ÁfricaCiudad del CaboSudáfrica

Un día en la Península del Cabo, el hogar del Cabo de Buena Esperanza

  

Después de recorrer Ciudad del Cabo, la ciudad más antigua de Sudáfrica, no queda otra que ir a visitar sus alrededores. Pocos son los que viajan hasta allí sin la intención de llegar al cabo de Buena Esperanza –que tiene la fama pero no es el punto más austral de África, es cabo Agulhas–. Evidentemente, nosotros queríamos hacerlo y, dado que no teníamos un coche alquilado –todavía no nos habíamos animado a conducir por la izquierda–, decidimos que la mejor manera de hacerlo era contratando una excursión a la Península del Cabo.

Sudafrica Peninsula del Cabo Buena Esperanza

¿Quién iba a pensar que veríamos leones marinos, pingüinos, ballenas, cebras, avestruces…? Casi más animales en un día en la excursión a la Península del Cabo que en el parque nacional Kruger en 3 días. Prepárate para seguir sorprendiéndote con el sur de Sudáfrica.

Camino del Cabo de Buena Esperanza

El viaje en coche desde Ciudad del Cabo hasta el Cabo de Buena Esperanza es de casi una hora y media. Pero en la excursión que habíamos contratado no se hacía por el camino más corto. Se seguía la línea de costa, por Camps Bay –el Beverly Hills de Cape Town, según nos comentó nuestra guía, por la riqueza de sus habitantes y por la cantidad de coches descapotables– hacia Hout Bay. Desde allí atravesaba hacia False Bay y Muizenberg, para continuar hasta Simon’s Town antes de llegar a la Península del Cabo propiamente dicha.

Agosto es pleno invierno en Sudáfrica y, aunque son muchos los turistas que viajan desde el hemisferio norte, no es –o, al menos no era cuando fuimos nosotros en 2009– temporada alta en el país. Tanto fue así que nadie más había contratado la excursión a la Península del Cabo aquel día y éramos los únicos ocupantes de la furgoneta junto con, obviamente, nuestra conductora y guía Louise.

Duiker Island, los leones marinos se refrescan

¿Por qué hacer todo ese recorrido en lugar de ir directos? Lo descubrimos pronto –en realidad ya lo sabíamos cuando la contratamos, ¿eh?–, en Hout Bay. Allí dejamos la furgoneta para montar en un barco que nos acercó a la isla Duiker, Duiker Island, donde nos esperaban los leones marinos. Llamarlo “isla” es un poco pretencioso: son poco más que unas cuantas rocas que sobresalen del mar lo justo, pero la cantidad de leones marinos y aves que las ocupan han convertido a Hout Bay en un lugar turístico, todos los barcos que llegan hasta Duiker Island parten de allí.

Sudafrica Peninsula del Cabo Duiker Island Leones Marinos Roca

El agua en esta parte de Sudáfrica es muy fría pero los leones marinos estaban tan felices dentro flotando con sus panzas al cielo… eso sí, con las aletas fuera. Nos explicaron que ésa es su forma de mantener el calor corporal: las aletas tienen muchos capilares y la sangre se calienta al sol mientras se enfría con el agua. Es sorprendente lo torpes que son fuera del agua, moviéndose por las rocas, frente a sus ágiles movimientos en el agua, por muy helada que estuviera.

Sudafrica Peninsula del Cabo Duiker Island Leones Marinos Agua

Unos cuarenta minutos después de embarcar, volvíamos a puerto donde nos esperaba Louise con la furgoneta.

False Bay y la vigilante de tiburones

Cerca de Muizenberg, en lo alto del acantilado que da paso a la playa en False Bay, Louise paró la furgoneta. ¿Habéis visto alguna vez un puesto de vigilante de tiburones? Nosotros tampoco, hasta aquel momento. Con los prismáticos colgados del cuello y una radio al alcance de la mano, una chica vigilaba las aguas llenas de surfers que esperaban la ola perfecta. ¿Surfers en una playa de tiburones? Sí. Están locos estos sudafricanos. Años más tarde nos encontraríamos con un grupo de sudafricanos en el barco a la Antártida y nos contarían que hay dos opciones para bañarse en Sudáfrica: el oeste, con aguas gélidas, y el este, con tiburones… Tú decides. Nosotros nos habríamos conformado con una piscina.

Sudafrica Peninsula del Cabo False Bay Surfers

Antes de que lo preguntes, no, no vimos tiburones. Ni nosotros ni la vigilante. Bien por los surfers. Aunque no nos iríamos de Sudáfrica sin ver al gran tiburón blanco unos días después.

Poco antes de parar, habíamos visto ballenas en la bahía. Muy lejos, de esas veces que te preguntas si las aletas serán reales o tus ganas de verlas te estarán jugando una mala pasada. Las ganas, que están siempre porque son un espectáculo de la naturaleza, eran más fuertes en aquel momento porque el día siguiente iríamos a Hermanus a encontrarnos con ellas más de cerca. Si nadaban en False Bay, era una muy buena señal.

Sudafrica Peninsula del Cabo False Bay

Simon’s Town y los pingüinos Jackass

Llevábamos un rato viendo las señales de precaución pingüinos en la carretera. Evidentemente no había icebergs ni bloques de hielo, pero es que los pingüinos de El CaboJackass penguins en inglés– se contentan con las aguas gélidas de la zona. En tierra –sí, en tierra literalmente– viven dentro de madrigueras excavadas entre matorrales.

Sudafrica Peninsula del Cabo Precaucion Pinguinos

Hasta ese momento sólo habíamos visto pingüinos en las Islas Ballestapingüinos de Humboldt– y vivían en las rocas. No se nos había ocurrido que pudieran excavar madrigueras como si fueran conejos. Como tampoco se nos había ocurrido que sus gritos sonaran como rebuznos de burros. ¿Cómo era posible que con ese tamaño tan pequeño armaran tanto escándalo? Años después, en la Antártida, nos quedó claro que todas las especies de pingüinos son muy escandalosas.

Sudafrica Cape Town Pinguino

La Península del Cabo, el Parque Nacional Montaña de la Mesa

La Península del Cabo forma parte, junto con Table Mountain, del Parque Nacional Montaña de la Mesa que también incluye una zona de protección marina donde viven atunes, ballenas, delfines y el pez nacional, el galjoen o besugo negro.

Sudafrica Peninsula del Cabo Cape Point

Llegábamos a uno de los lugares más ventosos del planeta: los vientos dirección sudeste de la primavera y el verano dan paso a los dirección noroeste del otoño y el invierno. No es extraño que los petreles y los albatros vivan en la zona aprovechando las corrientes para volar. Ni los árboles son capaces de hacerles frente. Sólo la antigua casa de un pastor –hoy centro de visitantes–, las construcciones de un centro de investigación y el faro se levantan en esa lengua de tierra. El día se alió con nosotros y no hizo viento… tan raro era que hasta Louise sacó su cámara para tomar algunas fotos.

Es aquí donde se encuentra el cabo de Buena Esperanza. El origen de su nombre está en el momento en que los marineros portugueses consiguieron doblarlo y acercarse un poco más a encontrar una ruta hacia las Indias por mar. Cierto es que, después, todavía quedaba más continente africano, pero las tormentas –el nombre anterior del cabo era cabo de las Tormentas– les había hecho pensar que sería imposible de doblar.

Sudafrica Peninsula del Cabo Cape Point

Antes de llegar al cabo más famoso de Sudáfrica, pasamos por Cape Point con su faro. Hasta allí se puede llegar caminando o con un teleférico desde el aparcamiento. Al lado del faro, junto a un acantilado de 249 metros de altura, oíamos las olas romper contra las rocas al tiempo que pensábamos que, con viento, ese camino tan agradable lleno de miradores –sí, nosotros subimos andando– podría haber sido un auténtico infierno. Si todavía te quedan más ganas de aventura puedes llegar a Danger Point, una hora y media de caminata, ida y vuelta, por un camino que el cartel informativo califica de “peligroso”. Nosotros no tuvimos ganas, para qué engañarnos.

Sudafrica Peninsula del Cabo Camino Cape Point

En el cartel decía que había babuinos, que eran peligrosos y que estuvieras atento si llevabas comida porque podían atacar para hacerse con ella. Podríamos haber visto otro animal más, pero, por suerte, no se asomaron… Por suerte y porque no llevábamos comida.

Sudafrica Peninsula del Cabo Lagartija

Lo que sí que hicimos fue ir andando desde Cape Point al cabo por excelencia, el de Buena Esperanza. Es un camino tranquilo por la costa, principalmente por un sendero de madera aunque hay zonas con bastantes piedras, en el que disfrutar de la mezcla de colores de las aguas del océano Atlántico y de False Bay. No pienses que se mezclan el Atlántico con el Índico porque, como ya dije, éste no es el punto más austral de África y todavía quedan unos kilómetros hasta que el Índico haga su aparición.

Sudafrica Peninsula del Cabo Camino Cape Point Buena Esperanza

¿Y las cebras? Pues no las vimos… pero se supone que hay varias en el parque, de una especie distinta a la del Krugger, más pequeñas.

Las granjas de avestruces

En nuestra vuelta a Ciudad del Cabo pasamos frente a varias granjas de avestruces. Nos llamaron la atención –todavía no sabía lo que acabaría pasando por subir en un avestruz…– y le pedimos a Louise que parara la furgoneta para acercarnos. Paró, pero nos advirtió de que no nos acercáramos mucho porque son más rápidas de lo que parecen y un picotazo puede ser más que doloroso peligroso.

Sudafrica Peninsula Avestruz

Un día recorriendo un lugar mítico: la Península del Cabo.

¿Quieres visitar la Península del Cabo en Sudáfrica? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Sudáfrica aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Ciudad del Cabo aquí.
  • Alquila el coche en Sudáfrica al mejor precio aquí.
  • Las mejores guías de Sudáfrica aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

2 comentarios

  1. Rocio
    23 Abril, 2017 en 20:24 — Responder

    Hola! Muy buen artículo! Con qué empresas recomendáis contratar esta excursión? Gracias!

    • 2 Mayo, 2017 en 18:09 — Responder

      Hola Rocío y bienvenida al blog 🙂
      Nosotros lo contratamos directamente en el hostel de Ciudad del Cabo, el Ashanti Backpackers. Suponemos que será el mismo que venden en varias agencias de la ciudad.
      Disfrutad mucho 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *