CataluñaEspañaEuropaGirona

Tras los pasos de Dalí en una ruta por Girona y la Costa Brava

  
Nuestra ruta daliniana por la provincia de Girona y la Costa Brava. Un recorrido por el Empordà, su “triángulo daliniano” –que une Figueres, con el teatro museo Dalí; Portlligat, en el municipio de Cadaqués, con la casa museo de Salvador Dalí; y Púbol, en el municipio de La Pera, con el castillo Gala Dalí– y algún rincón más de la tierra que tanto inspiró al genial artista.

Hay artistas, hay genios, hay personajes peculiares, controvertidos, incluso bizarros y luego está él: Salvador Dalí. El artista gerundense que dejó el mundo sin palabras y sigue haciéndolo tras su muerte. Sí, a pesar de su miedo al paso del tiempo, su deseo de hacerse inmortal se cumplió.

catalunya girona figueres teatro museo dali techo

Madrid, Barcelona, París, Nueva York… todos estos lugares dejaron huella en Dalí e influenciaron su obra, pero ninguno lo hizo tanto como su Empordà natal. Ahí nos dejamos llevar por esas huellas, conociéndole y sintiéndonos atraídos por él y por esos paisajes que le inspiraron un poco más a cada paso. Aquí está nuestra ruta daliniana por Girona y la Costa Brava. Pero antes, no podemos dejar de recordar cómo Dalí hablaba de su tierra:

“En este lugar privilegiado lo real y lo sublime casi se tocan. Mi paraíso místico comienza en los llanos del Ampurdán, rodeado por las colinas de Les Alberes y encuentra su plenitud en la bahía de Cadaqués. Este país es mi inspiración permanente”.

El triángulo daliniano y la ruta daliniana en Girona y la Costa Brava

El llamado “triángulo daliniano” es el que tiene como vértices Figueres, Portlligat y Púbol. Un territorio relativamente pequeño de la provincia de Girona, en el Empordà, que vio nacer, disfrutar, desarrollarse como artista y morir a Dalí. Figueres, su ciudad natal y la que quiso, con éxito, convertir en una gran capital del arte –ahí se encuentra el teatro museo Dalí, fundado por el mismo artista, tercer museo más visitado de España–. Portlligat, en una pequeña bahía al lado de Cadaqués –pueblo natal de su padre y en el que pasó mucho tiempo en su infancia–, donde construyó su casa, en la que dio vida a muchas de sus grandes obras. Y Púbol, con el castillo que compró y remodeló para Gala y donde su musa y amor de su vida sigue enterrada.

Figueres y sus rincones ligados a Dalí: el hotel Durán y alguno más

Figueres fue la ciudad que vio nacer y morir a Dalí y su ciudadano más ilustre está presente en cada esquina: la avenida más grande de la ciudad tiene su nombre así como escuelas, comercios de todo tipo, etc. Es imposible pasear por Figueres y no recordar al artista. Pero hay algunos rincones más ligados a él.

Su casa natal –la casa Puig, en el número 20 de la calle Monturiol–, hay un proyecto para convertirla en museo aprobado ya hace unos años–lo vimos en un artículo de La Vanguardia– pero todavía no realizado, así que, por ahora, no se puede visitar. La iglesia de Sant Pere, con la pila bautismal donde fue bautizado, justo al lado del Teatro museo Dalí, junto a la plaza Gala-Salvador Dalí. El instituto Ramón Muntaner, donde estudió el artista. El Café Astoria, uno de sus favoritos –aparece en su barra en muchas fotos–. O el hotel Durán, donde Dalí se alojaba antes de tener la Torre Galatea.

catalunya girona figueres hotel duran sala comedor dali

Nosotros no nos quedamos ahí pero sí fuimos a comer, muy bien por cierto, al restaurante Durán. Ahí vimos la sala donde solía comer el artista, que se mantiene igual a como aparece en las fotos de la época. Tuvimos también ocasión de hablar con el amabilísimo dueño del hotel, hijo del señor Durán, amigo de Dalí. Nos contó que, tras comer en el restaurante, solía quedarse en la habitación 101 para descansar y Gala se quedaba en la 102, donde había un baño con luz natural que le permitía maquillarse más cómodamente. Las habitaciones están renovadas y la antigua posada “El Celler de Ca la Teta”, fundada en 1885, ya ha cambiado mucho, pero Dalí está muy presente, y no sólo en las fotos.

Los otros dos grandes museos de la ciudad, el museo de l’Empordá y el museo del juguete de Cataluña, también homenajean a Dalí. El primero tiene en su colección obras suyas y en el segundo hay una exposición permanente sobre sus primeros 20 años de vida, con fotografías e incluso juguetes del artista y de su hermana. Eso sí, a nosotros no nos dio tiempo a visitarlos.

El teatro museo Dalí de Figueres: la mayor obra surrealista concebida por el artista

Y ahí están. La torre Galatea, con sus huevos y sus panes, la que en su día fue parte del recinto amurallado de la ciudad y que se transformó en última residencia de Dalí. Y el que fue un teatro –Dalí buscaba un espacio escenográfico, y ¿cuál mejor que ése?–, destrozado en la guerra civil. Juntos forman el teatro-museo Dalí, el recinto diseñado por el artista y que al mismo tiempo es la obra surrealista más grande jamás creada, el hogar de algunos de los mejores trabajos de Dalí y el mausoleo en el que descansan sus restos. No puede pasar desapercibido, como ninguna de las obras de Dalí por otro lado.

catalunya girona figueres teatro museo dali interior patio butacas

Son más de 1.500 las piezas que reúne en su interior, entre ellas Galatea de las esferas, El espectro del Sex-appeal, Port Alguer, el sofá-labios homenaje a Mae West, el Busto de mujer retrospectivo… Un chute de placer para los sentidos. Y sí, el deseo de Dalí se hizo realidad, quien lo visita sale “con la sensación de haber tenido un sueño teatral”.

catalunya girona figueres teatro museo dali torre galatea
Parte del recinto es también el espacio donde se encuentra la exposición permanente Dalí-Joyas, con sus piezas de oro y piedras preciosas diseñadas por el artista.

Te contamos más de esta obra maestra en nuestro artículo: el teatro-museo Dalí de Figueres: bienvenido al surrealismo.

La Casa Salvador Dalí en Portlligat

El otro lugar que es esencial conocer para conocer a Dalí es su casa museo Salvador Dalí en Portlligat, muy cerca de Cadaqués, una casa blanca junto al mar, creada donde un día hubo una barraca de pescadores.

“Me he construido sobre estas gravas: aquí he creado mi personalidad, descubierto mi amor, pintado mi obra, edificado mi casa. Soy inseparable de este cielo, de este mar, de estas rocas, ligado por siempre a Portlligat.”

catalunya girona portlligat casa dali

Si Dalí lo describe así, ¿no te entran ganas de ir a verlo ya? Desafortunadamente, para entrar hay que reservar –en la web de la fundación Dalí– y no lo sabíamos, así que nos la perdimos. Definitivamente, tenemos que volver.

Cadaqués, Cap de Creus y Dalí

Una niebla muy inusual nos dio la bienvenida a Cadaqués y Cap de Creus. La tierra del sol, el primero que llega a la península ibérica, y del viento, esa tramontana que se dice que enloquece a sus habitantes, nos recibió así, queriéndonos decir claramente que tendríamos que dedicarle más tiempo en el futuro. Estos paisajes hechizaron e inspiraron a Dalí como ningunos y ahí también su presencia sigue muy viva. La estatua de Dalí en Cadaqués, uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, nos lo recordó.

catalunya girona cadaques estatua dali

El santuari dels Àngels, lugar de la boda secreta entre Dalí y Gala

Dalí contrajo matrimonio civil con Gala en 1934 pero fue 24 años después, en 1958, cuando se volvió a casar por el rito católico, en una ceremonia secretísima en la que sólo participaron cinco testigos y de la que los medios de comunicación se enteraron cuatro días después.

Dalí y Gala se casaron en el santuari dels Àngels –santuario de los Ángeles– de Sant Martí Vell, cerca de la localidad de Madremanya y a unos 15 km de Girona.

El santuario en sí no tiene particular interés artístico aunque, por lo visto, el paisaje desde ahí es precioso: se encuentra en la cima del Puig Alt, a unos 500 m de altitud, en el lugar de uno de los miradores más espectaculares de la Costa Brava y del Ampurdán. Digo “por lo visto” porque nosotros llegamos ya muy tarde y sin luz, la puesta de sol temprana del otoño nos jugó una mala pasada.

El castillo Gala Dalí de Púbol

El amor y casi devoción que sentía Dalí por Gala se materializó, entre muchos otros regalos, en uno de dimensiones mayores que ningún otro: un castillo. Tras un viaje a la Toscana, Dalí le prometió a su musa que le regalaría un castillo o una villa palaciega ahí. Años después, ya más mayor, Dalí mantuvo su promesa pero prefirió un lugar más cercano y escogió el castillo medieval de Púbol –de ahí que Dalí fuera nombrado por el rey Juan Carlos I marqués de Dalí de Púbol–, que llevaba años abandonado.

catalunya girona pubol castillo gala dali estudio

Era el refugio de Gala, donde descansar de la vida mediática que tenía con su marido, de hecho incluso Dalí tenía que ser invitado formalmente para ir a verla al castillo. Una idea de “amor cortés” –tenían también habitaciones separadas– que le encantaba al artista. Tras la muerte de Gala –cuyos restos descansan aquí– y hasta un incendio del que todavía no es muy claro el origen, Dalí vivió en el castillo Gala Dalí de Púbol algunos años, de hecho también se puede ver su último estudio.

En el castillo, ahora transformado en museo, el castillo Gala Dalí de Púbol, nosotros también encontramos un pequeño rincón de paz, con muchos menos turistas que en el teatro-museo de Figueres, un jardín encantador con sus elefantes surrealistas, su atmósfera de romanticismo de castillo medieval y las estancias tan sorprendentes como sólo pueden ser las obras de Dalí.

catalunya girona pubol castillo gala dali elefante

Mapa de nuestra ruta turística de Dalí por Girona y la Costa Brava

Aquí está el mapa con todos los puntos por los que pasamos en nuestra ruta daliniana por Girona y la Costa Brava, para que te sea más fácil aún encontrarlos.

Volveremos a recorrer las huellas del gran genio para dejarnos sorprender y hechizar con más calma por sus obras y por los paisajes que le inspiraron. ¡Hasta pronto Dalí, hasta pronto Empordà!

¿Te quieres ir a recorrer el triángulo daliniano de Girona y la Costa Brava? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Girona aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Girona aquí.
  • Alquila el coche en Girona al mejor precio aquí.
  • La mejor guía de Cataluña aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

4 comentarios

  1. Daymara
    15 noviembre, 2016 en 19:21 — Responder

    Muy interesante la ruta! Nos la apuntamos 🙂 Y como decís, tenéis que volver para entrar a su casa en Portlligat, hay rincones sorprendentes. Saludos!

    • 15 noviembre, 2016 en 21:01 — Responder

      ¡Hola Daymara y bienvenida al blog! Sí, seguro que volveremos a Portlligat, Girona está llena de rincones preciosos 🙂

  2. Marta
    16 noviembre, 2016 en 12:48 — Responder

    Me encantaría hacer la ruta, por Dalí y por lo mágico que tiene que ser cada rincón.

    • 16 noviembre, 2016 en 16:53 — Responder

      ¡Hola Marta y bienvenida al blog! Desde luego que cada rincón tiene magia, ¡volveremos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *