotto

Otra joya medieval es el crucifijo del artista Cimabue, del siglo XIII. Por cierto, pasando al Renacimiento, también hay un crucifijo de Donatello, además de una Anunciación del gran escultor renacentista. Del Renacimiento es también el púlpito, de Benedetto da Maiano.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Crucifijo Cimabue

Y luego está la joya arquitectónica renacentista de la iglesia: la capilla Pazzi, de Brunelleschi, sí, el de la cúpula del Duomo, que también proyectó el segundo claustro de la iglesia.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Cappella Pazzi

Y mucho más… ¡hay que dedicarle un buen rato a la basílica de la Santa Cruz!

Ultimísima curiosidad: la belleza de la capilla Niccolini, otra capilla de la iglesia, sería la que habría causado en Stendhal ese malestar que se conocería más tarde como “síndrome de Stendhal”. Ahora no se puede visitar justamente para evitar que otros se contagien de esa “enfermedad”, o finjan o se convenzan de hacerlo.

Visitas guiadas por la basílica de la Santa Cruz: nuestra experiencia con Keys of Florence

Después de conocer un poco de la historia de la basílica de la Santa Cruz, de sus tumbas y de las demás obras que acoge, estarás de acuerdo con nosotros en que una visita guiada hará que tu paso por ahí sea mucho más interesante. Hay tantos detalles que es imposible conocerlos por uno mismo.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Altar

Es una visita muchos menos común que otras, como la de los Uffizi o de la Galería de la Academia, pero aseguramos que es tan interesante como ellas. Como dije arriba, nosotros la hicimos con Keys of Florence y nos encantó, ellos son de los pocos que la ofrecen. En la página web de Keys of Florence –en inglés, pero el tour es en castellano– puedes ver detalles y precio.

Información práctica sobre la visita de la basilica di Santa Croce: precio de las entradas y horario

Como en la mayoría de iglesias de Florencia, hay que pagar para entrar a la basílica de la Santa Cruz, el precio del billete completo es de 8 €, puedes ver los detalles en la página de la Opera di Santa Croce. Abre de lunes a sábado, de 9:30 h a 17:30 h, y domingos y festivos de 14:00 h a 17:30 h, pero la taquilla cierran media hora antes.

Italia Toscana Florencia Santa Croce Claustro

Una iglesia, un museo, un cementerio, un lugar lleno de sacralidad, de historia, de luchas y hasta la causa del sindrome de Stendhal. ¿Ya te he convencido que merece la pena pisar el umbra de la basílica de Santa Cruz de Florencia?

2 comentarios

  1. Gustavo
    19 Mayo, 2017 en 17:13 — Responder

    Es una visita que vale cada euro invertido, es hermosa por dentro y ver tantos y tantos monumentos es una experiencia que vale la pena vivir.

    • 19 Mayo, 2017 en 22:06 — Responder

      ¡Hola Gustavo! Pues sí que vale la pena, ¡sin duda! ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *